Escuelapedia.com Historia Historia del ateísmo hasta el Renacimiento

Avisos google

Historia del ateísmo hasta el Renacimiento

Historia Ateismo
Aunque el término ateísmo propiamente dicho tuvo origen en la Francia del siglo XVI, las ideas que serían hoy reconocidas como ateístas están documentadas desde la antigüedad clásica y el periodo védico.

Antigua religión hindú

Las escuelas ateístas se encuentran en el hinduismo y han existido desde la época de la religión védica. Entre las seis escuelas ortodoxas (āstika y nástika) de la filosofía hindú, Sankhya, el más viejo sistema filosófico, no acepta a Dios, mientras que la antigua Mimamsa también rechaza la noción de la divinidad y sostiene que la propia acción humana es suficiente para crear las circunstancias necesarias a la apreciación de sus frutos.

La completamente materialista y antiteísta escuela filosófica Carvaka que se originó en la India alrededor del siglo VI a.C. es probablemente la más explícitamente escuela atea de filosofía de la India, similar a la escuela cirenaica griega. Esta rama de la filosofía hindú se clasifica como heterodoxa debido a su rechazo de la autoridad de los Vedas y no se considera parte de las seis escuelas ortodoxas del hinduismo, pero cabe destacar como evidencia de un movimiento materialista en el hinduismo. Chatterjee y Datta explican que nuestra comprensión de la filosofía Carvaka es fragmentaria, basada fundamentalmente en la crítica de las ideas de otras escuelas, y que no es una tradición viva.

‘A pesar de que el materialismo de una forma u otra han estado siempre presente en la India, y referencias ocasionales sean encontradas en los Vedas, en la literatura budista, en los épicos, así como en las obras filosóficas posteriores, no encontramos ningún trabajo sistemático sobre el materialismo, ni cualquier escuela organizada de seguidores como las otras escuelas filosóficas poseen. Pero casi todos los trabajos de las otras escuelas mencionan, para refutación, los puntos de vista materialistas. Nuestro conocimiento del materialismo indio se basa sobre todo en esos trabajos’.
— Chatterjee y Datta

Otras filosofías indias generalmente consideradas como ateístas incluyen samkhya clásica y mimāṃsā. El rechazo de un Dios creador personal también se observa en el jainismo y el budismo en la India.

Antigüedad clásica

El ateísmo occidental tiene sus raíces en la filosofía presocrática griega, pero no surgió como una visión del mundo distinta hasta el final de la Ilustración. El filósofo sofista griego del siglo V a.C. Diágoras de Melos es conocido como el ‘primer ateo’ y es citado como tal por Cicerón en su De Natura Deorum. Critias vio la religión como una invención humana utilizada para asustar a la gente y hacerlos seguir un orden moral. Los atomistas como Demócrito intentaron explicar el mundo en una manera puramente materialista, sin referencia a lo místico o espiritual. Entre otros filósofos presocráticos que probablemente tenían vistas ateas se incluyen a Pródico de Ceos y Protágoras. En el siglo III a.C. los filósofos griegos Teodoro y Estrato de Lampsaco tampoco creyeron que los dioses existían.

Sócrates (471-399 a.C.) fue acusado de impiedad basado en el hecho de que él inspiró cuestionamiento de los dioses del Estado. Aunque él había contestado a la acusación de ser un ateo completo, diciendo que no podía ser un ateo visto que creía en espíritus, acabaría por ser condenado a muerte. Sócrates también reza a varios dioses en el Fedro de Platón y dice ‘Por Zeus’ en el diálogo La República. En Apología de Platón, Sócrates fue acusado por Meleto de no creer en los dioses.

Evémero (330-260 a.C.) publicó su opinión de que los dioses eran sólo los gobernantes, conquistadores y fundadores del pasado deificado, y que sus cultos y religiones eran en esencia la continuación de reinos desaparecidos y de las estructuras políticas anteriores. Aunque no fuese estrictamente un ateo, Evémero más tarde fue criticado por haber difundido el ateísmo por toda la tierra hablada al obliterar los dioses.

El atomista y materialista Epicuro (341-270 a.C.) disputó muchas doctrinas religiosas, incluyendo la existencia de un más allá o una deidad personal; Consideró el alma puramente material y mortal. Aunque el epicureísmo no haya descartado la existencia de dioses, él creía que, si existieran, ellos estaban despreocupados con la humanidad. Por esta razón, él creía que la humanidad no debía tener miedo de lo sobrenatural. Él expone su punto de vista epicureísta sobre el cosmos, los átomos, el alma, la mortalidad y la religión en De rerum natura (Sobre la naturaleza de las cosas), que popularizó la filosofía de Epicuro en Roma.

El filósofo romano Sexto Empírico defendía que se debía suspender el juicio sobre prácticamente todas las creencias – una forma de escepticismo conocida como pirronismo – que nada era inherentemente malo y que la ataraxia (paz de espíritu) es alcanzable si nos refrenamos de juzgar. El volumen relativamente grande de obras suyas que sobreviven tuvo una influencia duradera sobre filósofos posteriores.

El significado del término ‘ateo’ cambió a lo largo de la antigüedad clásica. Los primeros cristianos fueron etiquetados de ateos por los no-cristianos debido a su incredulidad en dioses paganos. Durante el imperio romano, los cristianos fueron ejecutados por su rechazo a los dioses romanos en general y el culto imperial en particular. Cuando el cristianismo se convirtió en la religión del estado de Roma bajo el reinado de Teodosio I en el 381 d.C., la herejía se convirtió en un crimen castigable.

Ateísmo desde la Edad Media hasta el Renacimiento

La adopción de opiniones ateas era rara en Europa durante la Alta Edad Media y Edad Media dado el yugo ejercido por las tradiciones eclesiásticas así como la Inquisición medieval. La metafísica, la religión y la teología eran los intereses dominantes de la época. Hubo, sin embargo, movimientos de este periodo que promovieron concepciones heterodoxas del Dios cristiano, incluyendo puntos de vista diferentes sobre la naturaleza, la trascendencia y la cognoscibilidad de Dios. Individuos y grupos, tales como Juan Escoto Erígena, David de Dinant, Amalric de Bena y los Hermanos del Libre Espíritu mantuvieron puntos de vista cristianos con tendencias panteístas. Nicolás de Cusa apoyó una forma de fideísmo que llamó de docta ignorantia (ignorancia aprendida), indicando que Dios está más allá de categorización humana, y que nuestro conocimiento de Dios se limita a conjeturar. Guillermo de Ockham inspiró tendencias antimetafísicas con su limitación nominalista apropiada del conocimiento humano a objetos singulares y declaró que la esencia divina podría no ser intuitiva o racionalmente aprehendida por el intelecto humano. Seguidores de Ockham, con John de Mirecourt y Nicolás de Autrecourt, han ampliado este punto de vista. La resultante división entre fe y razón influyó más tarde en teólogos como John Wycliffe, Jan Hus y Martín Lutero.

El Renacimiento fue muy importante en la ampliación del alcance de la investigación escéptica y del libre pensamiento. Individuos como Leonardo da Vinci pretendían la experimentación como medio de explicación y se opuso a los argumentos dados por la autoridad religiosa. . Otros críticos de la religión y la iglesia durante este tiempo incluyeron a Niccolò Machiavelli, Bonaventure des Périers y François Rabelais.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado