Escuelapedia.com Ciencias La hibernación

Avisos google

La hibernación

La hibernación

El oso grizzly ‘hiberna’ durante 5-7 meses cada año

Según el diccionario, hibernación significa sueño letárgico de ciertos animales durante el invierno. Esa letargia es consecuencia de una gran reducción en el metabolismo – y temperatura y es una manera de los animales homeotermos de sobrevivir – ver durante el invierno y/o cuando la disponibilidad de alimentos es escasa, pudiendo prolongarse durante varios meses.

En estos momentos, el cuerpo busca formas de supervivencia, evitando la pérdida innecesaria de energía para poder mantener la temperatura corporal y, en consecuencia, las funciones vitales. En frío intenso y prolongado, esta economía de energía ya no es suficiente y, así, determinados animales hibernan. El primer paso es una caída de la temperatura corporal hasta que sus niveles sean próximos a los de la temperatura ambiente. La tasa metabólica, la frecuencia cardíaca, la tasa de respiración y las capacidades sensoriales también disminuyen. Así, hay una reducción en los gastos energéticos.

Muchos animales buscan refugios para hibernar, otros hacen madrigueras o capullos y pueden quedar en grupos o permanecer solitarios. A pesar de estos individuos someterse a condiciones de escaso gasto energético, ésta es necesaria para mantener sus funciones vitales y para el uso al fin de la hibernación – periodo donde ocurre mayor gasto de energía.

Por lo tanto, muchos se alimentan bastante antes de la letargia, acumulando suministros en la forma de grasa; otros, todavía, despiertan en algunos momentos para alimentarse, eliminar excreciones y para activación del sistema inmunológico, eliminando patógenos que han invadido su cuerpo.

Se encuentra en los hibernantes una grasa marrón, un tejido adiposo rico en mitocondrias, las cuales liberan energía en forma de calor. Al término de la hibernación, el sistema nervioso activa la contracción de ciertos músculos para el calentamiento del cuerpo (es el mismo mecanismo que nos hace temblar, cuando sentimos frío) y las mitocondrias del tejido marrón entran en gran actividad, contribuyendo para la elevación de la temperatura y de las funciones vitales normales del animal.

Muchos roedores, murciélagos y aves hibernan en las épocas extremas del año. Sin embargo, el oso, al contrario de lo que la mayoría de personas creen, no es considerado un verdadero animal hibernante: a pesar de dormir durante casi todo el invierno, no tiene la temperatura del cuerpo disminuida y tampoco entra en estado de letargia. Así, se considera que este animal – incluso el oso polar – pasa por momentos de estivación.

Recomendado