Escuelapedia.com Historia La Crisis del Imperio Romano

Avisos google

La Crisis del Imperio Romano

Caida del Imperio Romano
Después del auge vivido en los primeros dos siglos de la Era cristiana, el imperio romano vivió años de extrema dificultad. Una serie de factores se reunieron para que uno de los mayores imperios del mundo antiguo fuera desmoronándose poco a poco. Entre ellos, podemos destacar la crisis del sistema esclavista, el estancamiento comercial, la disminución de la producción agrícola y la presión ejercida por los pueblos germánicos que vivían en las fronteras del imperio.

Durante el apogeo de la economía imperial, la producción de riquezas dependía estrechamente de la gran cantidad de esclavos. De las regiones dominadas por Roma, estos esclavos fueron utilizados en grandes haciendas responsables por el abastecimiento de la población romana, así como su entretenimiento. Sin embargo, la falta de esclavos (contemplada desde el siglo III) terminó generando una recesión económica por la disminución de la producción agrícola y rebaja en la recaudación de impuestos cobrados por el imperio.

Al llegar a los límites máximos de sus conquistas militares, los ejércitos romanos ya no conseguirían el mismo número de esclavos de otras épocas. Con eso, hubo escasez de mano de obra esclava causando el encarecimiento de los géneros alimenticios. De esa manera, las grandes propiedades comenzaron a ser arrendadas, haciendo con que la base de la economía agrícola romana se centrase en la pequeña propiedad. Con pequeñas unidades de producción, la utilización de esclavos se volvió todavía más desfavorable.

Además, otro factor de importancia religiosa contribuyó a la crisis de esclavo. El auge de los ideales cristianos provocó que la esclavitud fuera vista de una forma negativa. Muchos propietarios se convirtieron al cristianismo liberando a sus esclavos en prueba de su nueva fe. Por otra parte, los propios esclavos atraídos por la palabra cristiana negaron privarse de su libertad. Con eso, la economía romana tuvo que adaptarse a nuevas formas de trabajo y producción que conformaron la nueva situación.

El sistema de arrendamiento incentivó la asociación entre esclavos, los granjeros libres y ex terratenientes. En esta nueva modalidad, el inquilino campesino recibió una parcela de tierra donde podría producir su propio sustento. En cambio, debería dedicar parte de su producción al terrateniente. Por lo tanto, las ciudades debían ser el gran centro de la economía romana. El proceso de ruralización causó que el extenso sistema de recaudación de impuestos y el comercio perdieran el gran papel desempeñado en el pasado.

El gobierno romano tenía poco o ningún medio para mantenerse de la misma forma. Con esto, se adoptaron una serie de reformas administrativas en aquel momento. Los contingentes del ejército se redujeron y muchas de las personas que vivían en las orillas del Imperio adquirieron tierras para evitar la invasión de otros extranjeros. Los denominados pueblos confederados vinieron a formar la principal fuerza militar romana.

La inviabilidad de un vasto imperio fue significativa durante el reinado de Diocleciano. En su gobierno, el antiguo imperio fue dividido en dos: el imperio romano oriental y el imperio romano occidental. Además, se instituyó la tetrarquía, tal donde un emperador (Augusto) fue ayudado por un emperador menor (César). Después de veinte años el César ascendía al cargo de Augusto y nombraba a un nuevo César que debería seguir la misma trayectoria.

Con la muerte de Diocleciano, los emperadores luchaban por el poder entre ellos. De esos conflictos, Constantino emergió victorioso y volvió a centralizar el gobierno en manos de un solo emperador. Escapando del declive económico de la ciudad de Roma, transfirió el imperio para la ciudad de Constantinopla y buscó apoyo político al oficializar el culto cristiano.

En el siglo IV, el avance intermitente de pueblos germánicos dio señales de extinción definitiva del imperio. Presionados por los hunos y buscando tierras más fértiles, los germánicos invadieron las posesiones romanas. Sólo en el siglo V, con la invasión de los hérulos a la ciudad de Roma, vemos la caída final del imperio romano. La caída del último emperador romano de Occidente, Rómulo Augústulo, dio cierre al antiguo Imperio Romano.

Contenidos recomendados
Recomendado