Escuelapedia.com Historia Invasiones de los bárbaros

Avisos google

Invasiones de los bárbaros

Invasion Barbaros
La formación de un vasto imperio trajo a los romanos una serie de dificultades relacionadas con el mantenimiento de los límites territoriales con otros pueblos europeos. Durante el siglo IV, los pueblos germanos se sintieron atraídos gradualmente por la disponibilidad de tierras fértiles y clima templado de las posesiones romanas. Al mismo tiempo, estas poblaciones también sufrían una fuerte presión militar ejercida por los hunos, habilidosos guerreros mongoles que forzaban la entrada de los germánicos en el Imperio Romano.

En ese momento, los romanos acostumbraban a llamar a estos invasores como bárbaros. Esta palabra de origen griego estaba dirigida en general a todos los que no eran capaces de asimilar el idioma y las costumbres romanas considerados como extranjeros. A pesar de esta distinción, las invasiones bárbaras fueron directamente responsables de un intenso intercambio cultural que cambió radicalmente la diversidad étnica, política, económica, lingüística y religiosa del mundo occidental.

Inicialmente, el acercamiento entre los romanos y los bárbaros se produjo pacíficamente a lo largo de la frontera natural establecido por el río Reno. En el siglo XII a.C., el intento de ampliar los territorios llevó a los romanos a establecer el envío de tropas a los alrededores del río Elba. Tal acción podría ser el primer paso en el imperio romano para establecer nuevas áreas en Germania. Sin embargo, esta región terminaría por destruir la frontera romana por detrás del río Reno.

Progresivamente, su contacto con los bárbaros permitió la entrada a extranjeros en la propia estructura de poder romano. Algunos alemanes fueron contratados para realizar la escolta personal de los emperadores. Al mismo tiempo, las personas que habitaron la frontera habían sido reconocido como federados, que tenían la función de evitar que otras personas extranjeras entrasen en los dominios romanos. Sin embargo, cuando los hunos atacaron a las tribus germánicas, la entrada de extranjeros se intensificó.

Escapando del terror impuesto por los hunos, los visigodos rompieron la frontera del Imperio Romano y pidieron ayuda a las autoridades. El emperador Valente decidió acogerlos en Macedonia bajo la garantía de la protección de las fronteras de esa región. Sin embargo, la presencia de los visigodos se convirtió en una amenaza cuando trataron de controlar el espacio político macedonio de los extranjeros. Poco después, otras tribus buscaron refugio en Europa.

Teniendo en cuenta la fragilidad de los militares romanos, algunas tribus germánicas vieron la posibilidad de dominar algunas partes del Imperio. Alrededor del 402 d.C., el rey de los visigodos, Alarico, promovió una serie de campañas militares para conquistar la península italiana. Para que no tomase Roma, el monarca recibió de las autoridades romanas varios sobornos en forma de tierras y tributos. Enseguida, los visigodos avanzaron a la Península Ibérica y la región sur de Galia.

Alrededor del 406 d.C., las tribus germánicas habían entrado en el territorio romano militarmente debilitado. Progresivamente conquistaron el norte de África y, bajo el mando de Genserico, rey de los vándalos, formó su reino con su capital en Cartago. En el año 455, se aprovechó de su fuerza económica y militar para saquear la ciudad de Roma.

Los francos conquistaron la parte norte de la Galia. En el año 433, se establecieron en la región del Ródano. Más tarde avanzaron la conquista sobre la isla de Gran Bretaña. El Imperio Romano se mostró completamente derrotado con la formación de nuevos reinos que se llevó a cabo por toda la Europa occidental. Pese a todo, los romanos aún tenían el control de la península italiana. Sin embargo, en el año 476 d.C., los hérulos, liderados por el rey Odoraco, habían depuesto Rómulo Augústulo, el último emperador del Imperio Romano de Occidente.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Otras materias disponibles
Subir arriba ↑