Avisos google

La guillotina

La guillotina

La creación de la guillotina durante la Revolución Francesa se produjo debido a que este instrumento proporcionaba una muerte sin dolor, según su creador, el médico  Joseph Guilhotin.

La guillotina fue una máquina diseñada para ejecutar a las personas. La ejecución sucedía después del juicio realizado y el método empleado era la decapitación de las personas condenadas a muerte, es decir, se separaba la cabeza del resto del cuerpo por medio de una afilada lámina, a través de un contrapeso.

Esta invención, llamada la guillotina, fue apadrinada por el parisino médico Joseph Guilhotin. La guillotina fue utilizada por primera vez en la Francia revolucionaria, en el año 1792, durante la Revolución Francesa. El doctor defendió el derecho a una muerte rápida e indolora. Para ello, según él, la guillotina será capacitada para ese tipo de labor.

Antes de la creación de la guillotina, los principales métodos utilizados para la ejecución de personas condenadas a muerte fueron la horca (ahorcamiento), laceración de los principales miembros de los condenados y la tortura de rueda (en la que el delincuente era atado en la parte extrema de una rueda y eran lanzadas brasas sobre él, es decir, la persona era quemada viva. No obstante, con la difusión de los ideales de la Ilustración en el siglo XVIII, hubo discusiones acerca de la dignidad humana.

Con el auge de los ideales de la Ilustración, el siglo XVIII marcó el inicio de un proceso largo y extenso que culminó en una nueva concepción de la justicia. Por lo tanto, en el siglo XIX, la justicia, en lugar de castigar a los culpables, tendría que volver a educar y guiar a la reinserción de los delincuentes en la sociedad a través de los sistemas penitenciarios.

Dentro de esta lógica, las cárceles se han convertido en instituciones que deben garantizar la rehabilitación de las personas que violaron las reglas de la sociedad. Sin embargo, como sucede en la práctica, desde su creación, las cárceles se han convertido en lugares de fuerte represión y propagadores de la violencia. En la actualidad, según los resultados generales, las prisiones no están regenerando a los infractores, por el contrario, están reinsertándolos en el mundo del crimen y de la marginalidad.

Recomendado