Escuelapedia.com Historia La Revolución Industrial

Avisos google

La Revolución Industrial

La Revolucion Industrial

La Revolución Industrial se inicia en Inglaterra a mediados del siglo XVIII. Se caracteriza por la transición de la manufactura a la industria mecánica y el surgimiento del capitalismo como motor económico.

La introducción de las máquinas en fábricas multiplica el rendimiento de trabajo e incrementa la producción global.

Inglaterra adelanta su industrialización en los años 50 en relación al continente europeo y sale hacia delante en la expansión colonial como una de las mayores potencias económicas de la época.

Progreso tecnológico

La invención de las máquinas y mecanismos como el transporte, la producción de hierro con carbón de coque, la máquina de vapor y el telar mecánico provocan una revolución productiva.

Con la aplicación de la fuerza motriz a las máquinas, la mecanización se difunde en la industria textil y la minería.

Las fábricas comienzan un tipo de producción en serie y surge la industria pesada (acero y máquinas). La invención de las locomotoras de vapor acelera la circulación de mercancías.

Empresarios y proletariados

El nuevo sistema industrial transforma las relaciones sociales y crea dos nuevas clases que son fundamentales para el funcionamiento del sistema.

Los empresarios (capitalistas) son los dueños del capital, los edificios, la maquinaria, la materias primas y bienes producidos por la mano de obra.

Los obreros, trabajadores o empleados, sólo tienen su fuerza de trabajo para vender y los empresarios la emplean para producir bienes a cambio de un salario.

Explotación en el trabajo

Al comienzo de la revolución los empresarios impusieron duras condiciones de trabajo para los trabajadores sin aumento de los salarios con el fin de aumentar la productividad y proporcionar un margen de beneficio mayor. Poco a poco, el empresario acaudalaba una gran fortuna fruto del rendimiento de sus inversiones.

La disciplina era estricta y las condiciones de trabajo no siempre proporcionaron la seguridad necesaria. En algunas fábricas la jornada supera las 15 horas, los descansos y días festivos eran incumplidos sistemáticamente y las mujeres y niños no recibían un trato diferenciado.

Movimientos de trabajadores

Los movimientos laborales surgen de los conflictos entre los trabajadores, enojados por las pésimas condiciones de trabajo ofrecidas por los empresarios.

Las primeras manifestaciones son la depredación de las máquinas e instalaciones de la industria. Con el tiempo, surgen organizaciones de trabajadores especializados en la misma área buscando pactar determinados aspectos del trabajo.

Sindicalismo

El sindicalismo surge como consecuencia de un largo proceso en el que los trabajadores poco a poco ganaron el derecho de asociación. En 1824, en Inglaterra, se crean los primeros centros de autoayuda y de formación profesional.

En 1833 los trabajadores británicos organizan los sindicatos – o «Trade Union» en inglés – como asociaciones locales o por oficio, para obtener mejores condiciones de trabajo y de vida.
Los sindicatos ganan el derecho de funcionamiento en 1864 en Francia; en 1866 en los Estados Unidos; y en 1869 en Alemania.

Primero de Mayo

El Primero de Mayo es fecha elegida en la mayoría de los países industrializados para celebrar el Día del Trabajo y celebrar la figura del trabajador.

La fecha proviene de una manifestación de trabajadores en busca de mejores condiciones laborales iniciada el día 1 de mayo de 1886, en Chicago, Estados Unidos. El 4 de mayo, varios trabajadores son muertos en conflictos con las fuerzas policiales.

Como resultado, la policía arresta a ocho anarquistas y los acusa de provocar disturbios. Cuatro de ellos son ahorcados, uno se suicidó y los restantes fueron perdonados. Por esta razón, desde 1894, el Día del Trabajo, en los Estados Unidos, se celebra el primer lunes de septiembre.

Las consecuencias de la industrialización

Las principales consecuencias de la industrialización son: división del trabajo, producción en serie y urbanización. Para maximizar el rendimiento de las grandes fábricas se subdivide la producción en varias operaciones y cada trabajador ejecuta una única parte, siempre del mismo modo (línea de montaje).

Mientras en que en la manufactura el trabajador producía la unidad completa y conocía así todo el proceso, ahora pasar a hacer apenas una parte del total, limitando su dominio técnico sobre su trabajo.

La industrialización en Inglaterra

La primera fase de la Revolución Industrial (1760-1860) se lleva a cabo en Inglaterra. Los trabajos pioneros se deben a varios factores, tales como la acumulación de capital y las reservas de carbón.

Con sus mercados navales, abren mercados en África, India y las Américas para exportar productos manufacturados e importar materias primas.

Acumulación de capital

Después de la Revolución Gloriosa, la burguesía inglesa se fortalece y permite que el país tenga la más importante zona libre de comercio de Europa.

El sistema financiero es el más avanzado. Estos factores favorecen la acumulación de capital y expansión del comercio en todo el mundo.

Control rural

Cada vez más fuerte, la burguesía invierte también en el campo y crea grandes propiedades rurales donde obtener el mayor beneficio posible.

Los nuevos, métodos favorecidos por la industrialización, permiten una mayor productividad agrícola y la racionalización del trabajo. Por lo tanto, muchos agricultores ya no tienen trabajo en el campo o son expulsados de sus tierras. En consecuencia, se produce un éxodo rural migrando a las ciudades e incorporándose en la industria naciente.

Crecimiento de la población

Los avances en la medicina preventiva y sanitaria y el control de las epidemias favorecen el crecimiento demográfico. Las nuevas cifras de población se traducen en una mayor oferta de trabajadores para la industria.

Reservas de carbón

Además de retener grandes reservas de carbón, los depósitos se encuentran cerca de los principales puertos ingleses, lo que facilita el transporte y la instalación de industrias basadas en este negocio.

En ese momento, la mayoría de países europeos utilizan madera y carbón vegetal como combustible. La comunicación interna y el comercio se ven facilitados por la instalación de redes de caminos y canales. En 1848, Gran Bretaña tiene 8.000 km de vías férreas.

Ubicación geográfica

La ubicación de Inglaterra, en el oeste de Europa, facilita el acceso a las rutas comerciales más importantes a nivel internacional y le permite conquistar los mercados de ultramar. El país tiene muchos puertos y el comercio costero se intensifica gradualmente.

Expansión industrial

La segunda fase de la Revolución Industrial (1860-1900) se caracteriza por la propagación de los principios de la industrialización en Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Holanda, Estados Unidos y Japón

Poco a poco, aumenta la competencia y la industria de bienes de producción. En esta etapa los principales cambios en el proceso de producción son el uso de las nuevas formas de energía (electricidad y derivados del petróleo), la aparición de nuevas sustancias químicas y la sustitución del hierro por el acero.

Revolución industrial en la actualidad

La tercera fase de la Revolución Industrial va desde 1900 hasta la actualidad. Se caracteriza por la aparición de grandes complejos industriales, las empresas multinacionales con una gran ocupación geográfica y la automatización de la producción, el desarrollo de la industria química y la electrónica.

Los avances en la robótica y la ingeniería genética también se incorporan en el proceso de producción, que depende cada vez menos de mano de obra y más de alta tecnología.

En los países con economía más desarrollada surge el desempleo estructural. El mercado se globaliza apoyado la expansión de los medios de comunicación y del transporte.

Recomendado