Escuelapedia.com Varios La difícil elección de una guardería

Avisos google

La difícil elección de una guardería

Jardin de infancia eleccion Muchas madres ya pasaron por la angustia de tener que decir a quien entregar al hijo o hijos pasada la etapa de parto. Hay quien, con suerte, puede conseguir una pareja de abuelos de la familia con quien habitualmente permanecen hasta la edad de 2 a 3 años, o incluso más. Todavía así, parece que los abuelos (familiares o ‘adoptivos’) podrán ser la mejor elección cuando los niños todavía son pequeños y carecen de ciertos cuidados y de mucho afecto individualizado. Al final, y solamente a partir de los 3 años, los niños comienzan a entrar en el periodo de socialización donde la convivencia con otros niños gana una poderosa importancia. Lo cierto es que no siempre surgen esos abuelos y la guardería en edad preescolar suele ser una excelente alternativa. A continuación algunos consejos que pueden contribuir a la elección de un buen jardín de infancia o centro de cuidados para niños de hasta 6 años de edad.

Eligiendo un parvulario

1. Antes de tomar cualquier decisión, visite varios jardines de infancia. Pida ver todos los espacios, desde las habitaciones de la actividad lúdica hasta la cocina. Si esto no está permitido, es una mala señal.

2. En la escuela, se recomiendan los siguientes espacios: salas de actividades (una para cada grupo de niños, con una superficie a partir de 40 a 50 metros cuadrados y con contacto visual con el exterior; sala de usos varios, para actividades lúdicas y educativas, así como actividades abiertas a la comunidad; salas de descanso; espacio exterior, con buenas dimensiones y un área cubierta; instalaciones sanitarias, con mobiliario adaptado a su tamaño, con papel higiénico, jabón y toallas; instalaciones sanitarias para adultos; cocina y comedor; espacio seguro para almacenar suministros de limpieza al cual los niños no tengan acceso.

3. Revisar las condiciones de cada uno de los espacios de la escuela, teniendo en cuenta lo siguiente: deben ser suelos antideslizantes (especialmente en las salas de actividad) y fácilmente lavables; debe haber buena ventilación en todos los espacios de uso común; debe haber una buena iluminación; posibilidad de acceso fácil al exterior en situaciones de emergencia; en algunas situaciones será necesario calefacción y/o protección del sol.

4. Compruebe las condiciones de seguridad de los niños en las entradas y salidas de la escuela. ¿Hay un portero? ¿El bloqueo es seguro? ¿Cuáles son las medidas de seguridad cuando no es la persona habitual quien acude a buscar al niño?

5. Verificar que el horario del centro es compatible con el tuyo. Si el niño tiene que permanecer en la escuela más allá de las horas normales de trabajo, preguntar cómo son ocupadas esas horas y bajo la vigilancia de qué personal.

6. Ver qué tipo de actividades desarrolla la escuela (visitas de estudio, gimnasia, ordenadores….) y si están incluidos en la cuota mensual.

7. Ver los menús y asegurarse de que son alimentos variados y equilibrados.

8. Si el niño va a usar el transporte escolar, ver si se hace con seguridad (cuántos niños son transportados cada vez y cuáles son las condiciones del transporte).

9. Comprobar el número de niños por clase y el personal que trabaja con ellos, teniendo en cuenta las normas vigentes que establecen la proporción entre el número de niños, el número de educadores y el número de ayudantes de acción educativa.

10. No se olvide que cuanto mejor sea el parvulario más demanda existe y, por eso, más pronto debe realizarse la inscripción.

Esto sin duda es una decisión muy importante en las vidas de los padres y sus hijos. Con una buena escuela y un buen maestro, el niño puede socializar y crecer en un buen ambiente, adquiriendo habilidades que le ayudarán en su escuela y la vida escolar futura.

Recomendado