Escuelapedia.com Historia La crisis pre-revolucionaria (Revolución Francesa)

Avisos google

La crisis pre-revolucionaria (Revolución Francesa)

La crisis pre-revolucionaria francia
En los años 1780, Francia experimentaba una serie de disturbios marcados por importantes disturbios en los campos y ciudades. Mientras que los trabajadores y campesinos fueron promoviendo diversos levantamientos en todo el país, la burguesía fue amenazada por la invasión de productos extranjeros con calidad y precio más competitivos que los franceses. Por lo tanto, la burguesía necesitaría de incentivos para recuperar su fuerza económica y las capas populares se desesperaron con la falta de alimentos.

En medio de las inundaciones, miseria y desempleo, algunos miembros del gobierno francés se trataron de advertir sobre la necesidad de una reforma fiscal amplia. En líneas generales, estos reformistas defendieron la necesidad de que el clero y la nobleza contribuyeran con el pago de impuestos válidos para toda la población. Sin embargo, la tentativa de nivelación de impuestos fue totalmente prohibida por los representantes de la aristocracia francesa.

El rey pretendía realizar una reforma fiscal sin menoscabar a los intereses del clero y la nobleza. Con eso, caería el peso financiero de la reforma sobre los trabajadores y la burguesía. Sin embargo, esta transformación del sistema de impuestos debía ser aprobada por un Parlamento que tenía el poder de vetar, juzgar o reconocer algunas solicitudes hechas por la autoridad real. En ese momento, el rey y el Parlamento enfrentaron una crisis política que solamente podría ser resuelta con la proclamación de los Estados Generales.

Sin alternativa, Luis XVI, rey de Francia, incumbió al recién colocado ministro Jacques Necker para llevar a cabo la convocatoria de los Estados Generales. Esta institución, que no fue convocada desde 1614, era un tipo de Asamblea formada por un proceso electoral que se dividía en dos fases. En la primera fase, la totalidad de la población votó en una serie de representantes políticos que, más tarde, elegirían a los participantes de la Asamblea de los Estados Generales.

Con el fin de las elecciones, la Asamblea fue organizada como sigue: la primera con 291 representantes del Estado, la segunda con 270 y la tercera con 578 diputados. Bajo esta situación, la posibilidad de transformación política se volvió cada vez más palpable. No por casualidad, los numerosos representantes del tercer estado exigieron que el procedimiento de votación de las leyes se realizase per cápita y no por el Estado, según lo establecido por las normas antiguas.

Desde la perspectiva de los miembros del tercer estado, sólo el voto individual podría materializar los urgentes cambios necesarios. En el supuesto de que el clero y la nobleza tuvieran muchos intereses en común, sería prácticamente imposible ganarles en un sistema de voto por Estado. A través del apoyo de algunos disidentes de los otros Estados, este requisito se ha cumplido y, desde entonces, fue hogar de la labor de los Estados Generales.

Percibiendo el conflicto de intereses que se consolidaría con el tercer estado, el rey Luis XVI intentó disolver la Asamblea convocada para evitar la reunión de los diputados en la sala donde llevaron a cabo las sesiones. Inconformados por la intransigencia real, miembros del tercer estado se reunieron separadamente en 1789. En esta reunión improvisada se celebró un juramento donde se comprometieron a estar juntos hasta que se redactase una nueva Constitución para Francia.

Con eso, la reunión de los Estados generales se convirtió en una Asamblea Nacional Constituyente. Presionado con un acto de hostilidad hacia el interés monárquico, el monarca reconoció los nuevos poderes asumidos por los Estados Generales. Sin embargo, decidió presionar a sus miembros con la destitución de Necker y la convocatoria del conservador barón de Bretevil para ministro de finanzas.

La postura inflexible de Luis XVI incitó aún más el ánimo de diputados y el resto de la población francesa. En respuesta, varios de los habitantes de la ciudad de París, que consideraron a Necker como a un patrota, decidieron a tomar las calles de la capital francesa como un signo de desaprobación a las actitudes de Louis XVI. El auge de esos conflictos sucedió el 14 de julio de 1789, cuando la población tomó la fortaleza de la Bastilla para conseguir armas y la consiguiente liberación de enemigos de la monarquía.

Con la caída de la Bastilla, uno de los más importantes símbolos de la autoridad monárquica, se dio el inicio para los acontecimientos que marcarían la revolución francesa.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado