Escuelapedia.com Historia Independencia en los Estados Unidos

Avisos google

Independencia en los Estados Unidos

La independencia de los Estados Unidos

En el siglo XVIII, vemos el proceso de la caída de las monarquías absolutistas, que marcó el final de un período llamado Antiguo Régimen. Combatiendo los principios religiosos, filosóficos y políticos que fundamentaron la definición de un poder centralizado y la manutención de ciertas prácticas feudales, las revoluciones burguesas señalizaban la creación de una nueva forma de poder establecido.

De acuerdo con la historiografía, la primera experiencia revolucionaria en defender las ideas de la Ilustración y reivindicar el fin de la opresión monárquica sucedía en el territorio de las trece colinas inglesas en suelo americano. Desde el lado de la Corona Británica, las trece colonias desarrollaron ciertas peculiaridades económicas, políticas y culturales. Sin contar con un modelo homogéneo de explotación colonial, los habitantes de esa región tenían una relación diferente con su metrópoli.

Conocida como ‘neglicencia saludable’, la libertad concedida por el gobierno británico a los colonos norteamericanos fue responsable por el florecimiento de un espíritu autónomo y la consolidación de diferentes formas de explotación del territorio. Al sur, la economía basada en la plantación de exportación sustentada por el trabajo esclavo hacía contraste con las pequeñas propiedades y las actividades comerciales emprendidas por los colonos del norte.

A lo largo del siglo XVII, la participación de Inglaterra en las guerras de Europa se convirtió en uno de los principales factores explicativos de toda libertad política y económica otorgada a las Trece Colonias. Entre los conflictos en los que Gran Bretaña estuvo involucrada en la Guerra de los Siete Años (1756 – 1763) fue el encargado de vaciar las arcas del país. Tratando de remediar sus facturas, Gran Bretaña decidió reforzar sus relaciones con las colonias.

En 1764, la llamada Ley del Azúcar obligó a los colonos a pagar una tasa adicional bajo cualquier carga de azúcar que no perteneciera a las colonias británicas. Con este requisito, la autonomía económica de los colonos empezó a ser amenazada. Al año siguiente, la Ley de Sellos exigió la compra de un sello que se encuentra en todos los documentos distribuidos por el territorio. Ya en 1773, la Ley del Té obligó a la colonia a consumir té sólo si tenía como origen los buques británicos.

No satisfecho con tales excesos e inspirados por los escritos de los pensadores John Locke y Thomas Paine – francos opositores de la dominación colonial – los colonos norteamericanos comenzaron a oponerse a la presencia británica en las Trece Colonias. En diciembre de 1773, organizaron una revuelta contra el monopolio del té que fue conocido como Boston Tea Party. Intransigente a las protestas coloniales, Inglaterra decidió cerrar el puerto de Boston (local de manifestaciones) e imponer las llamadas Leyes Intolerables.

Al año siguiente, reunidos en el Primer Congreso de Filadelfia, los colonos elaboraron un documento exigiendo el fin de las necesidades metropolitanas. En el II Congreso de Filadelfia, que tuvo lugar el 4 de julio de 1776, los colonos decidieron romper finalmente con Inglaterra, proclamando su independencia.

Al no reconocer las resoluciones del Congreso de Filadelfia, Inglaterra entró en conflicto contras las trece colonias. Estos enfrentamientos marcaron la llamada Guerra de la Independencia de las Trece Colonias. Con el apoyo de los enemigos franceses, enemigos históricos de Inglaterra, las trece colonias ganaron la guerra, teniendo su independencia reconocida en 1783.

Adoptando un sistema político republicano y federalista, los Estados Unidos promulgaron sus estatutos en 1787. Los ideales de libertad y prosperidad defendidos por los fundadores de la república norteamericana no reflejaron la situación dispar de los estados del Norte y del Sur. Tales diferencias acabaron por promover un conflicto interno, que quedó conocido como Guerra de Secesión.

Recomendado