Escuelapedia.com Historia Hernán Cortés y el imperio azteca

Avisos google

Hernán Cortés y el imperio azteca

Conquista de Mexico

Antes de la llegada de Cristóbal Colón a América, los aztecas habían creado uno de los mayores imperios de las Américas conocido hasta entonces. Este poderoso imperio se mantuvo con los altos impuestos recaudados de los diversos pueblos vecinos que se encontraban bajo su dominio.

En 1519, cuando los soldados españoles, encabezados por el oficial de Hernán Cortés (1485-1547), llegaron por primera vez a la región que hoy es México, ellos, los españoles, eran apenas un grupo de quinientos hombres. Sin embargo, esto no impidió que en un tiempo relativamente corto, derrotasen y conquistasen el poderoso imperio azteca, cuya capital, México-Tenochtitlan, estaba más poblada que cualquier gran ciudad europea en la misma época. Con todo, y a pesar de encontrarse en un número muy inferior al de los aztecas, los españoles salieron victoriosos.

Preparación militar y armas

Los españoles poseían armas de fuego (mosquetes, cañones, fusiles, escopetas…), algo que los aztecas no tenían. Sin lugar a dudas, las armas de fuego utilizadas por los españoles tenían gran poder destructivo e impactante capacidad de intimidación. Sin embargo, este hecho no es suficiente para explicar la derrota de los aztecas a los españoles.

Si se compara con las armas de hoy, las armas presentaban una serie de desventajas: eran poco seguras, no funcionaban bajo la lluvia, eran difíciles de cargar y no tenían la misma capacidad de precisión que las flechas utilizadas por los enemigos.

El ejército, dirigido por Cortés, sólo tenía catorce armas de fuego, que también eran ineficaces en comparación con las actuales y presentaban los mismos riesgos que los rifles y mosquetes. Por lo tanto, Cortés y sus hombres no siempre podían contar con estas armas de fuego en la batalla. A menudo, para los soldados españoles, la habilidad de los espadachines podría ser más importante en el momento de una lucha.

Ataques a caballo

Se sabe que los españoles sorprendieron a los nativos al aparecer montados sobre caballos, animales que eran desconocidos en América hasta entonces. Pero después de la sorpresa inicial, los indios no pudieron ver a los caballos con extrañeza. No cabe duda de que el uso de caballos propiciaba ventajas en el campo de batalla: los caballeros españoles podían atacar y moverse con más velocidad que los guerreros aztecas que lucharon a pie.

Sin embargo, el ejército de Cortés tenía muy pocos caballos: apenas dieciséis. Es decir, una cantidad demasiado pequeña como para considerar el uso de caballos como un factor importante en la derrota de los aztecas.

Los aztecas construyeron y mantuvieron su imperio, haciendo uso de violencia extrema. Atacaron y subyugaron varios pueblos vecinos, cobrando altos impuestos. Los prisioneros de guerra o los habitantes de los territorios conquistados fueron sacrificados en los altares de los templos aztecas como ofrendas a los dioses.

Por lo tanto, no es de extrañar que los aztecas tuvieran muchos enemigos dentro de su propio imperio. Cortés se dio cuenta de que había divisiones en el seno del Imperio azteca y aprendió a aprovechar el rencor que dominó a estas personas en relación con los gobernantes.

Sin la ayuda de estos aliados, existe una gran posibilidad de que Hernán Cortés no hubiera llegado a conquistar a los aztecas. Por lo tanto, se estima que el ejército dirigido por Cortés, que tenía unos pocos cientos de hombres, fue reforzado con el apoyo de más de mil guerreros indios.

En un principio, los españoles fueron vistos por estos aliados como libertadores. Después de la derrota de los aztecas, esos pueblos percibieron que apenas habían cambiado de dueño: dejaron de ser dominados por los aztecas para ser sometidos, esclavizados y torturados por los españoles.

Enfermedades

Cabe destacar que las enfermedades traídas por los españoles contribuyeron a la derrota del imperio azteca. Entre estas enfermedades estaban el sarampión, la influenza para la cual los nativos de las Américas no tenían anticuerpo, y la viruela, convertida entonces en una epidemia. El último emperador azteca fue víctima de la viruela, reinando sólo ochenta días.

En este sentido, involuntariamente, los españoles eran una especie de precursores de la guerra bacteriológica. Las enfermedades que trajeron fueron auténticas «armas biológicas», diezmando a gran parte de la población indígena.

Sin embargo, la enfermedad no puede ser considerada la causa más importante de la derrota de los aztecas. Después de todo, si los aztecas no tenían defensas para estas enfermedades, los indios que se aliaron tampoco las tenían. Las enfermedades que trajeron los españoles afectaron tanto a enemigos como aliados.

Información, un arma poderosa

En la guerra, la información puede ser el arma más valiosa. Conocer a tu enemigo es a menudo una ventaja estratégica. Los españoles tenían la ventaja sobre los aztecas de la información y fueron capaces de explotar los datos muy bien. Cortés contó con la ayuda de guías e intérpretes, a través del cual tuvieron acceso a gran cantidad información sobre la situación del Imperio Azteca.

Antes de llegar a México, Cortés y sus soldados estaban en Cuba. Esto se debe a la colonización española en tierras americanas comenzó en las islas del Caribe y las Bahamas. En busca de oro y otras riquezas, los españoles recorrieron todo el continente americano. Así que Cortés salió de Cuba y desembarcó en la costa de lo que hoy es México.

Poco después de su llegada, se encontró con dos personas que eran muy útiles para su exploración: Jerónimo de Aguilar, un español naufragado y Malinche, una joven indígena. Aguilar había sido prisionero de los mayas en la península de Yucatán y conocía la lengua maya, que fue uno de los idiomas hablados en el imperio azteca.

Malinche fue una de los veinte presos jóvenes que se ofrecieron como regalos por los indígenas a Cortés cuando llegó a Tabasco, una de varias provincias del Imperio Azteca. Ella odiaba a los aztecas y perseguía la venganza. Nadie sabe totalmente a qué pueblo pertenecía Malinche, pero es probable que sea de origen nahua, pueblo que habitaba la región central de México.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado