Escuelapedia.com Varios La falta de tiempo entre el trabajo y los niños

Avisos google

La falta de tiempo entre el trabajo y los niños

Falta de tiempo

Una de las inquietudes que los padres comparten a menudo en la asistencia se refiere a la falta de tiempo para estar con los hijos. Profesiones extremadamente exigentes, roban casi todo el tiempo que los padres podrían compartir con los hijos. Esta cuestión del tiempo hace reflexionar y no es tan objetiva como a simple vista pueda parecer. El relato verídico de dos madres, con vidas profesionales muy exigentes, podrá ayudar a tener un entendimiento más personal de la declaración anterior.

Una de estas madres dijo que siempre tenía la cuestión de realizar vacaciones con su esposo durante un período de tiempo, sin la presencia del hijo, y que, a los 9 meses, hizo el destete de su bebé y fue a París para pasar un tiempo con un miembro de la familia. Con este tipo de actitudes pretendía contribuir a la autonomía del hijo y ayudarlo a adaptarse a diferentes situaciones y contextos. Curiosamente, este hijo, antes de entrar en la escuela, por el hecho de ser un niño muy precoz, fue evaluado por un psicólogo que caracterizó a su madre como un miembro de la familia altamente disponible.

La otra madre, dijo que estaba muy triste porque las hijas se lamentaban por ella tener una profesión que le ocupaba demasiado tiempo. Según esta madre, era siempre la primera en salir del lugar de trabajo y trataba de estar siempre con sus hijas después de abandonar el puesto de trabajo. Su tarea es realizada solamente cuando los hijos se van a descansar y tampoco se dedica a ello en el fin de semana.

Estos dos relatos pueden suscitar numerosas cuestiones sobre la calidad del tiempo que pasamos con nuestros hijos. Los estudios han demostrado que lo más importante no es pasar mucho tiempo con ellos, en cantidad, sino que ese tiempo tenga calidad. A veces estamos sin estar y el poco tiempo que se está es tan pobre que es casi como si estuviéramos ausentes. Cuando no conseguimos desconectar del trabajo, incluso habiendo dejado el ambiente laboral, acabamos por tener la cabeza tan llena que poca disponibilidad tenemos para dar algún tipo de atención a otras actividades.

Cuando pensamos en la madre que pasa alguna vez sus vacaciones sin el hijo, puede parecer que, en cierto modo, ella podrá darse un tiempo a sí misma. La falta de tiempo para nosotros mismos absorbe la paciencia que es necesaria para estar verdaderamente con ellos. Como encontrar un poco de tiempo para la propia persona y hasta para la pareja es un privilegio, será importante buscar una ecuación racional.

Este es un tema muy subjetivo, sobre todo porque encontrar la dosis y la calidad correcta no es sencilla. Ideal sería también para esta difícil cuestión encontrar una receta. Como esa receta no existe, nos resta apenas ir administrando de la mejor manera el tiempo que tenemos, de forma que, a pesar de poco, tenga los ingredientes adecuados para ayudarnos a los hijos a crecer equilibradamente.

Recomendado