Escuelapedia.com Historia La Revolución Inglesa

Avisos google

La Revolución Inglesa

Revolucion Inglesa

La Revolución Inglesa del siglo XVII representa la primera manifestación de una crisis del sistema de la época moderna, identificado con el absolutismo. El poder monárquico se vio severamente limitado, cedió la mayor parte de sus prerrogativas al Parlamento e instauró el régimen parlamentarista que permanece hasta hoy. El proceso comenzó con la Revolución Puritana de 1640 y terminó con la Revolución Gloriosa de 1688.

Ambas revoluciones son parte de un mismo proceso revolucionario, de ahí el nombre de la Revolución Inglesa del siglo XVII y no Revoluciones Británicas. Este movimiento revolucionario creó las condiciones necesarias para la Revolución Industrial del siglo XVIII, allanando el camino para el avance del capitalismo británico. Debe ser considerada como la primera revolución burguesa en la historia europea que se anticipó en 150 años de la Revolución Francesa.

La vida social antes de la Revolución Inglesa

Con la dinastía de los Tudor, Inglaterra tuvo muchos logros, los cuales sirvieron de base para el desarrollo económico del país. Los gobiernos de Enrique VIII y su hija Isabel I, llevaron a la unificación del país, el apartamiento del Papa además de confiscar los bienes de la Iglesia Católico, y al mismo tiempo permitieron crear el anglicanismo, y entrar en la disputa por colonias con los españoles.

Fue con esos monarcas que se observó también la formación de monopolios comerciales, como la Compañía de las Indias Orientales y los Comerciantes Aventureros. Esto sirvió para impedir la libre competencia, aunque esta acción se deterioró en algunos sectores de la burguesía. Por lo tanto, resultó en la división de la burguesía en dos: por un lado, los grandes comerciantes que disfrutaban del monopolio político; de otro, la burguesía pequeña que pretendía la libre competencia.

Un problema grave fue la detención de los privilegios en manos de los gremios. Otra situación problemática era en las zonas rurales con la revaloración de las tierras debido a altos productos agrícolas. Esto empujó a que los propietarios rurales quisieran aumentar sus tierras expropiando las tierras colectivas, convirtiéndose en particulares. El resultado fue la expulsión de los campesinos del campo y la creación de grandes granjas para la cría de ovejas y la producción de lana, condiciones previas para la Revolución Industrial.
Para evitar la intensificación de conflictos entre campesinos y grandes terratenientes, el gobierno intentó evitar los cercamientos. Por supuesto, con esta acción la nobleza rural y la burguesía mercantil fueron fuertes oponentes.

Casa de Estuardo

Para comprender mejor la Revolución Inglesa debemos conocer la dinastía Stuart o Casa Estuardo. Esta dinastía se inició después de la muerte de la reina Isabel I en 1603 que, al morir sin dejar herederos, promovió el comienzo de su reinado.

Jaime I, rey de Escocia (1603-1625). Disolvió el Parlamento en varias ocasiones y quería establecer una monarquía absoluta de derecho divino. Persiguió a los católicos y sectas menores, con el pretexto de que estaban organizando la Conspiración de la Pólvora (1605) consistente en la eliminación del rey. Muchos quedaron descontentos y marcharon a América del Norte. La fricción entre Rey y Parlamento se hizo más fuerte, sobre todo después de 1610. En 1625, se produjo la muerte de Jaime I y su hijo, Carlos I, le sucedió en el poder.

Carlos I de Inglaterra, sucesor de Jaime I (1625-1648). Trató de seguir una política absolutista, y establecer nuevos impuestos en cuyo proceso fue impedido por el Parlamento. En 1628, con tantas guerras, el rey se vio obligado a convocar al Parlamento, el cual sometió al rey a firmar el juramento de la «Petición de los Derechos» (Segunda Carta Magna inglesa) como garantía al pueblo en contra de los tributos y detenciones ilegales. El Parlamento pretendía el control de la política financiera y del ejército, además de regularizar la convocatoria del Parlamento. La respuesta real fue clara, la disolución del Parlamento que volvería a ser convocado de nuevo en 1640. El rey Carlos I gobernó sin un Parlamento, pero buscó el apoyo una especie de un tribunal adscrito al Consejo Privado del Rey. También trató de imponer la religión anglicana a los calvinistas escoceses (presbiterianos). Eso generó rebeliones por parte de los escoceses que invadieron el norte de Inglaterra. Con eso, el rey se vio obligado a reabrir el Parlamento en abril de 1640 para obtener ayuda de la burguesía y de la nobleza rural. Pero el Parlamento tenía entre sus objetivos combatir el absolutismo. Por ello, fue suspendido nuevamente. En noviembre del mismo año volvía a ser convocado y, en esta ocasión, se mantuvo hasta 1653.

La Guerra Civil (1641-1649)

La Guerra Civil inglesa se extendía desde 1641 hasta 1649; dividió al país y fue un hito importante en la Revolución Inglesa. Por un lado estaban los caballeros, el ejército leal al rey, y el apoyo de los señores feudales. De otro, los «cabezas redondas» adheridos a las fuerzas de la nobleza rural que apoyaban al parlamento. En 1641, comenzaba la guerra civil y el rey contaba con el apoyo de los aristócratas del oeste y del norte, junto con una parte de los ricos burgueses, que estaban preocupados con las agitaciones sociales.

En contrapartida, el ejército del parlamento fue dirigido por Oliver Cromwell, formado por campesinos, burgueses y la clase media de Londres. Los «cabezas redondas» derrotaron a los caballeros en la batalla de Naseby en 1645. Carlos I perdió la guerra y huyó a Escocia, que fue detenido y vendido al Parlamento, quien autorizó la ejecución del rey. Al tomar esta decisión, la sociedad representada por el Parlamento rompía con la idea del origen divino del rey y de su autoridad indiscutible. Por lo tanto, la guerra civil fomentó nuevas ideas sentando las bases políticas del mundo contemporáneo.

La Revolución Puritana (1649-1658)

El gobierno de Oliver Cromwell sirvió a los intereses burgueses. Las rebeliones levantadas en Escocia e Irlanda fueron brutalmente reprimidas. Oliver Cromwell trató de eliminar la reacción monárquica. Él realizó una limpieza monárquica.

Durante su poder, ejecutó a trabajadores agrícolas que pretendían apropiarse de las tierras del Estado, la nobleza y el clero. Con tantas muertes, los menos favorecidos quedaron a «merced del destino» y acabaron por entrar en movimientos religiosos radicales.

Una medida para luchar contra los holandeses y fortalecer el intercambio comercial fue los «Actos de Navegación». Esta ley pretendía que el comercio con Inglaterra sólo pudiera realizarse por barcos ingleses o aquellos países que mantienen acuerdos comerciales con Inglaterra.

En 1653, Oliver Cromwell se designó a sí mismo como Lord Protector de la República, sus poderes eran tan absolutos como los de un rey. Sin embargo, se negó a llevar una corona aunque en la práctica sus actos eran propios de un soberano. Con el apoyo de los militares y la burguesía, impuso la dictadura puritana, gobernando con rigidez e intolerancia, y con ideas puritanas. Murió en 1658 y su hijo Richard Cromwell asumió el poder. Pero éste fue depuesto en 1659.

El regreso de los Estuardo y la Revolución Gloriosa

Carlos II (1660 – 1685) de la Casa Estuardo. Es proclamado rey de Inglaterra, con poderes limitados. Tan pronto como alcanzó su soberanía, estrechó relaciones con el rey francés Luis XIV, dejando empañada su reputación con el Parlamento. Carlos II redujo nuevos «Actos de Navegación» favorables para el comercio británico. Él se involucró en la guerra contra Holanda. En 1673, el Parlamento aprobó la Ley de Prueba: todo funcionario público debería profesar el anticatolicismo. Con estas actitudes el Parlamento se dividió en dos grupos: los «whigs», que estaban en contra del rey y a favor de los cambios revolucionarios, además de estar vinculados a la burguesía, y los conservadores que estaban unidos a los defensores de la vieja aristocracia feudal.

Jaime II (1685 – 1688). Con la muerte de Carlos II, su hermano Jaime II asumió el gobierno. Este tomó medidas drásticas: quería restaurar el absolutismo, reactivar el catolicismo, castigar a los rebeldes con la negación del hábeas corpus y la protección para detener sin razón legal. El Parlamento no toleró este comportamiento y llamó a María Estuardo, hija de Jaime II y la esposa de Guillermo de Orange para ser la reina, por lo que el rey termina huyendo a Francia y María Estuardo y su esposo se vuelven los nuevos monarcas ingleses. Desde el poder, firmaron la Declaración de Derechos, que entre otras responsabilidades se promulgaban los siguientes derechos: el rey no podía cancelar las leyes parlamentarias; el reino podría ser entregado a quien deseara el Parlamento; después de la muerte del rey, los inspectores controlarían las cuentas reales; y el rey no podía tener un ejército en tiempos de paz. La Declaración de Derechos que otorgaba amplios poderes al Parlamento. Esta fue la Revolución Gloriosa (1660-1688).

Datos sobre el articulo
Opiniones del artículo
Otras materias disponibles