Escuelapedia.com Historia Imperio bizantino (Resumen)

Avisos google

Imperio bizantino (Resumen)

Imperio Bizantino Resumen

Después de la caída del último emperador romano de Occidente en el 476, depuesto por los bárbaros germánicos, el Imperio de Occidente dejó de existir. Sin embargo, su homólogo oriental sobreviviría por casi un milenio.

La supervivencia del Imperio Romano de Oriente o Imperio Bizantino –nombrado así por Bizancio, el antiguo nombre de la ciudad de Constantinopla –se explica por el mantenimiento del comercio internacional en las manos de los bizantinos y la preservación Constantinopla como uno de los terminales de rutas procedentes de Asia. A pesar de la expansión islámica, responsable de una considerable reducción del territorio dominado, el Imperio Bizantino había logrado mantener su economía. El comercio le propició la renta necesaria para mantener un ejército vivaz y todavía expresivo.

Después de las invasiones bárbaras, el Occidente latino fue parcialmente germanizado, mientras que el Oriente se mantuvo unido a la cultura griega y al orientalismo.

El gobierno de Justiniano

El imperio bizantino alcanzó la cima de su esplendor con Justiniano (527-565). Ambicioso, aliado al ámbito mercantil, llevó a cabo la reconquista del antiguo Imperio Romano de Occidente. Para ello, organizó un gran ejército y una poderosa flota.

Las conquistas de Justiniano pretendían preservar la base económica del Imperio de Oriente y restaurar la unidad del Imperio Romano. Las relaciones comerciales entre las ciudades del contorno mediterráneo fueron activadas desde las victorias del general bizantino Belisario, que gobernó Egipto y su gran producción de trigo. El avance militar continuó bajo el liderazgo de la autoridad de Belisario y de otro general competente, Narsés, acabando con el reino vándalo del norte de África y el reino de los ostrogodos en Italia. El límite máximo de ocupación y reconquista bizantina fue el sur de la península Ibérica, tomada por los visigodos.

Pero el mantenimiento de un imperio formidable exigió grandes sacrificios. Por otro lado, las victorias en el Oeste fueron comprometidas por algunas derrotas contra los persas en las fronteras orientales. En consecuencia, después de la muerte de Justiniano, el Imperio Bizantino se vio obligado a abandonar gradualmente las regiones conquistadas, incluyendo la pérdida territorios que eran propios, fuera en Oriente Próximo (para los árabes), como en la península Balcánica (para los eslavos).

El Código de Justiniano

Justiniano se preocupó por la codificación del Derecho Romano. Así nació el Corpus Juris Civilis, preparado por una comisión de juristas designados por Justiniano. En este trabajo jurídico, todo el derecho romano se revisó, se corrigieron las omisiones y las contradicciones fueron eliminadas. El jurista Triboniano dirigió la obra, lo que resultó en la liberación de un cuerpo de leyes, dividido en cuatro partes: Código, Digesto, Instituciones y Novelas. Este trabajo sobrevivió al Imperio Bizantino, sirviendo de base para casi toda la legislación moderna.

La revuelta de Nika

En el reinado de Justiniano ocurrió un levantamiento popular importante, fiel reflejo de la explotación económica y opresión sufrida por las capas sociales inferiores. El pretexto para la insurrección surgió en el Hipódromo de Constantinopla, donde los bizantinos acompañaban con fervoroso interés las disputas entre los equipos de los Verdes y Azules.

La proclamación de una victoria dudosa en una carrera, provocó un motín que rápidamente se convirtió en rebelión. Los insurgentes marcharon contra el palacio imperial gritando «Nike» (trad. Victoria), de ahí el nombre dado a la sedición. El movimiento fue aplastado gracias a la energía de la emperatriz Teodora.

La religión en el Imperio Bizantino

En el Imperio Romano de Oriente, la autoridad temporal –es decir, política –, ejercida por el emperador, era superpuesta a la autoridad espiritual –es decir, religiosa –del patriarca de Constantinopla, que se tradujo en la sumisión de la Iglesia del Estado (cesaropapismo).

El Imperio Bizantino tuvo una vida religiosa vibrante en las disputas doctrinales que con el tiempo llegaron al extremo de la guerra civil. Justiniano defendió la ortodoxia cristiana con firmeza, luchando contra dos tendencias herejes contemporáneas: en Oriente, el arrianismo y, en el este, el monofisismo (este último con el apoyo de la misma emperatriz Teodora, esposa de Justiniano). Ambas herejías negaron la existencia en Cristo de una doble naturaleza – divina y humana.

En el siglo VIII, irrumpió en Constantinopla el movimiento iconoclasta. Su inspiración fue el emperador León III, quien prohibió la adoración de imagenes y ordenó que fueran destruidas. Los partidarios del culto sufrieron una persecución violenta, pero las imagenes terminaron siendo reintroducidas finalmente en las iglesias.

Con el tiempo, se volvió cada vez más difícil para el Papa (obispo de Roma) imponer su autoridad sobre la Iglesia de Oriente. La crisis alcanzó su punto máximo en 1054 cuando el patriarca de Constantinopla, con el apoyo del emperador bizantino, se negó a continuar haciendo lo que la autoridad papal oficial dictaminaba. Esta ruptura, conocida como Cisma, dio lugar a la Iglesia Católica Ortodoxa, cuya doctrina es básicamente idéntica a la Iglesia Católica Romana, aunque hay diferencias en el ritual y la organización eclesiástica.

La crisis del Imperio Bizantino

Los sucesores de Justiniano se mostraron incapaces de mantener su vasto patrimonio. Además de las divisiones religiosas, los conflictos políticos y los golpes de Estado dañaron a toda una civilización. Las conquistas del oeste fueron abandonadas poco a poco. La corrupción administrativa era común y el caos económico liberó fuertes tensiones.

Heraclio (610-641) fue el último gran emperador bizantino. Cuando ascendió al poder, los persas habían invadido Siria, capturado Jerusalén y conquistado Egipto, lo que socava negativamente las rutas comerciales y fuentes de abastecimiento de los bizantinos. Heraclio tomó la ofensiva y retomó las áreas perdidas, empujando al enemigo a la parte posterior del río Eufrates.

Después de Heraclio, el Imperio Bizantino vivió una larga. En el siglo VII la expansión árabe sacudió el Medio Oriente, comprometiendo regiones que van desde Persia hasta el Estrecho de Gibraltar. Palestina, Siria y el norte de África se habían perdido definitivamente. Mientras tanto, las migraciones eslavas causaron agitación en los Balcanes y los búlgaros se establecieron al sur del Danubio.

En los siglos posteriores Constantinopla lucho constantemente por su supervivencia. Búlgaros, árabes, mongoles y turcos selyúcidas atacaron el imperio en crisis, pero su capital aún mantenía una vitalidad económica increíble. En 1204, los caballeros de la Cuarta Cruzada saquearon la ciudad y fundaron un breve Imperio Latino de Oriente. Sin embargo, el Imperio Bizantino logró superar esa vicisitud, aunque cada vez más debilitado.

El final llegó en 1453 cuando los turcos otomanos, bajo las órdenes del sultán Mohamed II, finalmente conquistaron la legendaria ciudad de Bizancio. El último emperador, Constantino XI, murió frente al enemigo.

Conclusión

La supervivencia del Imperio Bizantino durante todo el período medieval mantuvo el bastión cristiano en Oriente, a pesar de los ataques de los persas, los eslavos y musulmanes durante un prolongado tiempo.

La actividad de los barcos y los comerciantes bizantinos garantizó para Constantinopla un esplendor envidiable, con un fabuloso tesoro artístico dotado de templos, pinturas, esculturas y mosaicos. Fue también el Imperio Bizantino responsable de la preservación del acervo cultural grecorromano. Así, el Imperio Romano de Oriente formó el gran puente entre la Antigüedad y la Edad Moderna.

Datos sobre el articulo
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado