Escuelapedia.com Varios La importancia del agua en el organismo

Avisos google

La importancia del agua en el organismo

Agua salud

Son siete los nutrientes que los seres humanos necesitan y extraen de los alimentos: agua, fibra, carbohidratos, lípidos, minerales, proteínas y vitaminas.

El agua es uno de los principales nutrientes en nuestra dieta y esto queda probado fácilmente por medio de las siguientes situaciones:

  • Más del 60% del cuerpo es agua.
  • Sin agua el organismo muere en pocos días.

El agua es esencial porque:

  • Es el constituyente principal del cuerpo.
  • Es el principal constituyente intracelular y extracelular.
  • Es el único medio de transporte de ciertas sustancias, vitaminas y minerales.
  • Es responsable por el equilibrio entre el ambiente interno y externo, por su participación en la formación y constitución de la sangre, linfa, saliva, orina y otros humores corporales y de las heces.
  • Tiene un papel activo en el metabolismo de diversas sustancias.

Una dieta rica en agua promueve el buen funcionamiento del organismo humano, porque permite que órganos como los riñones puedan trabajar lo necesario sin incurrir en las sobrecargas que los desgaste y contribuyan a su deficiencia y mal funcionamiento.

A través de la orina, cada uno de nosotros puede tener una idea aproximada de su nivel de hidratación si es buena o mala. Una orina clara, inodora y abundante es un signo de buena hidratación, mientras que una orina amarilla, con olor y poco abundante es resultado de la falta de agua en el cuerpo y contribuye a la formación de cálculos renales.

También en la formación de las heces la presencia de agua es necesaria, ya que permite las heces de consistencia blanda, esencial para una buena evacuación. Sin suficiente agua, las heces son más duras y causan estreñimiento, que además de las molestias inherentes puede fomentar la aparición de enfermedades en el intestino.

La eliminación de productos de exceso en la sangre, y por lo tanto tóxicos, se ve comprometida si la cantidad de agua existente no es necesaria. Como el agua es su principal constituyente o la sangre queda con poca agua – más gruesa y con menor capacidad de circulación – o las sustancias tóxicas no son eliminadas.

Otra circunstancia que se observa al destacar la necesidad de consumo regular y considerable de agua es el hecho de que el organismo está constantemente perdiendo agua a través de la orina, heces, respiración y transpiración. Esta última causa de pérdida de agua recuerda que es necesario aumentar su consumo diario en épocas de calor y cuando se practica ejercicio regularmente.

Estas son razones más que suficientes para darse cuenta de la importancia que el agua tiene en el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

El agua que consumimos debe ser potable, es decir, inodora, incolora e insípida, libre de bacterias dañinas y los productos químicos tóxicos. Salvo situaciones excepcionales que pueden ocurrir, el agua para consumo público es potable. Tés y zumos de fruta natural, que no agreguen azúcar, también son buenas maneras de ingerir agua.

La ingesta de agua está indicada para todos y puede ocurrir en cualquier circunstancia. Cabe señalar, sin embargo, algunos aspectos concretos:

Los niños naturalmente inquietos y en constante actividad física, deben consumir mucha agua.

Las personas más mayores con el tiempo, van perdiendo la sensación de sed, pero no deben descuidar tan asequible ingesta de nutrientes.

En caso de fiebre, diabetes, diarrea, vómitos, piedra de riñón… los requerimientos de agua son más altos.

Como se ha dicho, las características observables de orina son un buen indicador del consumo de agua, así que es posible, por cada uno de nosotros, saber si la ingesta de agua es suficiente o deficiente a través de estos primeros signos

No raramente, personas deshidratadas, particularmente personas de edad avanzada y bebés, tienen un encuentro prematuro con la muerte, lo que resulta una gran ironía si atendemos a la fácil disponibilidad de este recurso en muchos países, sobre todo cuando es comparado con los escasos recursos hídricos de otras zonas del mundo más desfavorecidas.

Recomendado