Escuelapedia.com Ciencias La esquistosomiasis

Avisos google

La esquistosomiasis

Esquistosomiasis

La esquistosomiasis es una enfermedad infecciosa parasitaria causada por el gusano trematodo Schistosoma mansoni, que habita en los vasos sanguíneos del hígado y el intestino humano.

Inicialmente asintomática, la esquistosomiasis, también conocida antiguamente como bilharziasis o bilharziosis puede evolucionar para formas clínicas extremadamente graves que pueden llevar a la muerte.

Transmisión y ciclo de la esquistosomiasis

El Schistosoma mansoni elimina sus huevos en las heces del huésped infectado, en este caso el ser humano. En el agua, los huevos eclosionan y liberan larvas ciliadas denominadas miracidios, que penetran en el huésped intermediario (caracol) y se multiplican.

Después de 4 a 6 semanas, el gusano abandona el caracol en la forma de cercaría, que penetra en el huésped definitivo (ser humano) a través de la piel y/o mucosas, pero principalmente por los pies y piernas por estar en mayor contacto con el agua contaminada.

Una vez dentro del individuo, las cercarías pierde la cola y se transforma en esquistosómulos, que entran en la circulación venosa y llegan al corazón y a los pulmones.

Desde el corazón, son lanzados a través de las arterias a diversas partes del cuerpo, siendo el hígado el órgano de localización preferencial del parásito.

En el hígado, crecen alimentándose de sangre y luego emigran a las venas del intestino, donde alcanzan la forma adulta, se aparean y comienzan a poner huevos, dando inicio a un nuevo ciclo.

Síntomas de la esquistosomiasis

Fase aguda – Dermatitis por cercariana

La fase inicial de la esquistosomiasis se caracteriza por la dermatitis por cercariana provocada por la penetración de las cercarías en la piel, que puede ser asintomática o causar erupciones, con enrojecimiento, edema (hinchazón) y prurito (picazón), que puede durar hasta 15 días después de la infección.

Después de 1-2 meses aparecen los síntomas que caracterizan la forma aguda de la esquistosomiasis, tales como:

  • Fiebre;
  • Dolor de cabeza;
  • Anorexia;
  • Náuseas;
  • Disminución de la fuerza física;
  • Dolores musculares;
  • Tos;
  • Diarrea.
  • Fase crónica

En esta etapa, el hígado es el órgano más frecuentemente afectado. Dependiendo de la sensibilidad y la intensidad de la infección de la persona, la enfermedad puede progresar a las siguientes formas clínicas:

  • Intestinal: es la más común y puede ser asintomática o caracterizada por diarrea que puede tener sangre y moco;
  • Hepatointestinal: los síntomas son similares a la forma intestinal, sin embargo, los casos de diarrea y calambres estomacales son más comunes;
  • Hepatoesplénico: puede manifestarse en tres etapas: compensada, descompensada complicada. El estado general del individuo se ve comprometido, con el hígado y el bazo palpables.

Tratamiento de la esquistosomiasis

El tratamiento de la esquistosomiasis se realiza con medicamentos específicos que pueden curar la enfermedad o disminuir la carga parasitaria, y prevenir la progresión a formas clínicas graves.

En los casos más graves de la esquistosomiasis puede necesitar hospitalización o cirugía.

Prevención de la esquistosomiasis

  • Las aguas residuales deben ser tratadas antes de ser vertidas en lagos y embalses;
  • No evacuar en lugares cercanos a las aguas que se utilizan para bañarse o beber;
  • No entrar en lagos, lagunas o embalses donde viven los caracoles;
  • Utilizar pantalones, botas y guantes de goma al contacto con agua contaminada.
image_pdfimage_print
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado