Escuelapedia.com Historia Historia del Dibujo

Avisos google

Historia del Dibujo

Historia del dibujo

La historia del diseño comienza casi al mismo tiempo que el hombre. En las cuevas se registraron por medio de dibujos, los hábitos y experiencias de los primitivos ‘hombres de las cavernas‘ que usaron las pinturas rupestres como una manera de expresar y comunicar, incluso antes de consolidar el lenguaje verbal. A través de los siglos, el diseño se ha convertido en una forma cada vez más utilizada de muchas maneras diferentes. Sigue siendo un precursor de la lengua escrita, y así de la fotografía, del cine, e incluso representaciones cartográficas.

El dibujo sirvió para ilustrar templos sagrados y tumbas, como en la civilización egicipia, donde relataron casi todas las historias de la vida cotidiana e incluso la vida después de la muerte; a veces representando a los dioses mitológicos griegos, o incluso conduciendo a navegantes por mares desconocidos. Durante los siglos XV y XVI y en la era posterior, el arte de diseñar acompañó al hombre durante todo su desarrollo como parte inherente de su historia y, todavía hoy, es capaz de sorprender y encantar a cualquiera que concede una breve contemplación.

En tiempos prehistóricos, el diseño surgió como una manera para que la gente se comunicase facilitando el desarrollo de un lenguaje hablado y escrito. No que el hombre haya aprendido y diseñar antes de hablar, porque eso es prácticamente imposible de determinar una vez que el lenguaje hablado no deja marcas en paredes como las pinturas rupestres. Resulta innegable que la expresión por medio de pinturas facilitó la comunicación para aquellos pueblos.

En la antigüedad, el dibujo alcanza un estatus sagrado, principalmente en Egipto, donde es usado para decorar la arquitectura religiosa. Tanto es así que, para los antiguos egipcios, una grave condenación para alguien tras la muerte es tener raspados todos los dibujos e inscripciones de su tumba. Mesopotámicos, chinos y pueblos del continente americano desarrollaron cada uno un sistema diferente de diseñar, con significados propios, simbología cultural y caracterizantes de cada población. Del mismo modo ocurría en la antigüedad clásica, cuando los griegos y romanos usaron el dibujo para representar a sus dioses.

Ya en Mesopotamia el diseño se utilizó para crear representaciones de las rutas terrestres de forma bastante primitiva. El nacimiento de la representación cartográfica de las rutas comerciales y los dominios gana expansión con el crecimiento del Imperio Romano y la popularización de sus cartas.

Pero un acontecimiento muy importante para todas las formas de diseño fue la invención del papel por los chinos hace más de tres mil años. Se utilizaron diferentes materiales previamente a las representaciones como bloques de barro o arcilla, cuero, tela, hojas de palma, piedras, huesos de ballena, papiro (un tipo de papel fibroso más ampliamente utilizado por los egipcios) e incluso bambú. Se estima que para el año VI a,C. los chinos ya estaban usando un pañuelo de papel adecuado para el dibujo y la escritura. Pero el papel como lo conocemos hoy surgió en el año 105, después de haber sido mantenido en secreto por los chinos durante casi 600 años. La técnica, aunque había evolucionado, todavía mantenía el mismo principio de la extracción de fibras vegetales, prensado y secado.

Los instrumentos utilizados para hacer el diseño eran también muy diferentes hasta que inventaron el bolígrafo común en 1938. La primera ‘herramienta‘ que se utiliza para dibujar eran los dedos con los que los hombres de las cavernas hicieron sus pinturas rupestres; posteriormente fueron utilizadas por los babilonios piezas de madera o una cuña en forma de hueso para dibujar en tablillas de arcilla (de ahí el nombre de la escritura ‘cuneiforme’). Con la invención del papiro por los egipcios era necesario desarrollar otros materiales para escribir y dibujar. Comenzaron a utilizarse la madera húmeda y los huesos con tinta vegetal y después las famosas plumas o el carbón que ya era utilizado por el hombre de las cavernas. Las plumas en el siglo XVIII, pasaron a ser de metal y en 1884, Lewis E. Watterman patentó la pluma, precursora de las esferográficas.

Del mismo modo, el equipo utilizado para el diseño evolucionaría en su conjunto. En Japón, la época más próspera de los samuráis (1192-1600) el dibujo experimenta un gran crecimiento. Los guerreros samurái estuvieron más dedicados a las artes. Fue lanzado en Japón la tinta creada por los chinos, al contrario de lo que se acostumbra a pensar. Se trataba de una tinta negra bastante usada para dibujar y que era hecha de un pigmento negro extraído de compuestos de carbono (como el carbón).

Al igual que prácticamente todas las formas tradicionales del arte, el dibujo fue bastante difundido entre sacerdotes tanto en el este como en el oeste. Por lo tanto, el arte todavía mantiene una relación con la religión, aunque en Japón se había convertido en la representación popular de la naturaleza y en la antigüedad ya se hiciesen dibujos sobre la vida y las personas.

Es en el Renacimiento que el dibujo gana una nueva perspectiva pasando a retratar más fielmente la realidad, al contrario de lo que sucedía, por ejemplo, en las ilustraciones de la Edad Media, cuando la falta de perspectiva creaba escenarios completamente inverosímiles. Con el Renacimiento surge un interés en la ciencia y la anatomía humana y los diseños ganan en realidad. Maestros de la pintura en la época eran excelentes dibujantes que usaban sus conocimientos anatómicos para dar más realidad a las imagenes a través del uso de sombras, proporciones, luz y colores.

Debido a la Revolución Industrial viene una nueva forma de dibujo frente a las máquinas y equipos de proyección: el diseño industrial.

En 1890, ocurre otro hito para el dibujo: la primera revista en cómics semanal de la historia. El 17 de mayo 1890 se lanzó el London Comic Cuts por el magnate Alfred Harmsworth, más tarde Lord Northcliffe. Sin embargo, otras fuentes atribuyen la hazaña a trabajos anteriores: una de estas obras serían los dibujos del llamado ‘Yellow Kid’, publicado en 1897 por Richard Outcalt.

Después de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), las caricaturas y dibujos animados se hacen populares y su uso se vuelve más frecuente. Con la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) no sólo las caricaturas en diarios tienen amplia circulación, sino que las animaciones están siendo utilizadas por ambos bandos una verdadera ’guerra visual’ haciendo un tipo de propaganda política en defensa de sus ideales.

Desde 1990 hasta hoy ha habido enormes avances. Cientos de revistas en el mundo se han dedicado exclusivamente al diseño en sus diversas formas: dibujos animados, diseños técnicos, diseños artísticos, caricaturas, anime, manga, grafiti, entre otros.

Técnica cada vez más refinada de diseño, obras de arte, diagramación, impresión y distribución posibilitaron además de la mejora técnica, la creación de estilos tan variados en cuanto a la variedad de público. Y esa historia nunca termina.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Artículos relacionados
Recomendado