Escuelapedia.com Historia Historia de los libros

Avisos google

Historia de los libros

Libros antiguos
Los libros electrónicos (ebooks) forman parte de una larga evolución de los libros que se ha producido a lo largo de su historia. Compañero de la escritura, los libros fueron muy importantes para la realización de registros históricos, la recopilación de leyes y la divulgación de ideas. Actualmente, la producción de libros fue tan alta que, por ejemplo, en el siglo XX fue responsable de la mayor literatura histórica que todos sus siglos anteriores sumados en conjunto.

En el antiguo Egipto, el antepasado de los libros fue concebido a través de los papiros. Transformado en una actividad importante, la escritura en papiro fue realizada exclusivamente por una clase de escribas responsable de la lectura y producción de textos oficiales y religiosos. Los investigadores señalan que las piezas de los primeros papiros conocidos fueron diseñados por tres mil años antes de Cristo. Para organizar estos documentos, las hojas de papiro fueron clavadas entre sí y formaban un solo rollo.

Por el siglo X a.C., la organización de los documentos escritos había obtenido una mayor funcionalidad con la invención de los rollos. A pesar de no tener el mismo pragmatismo que los encuadernados, este material de base era de suma importancia para la preservación de importantes textos de la antigüedad, como la Santa Biblia y los escritos de algunos pensadores del mundo clásico. Vale la pena destacar que la calidad y la fuerza de los pergaminos fue mayor que el papiro.

El diseño del libro encuadernado se intentó ya en este momento. Para ello, se pegaban los pergaminos y se realizaba la organización de cada una de las páginas. Conocido como codex (códice, en castellano), estas primeras ediciones facilitaron el transporte y la manipulación de textos escritos. Ya en la Antigüedad tardía, alrededor del año 404, San Jerónimo, informó una extensa teoría sobre la forma en que se podría producir un libro.

En la época medieval, el acceso al mundo de las letras se limitaba prácticamente a los clérigos. La mayoría de los libros se encontraba bajo la protección de los monasterios de clausura y su sabiduría era conservada por el demorado trabajo de los monjes copistas. En este sentido, es importante que la Iglesia tuviera un papel clave en que varios textos de la cultura griega y romana fueran conservados. En esos momentos, era común la decoración de los libros y el acompañamiento de los párrafos con imagenes.

En 1454, el proceso de fabricación y difusión de libros sufrió un salto cualitativo con la invención de la imprenta. Desarrollado por Johannes Gutenberg, esta máquina permitía que el proceso de fabricación de los libros fuera más dinámica y rápido. A pesar de la importancia de la realización, se observó que en la lectura y la escritura moderna quedaba mantenido por los privilegios de las élites. Leer y escribir eran placeres aún apenas disfrutas por la nobleza y los burgueses enriquecidos.

En el siglo XIX, momento de grandes innovaciones tecnológicas, se marcó un periodo de grandes producciones. Vale la pena señalar que el proceso de liberalización de los estados nacionales había influido enormemente en la difusión de la educación pública y el consiguiente aumento en el número de lectores. Con los costos de producción baratos, la lectura llegó a alcanzar a un gran segmento de la población. Desde entonces surgieron los famosos libros best-sellers, es decir, los más vendidos y buscados por los lectores.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado