Escuelapedia.com Historia Imperialismo en Asia

Avisos google

Imperialismo en Asia

Imperialismo en Asia
Antes del siglo XIX, las relaciones entre Asia y el mundo occidental se resumían al contacto establecido entre las ciudades portuarias y los buques comerciales europeos. Algunas experiencias coloniales se desarrollaron en las regiones de Macao (China), Goa, Damán y Diu (India) y Timor (Indonesia), todas ellas controladas por los portugueses. Además, los españoles explotaron las Filipinas y los holandeses se establecieron en las regiones de Java y Sumatra.

En la segunda mitad del siglo XVIII, con la creación de la Compañía Británica de las Indias Orientales, los británicos comenzaron a realizar la conquista progresiva de la India. En el proceso, entraron en la lucha contra la presencia francesa en la región e impusieron su fuerza contra los príncipes locales. Hasta la primera mitad del siglo XIX, los británicos concentraron la recaudación de impuestos, practicaron el comercio y vigilaron a la población local con el uso de las tropas nativas, miembros conocidos como cipayos.

La acción inglesa también se extendió a China, cuando los británicos descubrieron que podrían lucrarse de la comercialización del opio como estupefaciente. Inconformados con los daños provocados a la salud de la población, el gobierno chino estableció la prohibición del comercio de la droga y una severa política contra cualquier intento de contrabando del mismo producto. Lógicamente, los británicos se sintieron intensamente afectados por la medida.

La diferencia de interés acabó resultando en las llamadas Guerras del Opio, que se desarrollaron entre 1839 y 1842 y 1856 a 1860. Por medio de la victoria, los británicos impusieron una serie de tratados que garantizaron los intereses políticos y económicos sobre la región. Varios puertos comerciales chinos fueron abiertos a los países europeos, la comercialización del opio liberada y la acción de los misionarios cristianos reconocida.

Otras potencias como Rusia, Estados Unidos, Francia, Alemania y Japón también utilizaron su influencia y su capacidad militar para hacer valer a sus intereses en el territorio chino. Entre 1900 y 1901, chinos descontentos con la dominación extranjera organizaron una serie de levantamientos y ataques. Conocida como la Guerra de los Bóxers, este evento fue duramente combatido por una colisión de las fuerzas imperialistas japonesas, europeas y americanas.

Con la derrota a los británicos en la India, los franceses emprendieron su proyecto de dominación en otras regiones del continente asiático. Entre las décadas de 1850 y 1860, conquistaron la península Indochina, correspondiente a la actual Vietnam del sur. Poco después, expandió su presencia con la anexión de Camboya, Laos y el resto del territorio vietnamita. A través de estas conquistas, los franceses ampliaron sus mercados y racionalizaron el comercio de tejidos con los chinos.

Los Estados Unidos y Alemania emprendieron su acción en Asia a través de la conquista de varias islas en el océano Pacífico. Hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial, más del 60 por ciento de la tierra y pueblos de todo el planeta estaban bajo el control de las grandes potencias occidentales. Dentro de ese universo de valores, casi toda Oceanía y el 56 por ciento de Asia pertenecía a otra nación.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado