Escuelapedia.com Ciencias Importancia del agua en el planeta

Avisos google

Importancia del agua en el planeta

Importancia del agua en el planeta

La importancia del agua en la vida del planeta es de proporción gigantesca, ya que es un elemento esencial para la supervivencia de los animales y las plantas en la Tierra. En consecuencia, cuando no hay agua, la vida está amenazada, ya que el agua es la fuente de la vida en la Tierra.

Estamos tan acostumbrados a la presencia de agua que sólo nos damos cuenta de su importancia cuando se carece. Tengamos en cuenta que la mayoría de las células de nuestro cuerpo tienen agua, y las plantas y los animales necesitan de este compuesto para vivir.

Ciclo del agua

Alrededor de dos tercios de la superficie terrestre está cubierta por agua, ya sea en estado líquido (océanos mares, lagos, ríos y aguas subterráneas) o en estado sólido (glaciares y nieve).

Una parte significativa de estas aguas están en constante circulación, bajo el calor y la acción del viento solar, que se convierten en vapor, lo que constituye el llamado ciclo del agua o ciclo hidrológico cuya importancia es vital para la biosfera, es decir, para todos los seres vivos en la Tierra y sus respectivos hábitats.

Parte de este vapor también es producido por la transpiración de los organismos vegetales y animales. Como ejemplo cabe destacar que, en un día, un árbol grande puede llegar a evaporar hasta 300 litros de agua.

En las partes más altas, el ambiente es tan frío que el vapor se condensa en pequeñas gotas de agua, copos de nieve y cristales de hielo que se forman las nubes. Al ser llevadas por el viento a regiones más frías, se produce la precipitación de lluvia, nieve o granizo.

Si en el momento de las lluvias las capas bajas de la atmósfera son más cálidas, el agua cae en forma de lluvia. Si temperatura cerca de la superficie es inferior a cero, la precipitación se llevará a cabo en forma de nieve o granizo.

Preservación del agua

Preservar el ciclo vital de agua es preservar la naturaleza. En muchas regiones de la Tierra, el ciclo natural ha sufrido muchos cambios. Mientras tanto, la intensa deforestación hacen que el agua precipitada en forma de lluvia, drene más rápidamente, lo que reduce la infiltración en el suelo y el apoyo de los cursos de agua, lo que lleva a su desaparición en el periodo de sequías.

La impermeabilización del suelo de las ciudades, intensificado por el uso de asfalto, hormigón y pavimento, reduce la infiltración del agua, también no facilitando los cursos subterráneos. Muchas ciudades necesitan esta agua, extraída a partir de la perforación de pozos para satisfacer sus necesidades.

La preservación de los ríos es muy importante, ya que conserva gran parte de la vida. Así, muchas ciudades son formadas cerca de los ríos, donde las aguas son explotadas como fuentes de abastecimiento, de alimento, de uso doméstico, de irrigación, de producción industrial, como fuente de energía, como medio de transporte, entre otros.

La distribución de agua en todo el planeta no se hace de manera regular, y en muchos lugares es escasa, lo que dificulta el uso del espacio y su uso por el ser humano. Diversas alternativas se plantean para resolver este problema, entre ellas la construcción de presas, lagos, estanques, canales o desvíos de cursos de los ríos, en beneficio de las zonas secas; o la transformación del agua salada en agua dulce por el proceso de desalinización, por ejemplo.

Contaminación del agua

La contaminación del agua, causada por el crecimiento demográfico y el mal uso de los recursos hídricos, está poniendo en peligro la calidad de las aguas superficiales y subterráneas de nuestro planeta. La contaminación plantea una verdadera amenaza para la calidad del agua, pudiendo causar graves daños a la salud y al medio ambiente.

Los productos químicos tóxicos, como metales pesados, cadmio y mercurio, empleados en industrias cuyos desechos se vierten directamente a los ríos, lagos o aguas costeras, pueden matar organismos vivos y se acumulan en los tejidos de peces y crustáceos, que son parte de la cadena alimentaria humana; por tanto, pueden causar un grave daño al propio ser humano.

Los nitratos y pesticidas utilizados en la agricultura, que contaminan la capa freática, han sido asociados con el desarrollo de diversos tipos de enfermedades. La contaminación térmica, producida por el agua utilizada en el sistema de refrigeración de las centrales también reduce la sostenibilidad de los ríos y lagos haciéndolos más limitados en cantidad y calidad.

De este modo preservar los cursos de agua y utilizar este componente de manera sostenible es la principal preocupación de la sociedad responsable. La protección de las fuentes de agua, la recuperación de los ríos contaminados, el ejercicio de la educación ambiental, es necesario, tanto para la calidad de vida de hoy como para la supervivencia de las futuras generaciones.

Contenidos recomendados
Recomendado