Escuelapedia.com Filosofia Heráclito de Efeso

Avisos google

Heráclito de Efeso

Heráclito-de-Efeso
Para Heráclito de Éfeso, nacido alrededor del 540 antes de Cristo, todo lo que existe está en constante cambio o transformación. A los cambios incesantes les dio el nombre de “devir”.

El mundo, según Heráclito, es un flujo constante en el que nada permanece idéntico a sí mismo. Todo se vuelve en su contrario. “La guerra es madre y reina de todas las cosas”. Es la lucha entre contrarios, o sea, del devir, del volverse o del llegar cuando ellos se armonizan en una unidad. El ‘lógos’ (razón, discurso sobre el ser) es el cambio y la contradicción.

Esto significa que la verdad es dialéctica, es decir, las palabras dicen las cosas en su eterna transformación. Nuestros sentidos nos engañan, porque vemos las cosas inamovibles, estables, con una forma determinada. Sin embargo, nuestro pensamiento capta la inestabilidad y la mutabilidad de los seres humanos. “Es imposible entrar en el mismo río dos veces” pues las aguas ya son otras y nosotros ya no somos los mismos.

Es en la síntesis entre los pares de contrarios (el día que se vuelve noche y que se vuelve día nuevamente; la vida que se convierte en muerte y viceversa; el calor que se vuelve frío y el frío que se vuelve calor…) que da multiplicidad contradictoria y en la que surge la unidad dialéctica que nos permite algún conocimiento, todavía pasajero.

El Oscuro, como era conocido por Heráclito,. concibe el fuego como el principio eterno que causa el cambio y ve a Dios como la síntesis o la armonía entre los opuestos. Se trata de una concepción de la realidad que nos permite entender el mundo sólo en su transformación y la unidad de los contrarios. Esto significa que la enfermedad se vuelve valiosa para la salud y nunca entendería el significado de la justicia si no hay delito. El sentido, el significado está en la armonía, la reconciliación entre los diferentes pares de opuestos.

Aplicación en la actualidad

Es muy probable que la imagen del infierno creada por la Iglesia Católica y los artistas occidentales hagan referencia a la filosofía de Heráclito. Eso es porque el fuego que representa el cambio, la inestabilidad se opone radicalmente a la atmósfera, que representa el cielo, la casa de Dios que es fuente de confianza de los conocimientos y el orden.
Así también, en general, el movimiento general contra el orden establecido a lo largo de la historia (como el comunismo contra el capitalismo, el rock contra la sociedad de consumo alienada, el feminismo…) hacen reverencia a cambiar a rojo (fuego) y al diablo, porque su intención es promover la inestabilidad en contra de los sistemas.

Es interesante observar cómo la filosofía de Heráclito sigue siendo actual. En lo que se refiere a la materia, esa es mutable y concebida por los científicos como eternamente en cambio tal como afirma el químico Lavoisier en el siglo XVIII: “En la naturaleza nada se crea, nada se pierde, todo se transforma”.

La actualidad de su pensamiento también se puede observar en el Principio de Incertidumbre de Heisenberg, físico que ayudó a desarrollar la mecánica cuántica en el siglo XX en la que dice que es imposible establecer con precisión la posición de un electrón en un átomo, debido a la metodología de la evaluación.

También podemos observar en nuestro propio metabolismo el “devir” porque constantemente estamos incrementando la materia a nuestro cuerpo (alimentación que permite el crecimiento) y el desgaste físico con la edad (que es la pérdida de materia).

Así, se concibe el pensamiento de Heráclito como base del materialismo, es decir, de la filosofía que concibe como únicamente existente, en todos sus niveles, la materia.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado