Escuelapedia.com Varios Historia del cómic

Avisos google

Historia del cómic

Historia del comic

Mucho antes de superestrellas del cine y bien antes de otros super-amigos convocados en alguna sala de la Liga de la Justicia, todos ellos tenían algo en común. Batman, Superman, Spiderman, Iron Man, Joker, Lex Luthor y Los 4 Fantásticos, entre tantos otros villanos y héroes famosos, nacieron de la misma forma. Ellos surgieron para el mundo a través de las historias de cómics, un arte que durante décadas fue incomprendido y observado con preconceptos.

Historia del cómic

Las primeras manifestaciones de cómics, tal y como los conocemos, son del siglo XIX. A principios del siguiente siglo, ganaron espacio en periódicos de caricaturas políticas e historietas con personajes fijos como Los Sobrinos del Capitán. En 1933, en los Estados Unidos surgió Funnies on Parade, lo que sería el primer cómic con historias completas. Desde entonces, el arte del cómic, que ya había mostrado obras maestras como Little Nemo in Slumberland (1905), relevaba cada año artistas y personajes geniales: el Gato Félix, Tintín, Tarzan, Buck Rogers, Al Capp, Will Eisner, Moebius, Charles Schulz y Mauricio de Sousa, entre otros muchos.

Es en el siglo XIX que ocurre la pre-historia de los cómics. Historietas ilustradas, caricaturas y cuentos comenzaron a aparecer en periódicos y libros. Entre mayo de 1895 y mayo de 1896, Yellow Boy, creación de Richard Outcault, se convirtió en el primer personaje en aparecer semanalmente en un periódico. Las tiras del siglo XIX hasta el siglo XX marcaron el surgimiento de una ola de artistas y personajes.

Pero es en los años 20 y 30 que emerge una generación de creadores y criaturas brillantes. Entre ellos, Flash Gordon, Batman, Superman, así como los anteriormente mencionados. A pesar de la crisis económica de la Gran Depresión en los Estados Unidos –iniciada al final de la década 20– los años 30 fueron una época de oro para los cómics. Además de las historias creadas para periódicos, se desarrolló un vehículo de comunicación exclusivo, el comic book, que traía historias completas y eran impresos en formato de medio tabloide. Las historietas tampoco fueron limitadas a la comedia, pasando por otros géneros como la aventura, la fantasía y la ficción científica.

A partir de ese momento, los superhéroes y la popularidad de los cómics hicieron ese lenguaje de las formas más atrayentes e importantes para la cultura joven. Pero, el preconcepto contra la historias manifestado por la estética tradicional y por los estudiosos dejó durante mucho tiempo de reconocer la complejidad y la riqueza de las narrativas que unen imagenes y textos en cómics y el impacto de ellas en la cultura popular y en la contestación sociopolítica durante el siglo XX.

En los años 40, en plena ola de superhéroes, aparece la primera heroína de la historia de los cómics, Wonder Woman.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial con el surgimiento de la adolescencia como un fenómeno cultural en todo el mundo, los cómics conquistaron cada vez más espacio en la cultura joven. Ejemplo mayor de ese éxito fue Charles Schulz, que crió en 1950 Peanuts. Sus personajes principales son un chico acomplejado y perdedor llamado Charlie Brown y un perro Beagle curioso y filosófico conocido como Snoopy. Los constantes fracasos de Charlie Brown se transformaron en un consuelo para niños y adolescentes que tenían que convivir y enfrentar sus propios fracasos y humillaciones en una sociedad fuertemente competitiva emergida de los años 50.

Desde los años 40, debido al éxito de los libros de historietas de Superman, también llegó una legión de super-héroes y súper villanos. La influencia de la Guerra Fría (conflicto político, ideológico y cultural entre los Estados Unidos y la URSS), en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, amplió el número de personajes. En esa época uno de los artistas prominentes fue Stan Lee que desarrolló personajes tan emblemáticos como Spiderman, Los 4 Fantásticos, Iron Man, El Increíble Hulk, Thor, X-Men, Daredevil y Silver Surfer.

De los cómics al cine

Desde los primeros días, el cómic y el cine estuvieron muy próximos. Al final, las historias impresas son prácticamente un guión visual cinematográfico (story line). Pero el traspaso de un universo para otro no siempre fue una realización fácil o exitosa.

Los superhéroes ganaron superproducciones que generaron grandes beneficios, como las series de Spiderman, Batman y X-Men. Pero, una de las más innovadoras experiencias cinematográficas a partir de cómics respetando fuertemente su estética sucedería con Sin City (2005), con dirección de Robert Rodriguez y co-dirección de Frank Miller, teniendo a Quentin Tarantino como director invitado.

Creado a partir de la obra homónima de Miller, la película logró ser la más fiel e innovadora adaptación del lenguaje del cómico para el celuloide. Todos los recursos gráficos utilizados por Miller son reproducidos en el lenguaje cinematográfico, sólo que de una forma que potencializa los sentidos expresados en el cómic. La violencia y la sensualidad del cómic se traspasan a la pantalla del cine.

El resultado es una película que se puede clasificar como una obra de cine negro clásico típico con personajes de cómics dotados de poderes sobrenaturales. La simbiosis es tan perfecta que ganó el respeto de los seguidores del género y los admiradores de la obra de Miller publicada entre 1991 y 1992.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado