Saltar al contenido

Hierro insoluble: propiedades del elemento químico

Hierro insoluble

Ya sabemos que la disolución de los objetos sólidos es algo difícil. Basta imaginarnos disolver el hierro solidificado. Veamos ahora por qué el agua no consigue diluir este tipo de material.

Tomemos como punto de partida las propiedades de los metales: las partículas constituyentes se mantienen unidas, dispuestas a no soltarse. Por esta razón, es necesario que el solvente en cuestión ofrezca una característica que influya a la partícula a alterar en su forma original, esto es, pasar de una solidez a una liquidez.

Este proceso es común en las sustancias que presentan cierta semejanza, que no es el caso del agua y del hierro. Las partículas líquidas necesitan ofrecer buenas interacciones de conexión con las partículas individuales del sólido, y solo entonces estas, separarse al formar nuevas conexiones.

El agua es señalada como solvente universal debido a que se considera buena para disolver numerosas sustancias, pero no ejecuta la misma función con metales. Por tanto, la estructura agrupada de los compuestos metálicos no se disuelve en medio acuoso.

Escribe el primer comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Más contenidos

    Síguenos en Facebook