Escuelapedia.com Historia La Cruzada de los Mendigos

Avisos google

La Cruzada de los Mendigos

Cruzada de los Mendigos

En 1095, durante el Consejo de Clermont, el Papa Urbano II convocó a los ejércitos en Europa para luchar contra los ‘infieles’ musulmanes que habían tomado el control de la ciudad de Jerusalén. Desde su anuncio, los miembros de la clase nobiliaria de todo el Viejo Mundo organizaron los ejércitos que integrarían la Primera Cruzada. Sin embargo, el peso de la orden dado por el jefe supremo de la Iglesia no causó efecto solamente a los oídos de los nobles caballeros de la época.

Mientras los preparativos oficiales tuvieron lugar, varios predicadores itinerantes recorrieron el territorio europeo dando noticias sobre la decisión tomada por la Santa Sede. Entre estos propagadores del anuncio papal, Pedro, el Ermitaño, consiguió movilizar a millares de personas para la Cruzada de los Mendigos o Cruzada Popular. Sin reconocimiento papal, una verdadera masa de pobres, ladrones y campesinos desfavorecidos se dispusieron a marchar hacia la Tierra Santa.

La concentración de esta cruzada ocurrió en la ciudad alemana de Colonia y contó con la ayuda del caballero Gautier Sans Avoir (Walter el Indigente). Costurando cruces rojas en sus vestimentas, ese ejército desprovisto de toda orden, dinero o comida, atravesó varios territorios ejecutando asaltos, pidiendo limosna o realizando robos. Cuando llegaron a Bulgaria, los integrantes de esa cruzada fueron fuertemente combatidos por los ejércitos locales.

En julio de 1096, incluso con tantos contratiempos, la multitud de necesitados logró llegar a la ciudad de Constantinopla, donde se presentaron una serie de saqueos que dejaron a la población en la desesperación. Con el fin de revertir la tendencia, el emperador bizantino Alejo I Comneno exigió que el grupo se alojase en las fronteras musulmanas de la ciudad. Para que otros desórdenes no ocurriesen, este gobernante alentó a volverse a contra los moros que allí vivían.

Aunque muy debilitados, los seguidores de Pedro lograron llegar hasta Asia menor y lucharon contra los ejércitos turcos en la ciudad de Nicea. Después de una victoria inicial, los cruzados tomaron una fortaleza abandonada. Aprovechando la tregua, el sultán Kilij Arslan I organizó un eficiente cerco que dejó a los cruzados sin acceso al agua. Pasada una semana, varios cruzados murieron o salieron en lucha desesperada contra los soldados que les acechaban.

Miles de cristianos fueron aniquilados sin mayor dificultad. Algunos restantes fueron capturados y vendidos como esclavos a los comerciantes. Los pocos que consiguieron escapar realizaron el camino de regreso o fueron acogidos por la cruzada de caballeros que se preparaba para irrumpir en el mundo oriental. A pesar de su infructuoso resultado, la Cruzada de los Mendigos exponía los problemas económicos que también motivaron el movimiento cruzadista.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado