Escuelapedia.com Ciencias La contaminación atmosférica

Avisos google

La contaminación atmosférica

La contaminación atmosférica
La contaminación atmosférica es característica de las grandes ciudades, porque las ciudades son responsables de la liberación de un gran volumen de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Uno de los principales problemas ambientales de la actualidad es la contaminación del aire; este tipo de contaminación es característico de los grandes centros urbanos e industriales. La contaminación atmosférica es el resultado principalmente de la quema de combustibles fósiles en el transporte, la generación de energía y la producción en fábricas. El dióxido de carbono (CO2), el monóxido de carbono (CO), los hidrocarburos (HC), los aldehídos (R-CHO), los óxidos de nitrógeno (NOx), los óxidos de azufre (SOx) y el material de partículas o partículas en suspensión (TPS) son los contaminantes más emitidos a la atmósfera.

Estos contaminantes afectan directamente al medio ambiente, causando diversos problemas ambientales (efecto invernadero, destrucción de la capa de ozono, inversión térmica, etc), el hombre, que también forma parte de ese medio, tiene su salud afectada, pues enfermedades respiratorias crónicas y alérgicas, como la bronquitis y la rinitis, son una de las consecuencias de ese proceso.

El monóxido de carbono, liberado principalmente del escape de los vehículos, es extremadamente perjudicial para los seres humanos y puede causar problemas cardiovasculares porque este gas tiene más facilidad de reaccionar con la hemoglobina que el oxígeno, disminuyendo el volumen de este último en la sangre. Su inhalación provoca mareos, náuseas y, en cantidades elevadas, inconsciencia e incluso muerte cerebral.

El dióxido de carbono no afecta tan agresivamente a la salud de la población, excepto en altas concentraciones. Sin embargo, es el principal responsable del efecto invernadero y está directamente relacionado con el cambio climático.

Así que con todos estos aspectos nocivos generados por la contaminación del aire, las actitudes para minimizar este proceso deben llevarse a cabo. Además de la exigencia a las autoridades responsables por la implantación de políticas públicas que generen menos contaminantes (implantación de ciclovías, mayores inversiones en transporte colectivo para reducir el número de automóviles en las ciudades, entre otros), debemos cambiar algunos hábitos como: evitar la adquisición de productos que tengan CFCs (clorofluorocarbonos), no realizar quemadas, reducción en la producción de basura (realizar la recogida selectiva). Con el cambio de actitud individual podemos contribuir para el medio ambiente, pudiendo disfrutar de un aire puro y saludable.

Recomendado