Escuelapedia.com Historia Historia del aborto

Avisos google

Historia del aborto

Historia del abortoEl tema del aborto es a menudo considerado como un problema moral, un asunto sólo de la vida del feto, pero tiene varias otras cuestiones históricas, políticas y sociales que también necesitan atención en una consideración del asunto. El aborto no fue siempre un tema de debate legal como lo es hoy, en realidad el aborto era relativamente aceptado en las sociedades antiguas y pre-industriales en el mundo entero, incluyendo el mundo cristiano.

También en las sociedades indígenas el aborto era conocido y utilizado con frecuencia. En las sociedades humanas primitivas, las mujeres usaban el conocimiento de hierbas –tanto anticoncepcionales como abortivas –para controlar el número de hijos que tendrían. La mujer era libre y tenía poder económico y político dentro del clan y, generalmente, controlaba la agricultura y la medicina. Pero, aunque la práctica del aborto resultaba libre dentro de las sociedades privativas, con el comienzo de la sociedad privada y la formación del Estado, las mujeres fueron perdiendo su independencia y el control de su propio cuerpo.

Las actitudes respecto al aborto tuvieron que ver con las condiciones económicas del lugar, cuando las mujeres se volvieron una propiedad de sus maridos. Así, en distintas épocas, el feto fue tratado como propiedad. Por ejemplo, en la ley hebraica no se habla del aborto provocado por la mujer, pero condenan el aborto provocado por la violencia, no como una muerte sino como un ‘daño económico contra el marido de la mujer’. Del mismo modo, tanto en Grecia como en la antigua Roma, el feto se considera parte del cuerpo femenino, y entonces parte de la propiedad del hombre. En general, el aborto estaba permitido (con el permiso del marido), ya que se necesitaba para asegurar el control natal. Pensadores como Hipócrates, Sócrates y Platón fueron partidarios del aborto e incluso dieron consejos sobre los métodos. Sin embargo, en algunos lugares de Grecia se prohibía el aborto, como por ejemplo, en Macedonia, porque pretendían crear un mayor número de atletas y luchadores. Así, los estados emergentes prohibían y permitían aborto en función de sus necesidades, utilizando cuerpos de las mujeres como un instrumento de producción.

La superstición de la época era que el feto tenía alma o estaba ‘animado’ después de 60 días, y que hasta ese punto resultaba aceptable. Los cristianos adoptaron esta misma idea y se quedaron con ella hasta 1588, cuando algunos de la Iglesia moderna comenzaron a equiparar el aborto con otros crímenes. Pero ese cambio de ideología no fue apenas moral; durante esa época la Iglesia y el Estado estaban en guerra contra las mujeres por razones políticas y la posición contra el aborto era una forma de retirar el poder a las mujeres.

Bajo el pretexto de herejía, la Iglesia acabó con la vida de miles de mujeres (cerca de 100.000 personas masacradas en la caza de brujas, 85% de ellos eran mujeres).

Pero a pesar de toda esta ideología anti-mujer, la posición de la Iglesia contra el aborto no se hizo oficial hasta 1869, cuando el Papa Pío IX declaró todo aborto como un asesinato, y la Iglesia Católica comenzó su lucha contra el aborto. La fecha coincide con el final y oficialización de la revolución científica que era otro movimiento que deseaba detentar el poder del aborto en manos del ámbito médico. No era sorprendente que el Estado se posicionara contra el aborto de forma sincronizada con la iglesia.

En este nuevo episodio, el establecimiento de la medicina estableció que el aborto era una opción inválida con el propósito de ‘proteger’ a las mujeres dado que se refirieron a él como un procedimiento peligroso. Sin embargo, las razones reales tenían un trasfondo político.

La revolución industrial se iniciaba en Inglaterra y Estados Unidos requiriendo una mayor explotación de mano de obra en el continente americano. En los Estados Unidos el presidente T. Roosevelt habló de mantener la pureza de la raza a través de más nacimientos de blancos nativos.

Otra importante razón para la prohibición del aborto es que el capitalismo industrial creciente necesitaba a la mujer para trabajar en casa sin renta, o con extrema baja renta fuera de casa para producir la siguiente generación. Sin aborto legalizado fue difícil que las mujeres escaparan de esas intenciones.

Pero las leyes contra el aborto no eliminaron la necesidad ni la práctica del aborto y a principios del siglo XX el aborto volvía a ser permitido de nuevo en diferentes lugares del mundo. A pesar de la pronta libertad, la permisividad no duró mucho tiempo después de la gran pérdida de vidas durante las grandes guerras mundiales. Europa Occidental se focalizó en una política contra el aborto castigando el procedimiento con la pena de muerte.

En la década de 1960 y 1970 muchos países europeos y comunistas obtuvieron el derecho del aborto a través de diferentes movimientos como la reciente formación de unidades de política feminista.

Haciendo un análisis al pasar de los tiempos, tener hijos no ha sido siempre una cuestión libre y propia de la mujer. La cuestión de la prohibición del aborto no está fundamentada históricamente en la vida sino en asuntos de mayor importancia como el control político sobre las mujeres. En la actualidad, el tema del aborto tiene distintos enfoques legales según el país y las políticas vigentes, siendo todavía un tema controvertido.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Artículos relacionados
    Contenidos recomendados
    Recomendado