Escuelapedia.com Tecnologia Historia del micrófono

Avisos google

Historia del micrófono

Historia del microfono

El dispositivo de micrófono muy útil hoy en día, sirve para transformar el sonido en energía eléctrica. Casi siempre, esta energía es tirada en un amplificador, haciendo que haya una amplificación del sonido con un menor esfuerzo vocal.

El 4 de marzo de 1877, Emile Berninder creó el primer micrófono de la historia. Sin embargo, el primer dispositivo utilizable fue creado simultáneamente por Alexander Graham Bell, que en sus laboratorios lo perfeccionó significativamente, y Elisha Gray.

El desarrollo del micrófono es muy importante para la aparición de otras invenciones en años posteriores, tales como la radio y la televisión, por ejemplo. Por otra parte, su invento se hizo muy útil en guerras y combates de cualquier fin, para la transmisión y recepción de mensajes. Es muy probable que sin el micrófono tampoco hubiera hoy la popularización de bandas y conjuntos musicales.

Qué es el micrófono

El micrófono es un dispositivo electromecánico utilizado para convertir el sonido –energía mecánica– en energía eléctrica. Los micrófonos tienen muchas aplicaciones, tales como en los teléfonos, grabadoras, audífonos y en las transmisiones de radio y televisión. Los diseños convencionales tienen un diafragma que vibra de acuerdo con la presión ejercida por las ondas de sonido.

La conversión de energía acústica en una señal eléctrica se puede realizar de varias maneras, siendo más comunes los procesos empleados en los micrófonos de carbón, de bobina móvil, de cinta metálica, de cristal y en los modelos electrostáticos.

El micrófono de carbón consiste básicamente en un diafragma, una cierta cantidad de carbón granulado y una fuente de electricidad en corriente continua. Las vibraciones del diafragma causadas por las ondas de sonido, se transfieren a los gránulos de carbón, mediante la variación del valor medio de su resistencia eléctrica. Las señales eléctricas resultantes corresponden a las ondas sonoras captadas por el diafragma. A pesar de no contar con alta fidelidad, los micrófonos tienen un coste relativamente bajo y una gran durabilidad.

El micrófono de bobina móvil funciona sobre la base del electromagnetismo. Una bobina móvil, fijada a la cara posterior del diafragma, vibra en el campo magnético de un imán permanente, conforme a las presiones de las ondas sonoras. Ese movimiento relativo induce en los cables de la bobina una corriente variable. Una cinta de metal, suspendida entre los polos de un imán permanente, sirve como diafragma.

El micrófono de cristal utiliza el efecto piezoeléctrico, cuando un pedazo de sal de Rochelle es presionado o trenzado, se crea entre dos de sus caras una diferencia de potencial. La incidencia de una presión alternada (creada por la vibración de las ondas de sonido), genera entonces en ese cristal una corriente eléctrica alternada, con impulsos correspondientes a esas vibraciones.

El micrófono electrostático es realmente un compuesto de dos placas de condensador, uno fijo y uno móvil. Con la vibración de la placa móvil (que sirve como diafragma) aumenta la capacidad media del condensador, aumentándose una corriente alterna al voltaje original del dispositivo. Esos impulsos adicionales están directamente relacionados con el movimiento vibratorio del diafragma.

La capacidad de respuesta de un micrófono se determina sometiendo el dispositivo a varias frecuencias de sonido de la misma intensidad y el registro de la potencia eléctrica resultante. Los dos conjuntos de valores se muestran gráficamente: la frecuencia y la salida eléctrica relativa. Si el gráfico de respuesta de frecuencia presenta una línea horizontal, eso significa que el micrófono produce la misma señal eléctrica para todas las frecuencias.

Otras materias disponibles
Subir arriba ↑