Avisos google

La fábula

Fabula

Las fábulas (del latín fabula, significando ‘historia, juego, narrativa’, literalmente ‘lo que es dicho’) son un conglomerado de composiciones literarias en las que los personajes son animales con características humanas como, por ejemplo, el habla y las costumbres. Estas historias terminan con una enseñanza moral de carácter instructivo. Es un género muy versátil pues permite diversas maneras de abordar determinado asunto. Las fábulas naturalmente tienen como descripción a animales como personajes y en su final presentan una enseñanza, es decir, la moraleja.

Género simple

La fábula es un género narrativo que surgió en Oriente, pero fue especialmente desarrollado por Esopo, un esclavo que vivió en el siglo V a.C., en Grecia. A Esopo le fueron atribuidas un conjunto de grandes historias de carácter moral y alegórico, cuyos papeles principales en desarrollados por animales o mitos. A través de diálogos entre los seres y de las situaciones en las que se involucraban, él buscaba transmitir sabiduría de carácter moral al hombre. Así, los animales, en las fábulas, se vuelven ejemplos para los seres humanos. Cada animal simboliza algún aspecto o cualidad del hombre como, por ejemplo, el león representa la fuerza; el zorro, la astucia; la hormiga, el trabajo, etc. Es una narrativa inverosímil, con fondo didáctico o pedagógico. Cuando los personajes son seres inanimados (objetos), la fábula recibe el nombre de apólogo. La temática es variada y contempla asuntos como la victoria de la debilidad sobre la fuerza, de la bondad sobre la astucia y la derrota de los perezosos.

El escritor francés Jean de La Fontaine fue otro gran promotor del género, conduciendo a la fábula a una mayor recepción literaria. George Orwell, con su sátira Rebelión en la granja (en inglés, Animal Farm) compuso una fábula en un sentido más amplio y adulto sobre la política, específicamente sobre los fallos del comunismo.

Al principio del siglo XXI el escritor Sabatino Scia es el autor de más de doscientos cuentos de hadas de lo que él llama como ‘protesta occidental’. Los protagonistas no son siempre los animales, sino también cosas, elementos de la naturaleza. El objetivo es siempre, como en el cuento de hadas tradicional, un detector de la sociedad humana.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Artículos relacionados
Recomendado