Escuelapedia.com Varios La culpa y la responsabilidad del alumnado

Avisos google

La culpa y la responsabilidad del alumnado

La culpa y la responsabilidad alumnos
¿De quién es la culpa? ¿Hasta dónde deben los padres proteger a los hijos? ¿Cuál es la frontera entre la protección, el apoyo y el cariño por un lado, y la inhibición del desarrollo del sentido de responsabilidad y de la autonomía, por otro? ¿Hasta dónde deben los padres ayudar en las tareas asociadas con la escuela y donde es que esa ayuda pasa a ser limitativa del desarrollo de tal autonomía y del tal sentido de la responsabilidad? Reformulando la pregunta: ¿Cómo pueden los padres ayudar eficazmente a sus hijos?

¿Por qué no viniste a la escuela ayer? – ¿Por qué no traje material.

¿Y eso es motivo para faltar? Y ahora, ¿por qué no traes el material? – ¡No es mi culpa! Quién me lo trae es mi padre.

¿Tu padre? ¿Un estudiante de sexto grado? – Sí, en la mañana tengo sueño y me organiza el material para no llegar tarde.

Y ¿por qué no antes? – Justo lo que necesitamos. Qué trabajo tendría yo.

Esto es un verdadero diálogo, pero su caso no es único. Diariamente los alumnos necesitan hacer revisiones rápidas de la materia dada en ese día y los trabajos de casa. Terminado este trabajo hay que preparar el material para el día siguiente. Solamente así se puede verificar que no falta nada. Solamente así va a encontrarse algo que no se encuentra en el lugar esperado. Solo así va a ser posible tener tiempo para preparar lo que cada uno de los profesores pide para la siguiente aula.

No siempre es fácil convencer a un joven, sobre todo adolescente, a aplazar un poco sus ratos de ocio, para hacer tareas menos agradables, como preparar los deberes. Pero, hay que saber resistir a las acusaciones de sermones, de ser señalados como los peores padres del mundo. Al final, preparar una tarea no es una tarea tan demorada como pueda pensar el estudiante.

¿De quién es la responsabilidad de la falta del niño? ¿Es él quien cumple sus tareas? ¿Acostumbra a ser responsabilizado él mismo por sus fallos y tener que asumir consecuencias de sus actos o de la ausencia de ellos? Puede resultar difícil encontrar firmeza con los jóvenes a fin de cumplir determinadas reglas. No obstante, es importante para los hijos aprender a ser autónomos y responsables de sus actos.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado