Escuelapedia.com Historia Integración comercial de África en el mercado capitalista

Avisos google

Integración comercial de África en el mercado capitalista

Africa capitalismo

La integración comercial de África con los otros continentes del mundo se amplió desde el siglo XV, con las grandes navegaciones portuguesas, que comenzaron a explotar económicamente la costa del continente. Sin embargo, a partir de los siglos siguientes, el vínculo comercial se redujo aún más con el tráfico internacional de esclavos en el comercio triangular que vinculaba a África, América y Europa.

Pero las acciones por la abolición de la esclavitud y la trata de esclavos, harían que el comercio de Europa con el continente africano iniciase un cambio, introduciéndose de manera más integrada al modo de producción capitalista que se desarrollaba. Este cambio se inició principalmente desde la segunda mitad del siglo XVIII.

El ofrecimiento de esclavos como objeto de lujo era lo que garantizaba el comercio de esas personas hasta el momento en que los cultivos del continente americano pasaron a necesitar de un contingente de fuerza de trabajo numeroso y constante. El ofrecimiento de esclavo como objeto de lujo dio lugar a la producción del esclavo para la venta en el comercio triangular, pasando los traficantes africanos a buscar cada vez más en el interior del continente personas para trabajar obligatoriamente en América.

Según el sociólogo estadounidense Immanuel Wallerstein, los esclavos pasaron de artículo de lujo a artículo de primera necesidad con la ampliación del tráfico en el comercio triangular. El sociólogo afirma todavía que al pasar para el segundo término, el tráfico de esclavos introdujo algunas regiones de África en la economía del mundo capitalista y la producción del esclavo pasó a ser planteada como resultado de sus costos.

Lo que contaba en ese momento eran los mecanismos productivos presentes en el modo de producción capitalista, como el tiempo de reproducción de los esclavos y los gastos para esa reproducción, bien como los beneficios para el sistema capitalista que el trabajo de esclavo generaría con su trabajo, resultado también de su productividad.

Sin embargo, otras partes de África serían solamente introducidas en la economía capitalista mundial después del período de 1730-1750, junto con otras regiones del planeta, como Rusia y Turquía. Esta inserción se vinculó a nuevos cultivos agrícolas y el comienzo de una nueva división social del trabajo en el continente.

Sin embargo, a fin de la inserción era posible, era necesario crear nuevas estructuras coloniales, principalmente políticas, para que hubiese adecuación para la integración económica que se iniciaba. Esto ocurrió en varias formas, haciendo que las organizaciones políticas tradicionales de las tribus y reinos africanos se adaptaran a las necesidades económicas del mercado capitalista.

Según Wallerstein, hubo cuatro cambios en los procesos de acción de integración del continente africano en el sistema capitalista mundial: una producción de bienes de primera necesidad, una producción orientada al mercado, la contratación de trabajadores y nuevas estructuras de oferta laboral y la creación de beneficios a los que dominaban la producción en el plano local.

Hasta el momento de la integración en el siglo XVIII, el comercio intercontinental en que estaba introducida África se restringía al tráfico de esclavos. Sin embargo, después de ese siglo, la situación se alteró pues hubo la producción de otras mercancías para ser comercializadas. Nuevos productos fueron producidos en regiones que antes no estaban unidos al comercio capitalista: en Egipto, se pasó a producir el algodón para las industrias europeas. En África Occidental, el aceite de palma, el cacahuete y el látex se hicieron importantes bienes para ser comercializados.

Estos productos de primera necesidad pasaron a tener su producción orientada al mercado europeo. Tales producciones cambiaron la estructura productiva en los lugares en que ocurrían, ya que las viejas estructuras de producción dieron lugar a una división del trabajo capitalista, con la creciente especialización de funciones. Los estratos sociales más altos de las sociedades africanas comenzaron a controlar las acciones de esta mano de obra.

Por otro lado, los europeos todavía controlaban el comercio en los puertos, antes de la función ejercida por intermediarios africanos. Al mismo tiempo, el aumento de la exportación de estos nuevos productos ha estado acompañada por el aumento de las importaciones de mercancías europeas, especialmente de productos manufacturados. Esos intercambios comerciales hicieron más fuertes los lazos que unían los continentes europeo y africano.

La excepción en este caso era África Oriental, que seguía siendo más distante de la economía capitalista mundial, y en el siglo XIX aún ofrecía fuente de mano de obra esclava.

Por consiguiente, los cambios en las estructuras de organización política interna en los países africanos, después del siglo XVIII, fueron debido a ambas presiones económicas externas de integración en la economía mundial y la actuación de agentes internos interesados en el desarrollo de esas nuevas relaciones productivas y comerciales, cuando las estructuras existentes no ayudaban a la ejecución de esos intereses. Estas son algunas de las características de la forma en que algunas regiones del continente africano han tenido lazos comerciales y productivos con la economía capitalista.

Recomendado