Escuelapedia.com Historia Imperio Babilónico – Jardines Colgantes de Babilonia

Avisos google

Imperio Babilónico – Jardines Colgantes de Babilonia

Considerado como una de las siete maravillas del mundo antiguo, los Jardines Colgantes de Babilonia fueron hermosos jardines construidos en el año 600 a.C. por orden del poderoso emperador Nabucodonosor II, para agradar a su esposa preferida, Amitis, que supuestamente sentía mucha nostalgia de las montañas verde de su tierra natal.

A pesar de parecer algo magnífico, no hay ningún documento concreto que pruebe la existencia de los Jardines Suspensos en Mesopotamia. Algunos historiadores modernos llegaron a argumentar que cuando los soldados fieles a Alejandro el Grande conquistaron las tierras de Mesopotamia y llegaron a Babilonia, luego quedaron impresionados con tal belleza arquitectónica.

Tiempo después, cuando regresaron a sus tierras, contaban historias sobre los hermosos jardines y palmeras del área conquistada, incluyendo el vistoso palacio de Nabucodonosor, la Torre de Babel y los templos llamados zigurates. Actualmente, varios arqueólogos dedican su trabajo a las investigaciones para juntar evidencias suficientes para alcanzar conclusiones finales sobre la ubicación de los jardines, su riego y supuesta fantástica apariencia.

¿Cómo eran los jardines?

Compuestos por cerca de seis terrazas construidas como pisos, para dar la idea de ser suspendidos, los jardines suspendidos de Babilonia fueron muy bien diseñados. Los pisos tenían cerca de 120 metros cuadrados, apoyados por gigantes columnas que llegaban a medir hasta 100 metros.

Cada una de las superficies estaba adornada con jardines botánicos que contenían muchos árboles frutales. Algunas esculturas de los dioses adorados por los aclamios también podrían encontrarse en las superficies de los jardines.

Había una llanura rectangular que contenía cascadas, probablemente para ayudar en la irrigación.

Como se ubicaba bastante cerca del río Eufrates, amplios sistemas de irrigación fluvial alcanzaban la superficie, ya través de pozos gigantes conseguían regar perfectamente los jardines, preservando su belleza.

Recomendado