Escuelapedia.com Historia Guerra de los Cien Años

Avisos google

Guerra de los Cien Años

Guerra de los Cien Años

Desde el punto de vista histórico, podemos ver que la Guerra de los Cien Años fue un acontecimiento que marcó el proceso de formación de las monarquías nacionales inglesas y francesas. No por casualidad, se ve que este conflicto ha girado en torno a los territorios y los impuestos que eran tan necesarios para el fortalecimiento de una monarquía en ese momento. Así, vemos que tal evento se manifiesta de manera significativa sobre la centralización política que se desarrolló en la Edad Media y la disputa de poder sobre territorios.

Iniciado en 1337, la Guerra de los Cien Años estalló cuando el trono de Francia estaba en la necesidad de un heredero directo. Aprovechando la situación, el rey británico Eduardo III, nieto del monarca francés Felipe el Hermoso (1285 – 1314), reclamó el derecho a la unificación de las coronas inglesas y francesas. Por lo tanto, Gran Bretaña incrementaría sus campos y pondría una serie de ciudades comerciales prósperas bajo su dominio, especialmente en la región de Flandes.

En ese momento, los mercaderes de Flandes apoyaron la acción británica, porque establecieron relaciones comerciales con Inglaterra durante ese periodo. Debido a este apoyo, los británicos ganaron las primeras batallas y alcanzaron el control de algunos territorios en el norte de Francia. Hasta ese momento, viendo la guerra y la superioridad numérica de los ingleses, se puede decir que se produjo la caída de la monarquía francesa. Sin embargo, debido a la Peste Negra surgida en la época, se produjo un descenso numérico a los dos bandos de la guerra.

Los combates se reanudaron en 1356 cuando Inglaterra conquistó nuevas regiones y con el apoyo de algunos nobles franceses. En el año 1360, Francia se vio obligada a firmar el Tratado de Brétigny. El documento afirmaba que Inglaterra oficializaba su dominio sobre territorios francés y recuperaba algunos inicialmente tomados por Francia.

La ruina causada por la guerra provocó grandes problemas de los campesinos franceses. La falta de recursos, los altos impuestos y las malas cosechas llevaron a las revueltas. En ese momento, a pesar de los episodios de violencia contra la nobleza, los ejércitos de Francia se reorganizaron con sus fuerzas militares aseguradas. Por medio del uso de ejércitos mercenarios, Carlos V fue capaz de recuperar una parte del territorio perdido a favor de Inglaterra.

En las últimas décadas del siglo XIV, los conflictos habían tomado un descanso debido a una serie de revueltas internas que se extendieron por Inglaterra. A pesar de la ausencia de guerra, la paz definitiva no se había presentado entre ingleses y franceses. En el año 1415, el rey británico Enrique V reanudó la guerra logrando la recuperación de la parte norte de Francia. Más que eso, a través del Tratado de Troyes, se aseguró para sí el derecho a suceder al linaje de la monarquía francesa.

En 1422, la muerte de Carlos VI de Francia y Enrique V de Inglaterra hizo que el trono francés estuviera bajo el poder de la hermana de Carlos VI quien se casó con el rey Enrique V de Inglaterra. Mientras tanto, los campesinos de Francia quedaron extremadamente insatisfechos con la dominación extranjera promovida por Inglaterra. Fue en este contexto de movilización popular que la figura emblemática de Juana de Arco apareció.

Esta joven analfabeta afirmaba haber sido designada por Dios para poner fin al control británico. Su valentía la condujo a movilizar tropas y a toda la población local. Aprovechando el momento, el rey Carlos VII movilizó tropas y comenzó a conducir los ejércitos que lucharon de nuevo contra Inglaterra. En ese momento, por temor a la fuerza de un líder de los populares, los nobles francesas entregan a Juana de Arco a los británicos.

En el año 1430, Juana de Arco murió en la hoguera acusada ​​de cometer brujería. Incluso con la entrega de la heroína, los franceses lograron barrer la presencia británica en la parte norte del país. En 1453, un tratado de paz puso fin a la Guerra de los Cien Años.

Por un lado, la guerra fue importante para establecer el ideal de la nacionalidad entre los franceses. Por otro lado, allanó el camino para nuevas disputas que cambiarían por completo el estatuto de la monarquía inglesa.

Desde el punto de vista histórico, podemos ver que la Guerra de los Cien Años fue un acontecimiento que marcó el proceso de formación de las monarquías nacionales Inglés y Francés. No por casualidad, se ve que este conflicto ha girado en torno a los territorios y los impuestos que eran tan necesarias para el fortalecimiento de una monarquía en ese momento. Así, vemos que tal evento se manifiesta de manera significativa la centralización política que se desarrolló en la Edad Media.

 

Iniciado en 1337, la Guerra de los Cien Años estalló cuando el trono de Francia estaba en la necesidad de un heredero directo. Aprovechando la situación, el rey británico Eduardo III, nieto del monarca francés Felipe el Hermoso (1285 – 1314), reclamó el derecho a la unificación de las coronas inglesas y francesas. Por lo tanto, Gran Bretaña incrementaría sus campos y pondría una serie de ciudades comerciales prósperas bajo su dominio, especialmente en la región de Flandes.

 

En ese momento, los mercaderes de Flandes apoyaron la acción británica, porque establecieron relaciones comerciales con Inglaterra durante ese periodo. Debido a este apoyo, los británicos ganaron las primeras batallas y alcanzaron el control de algunos territorios en el norte de Francia. Hasta ese momento, viendo la guerra y la superioridad numérica de los ingleses, se puede decir que se produjo la caída de la monarquía francesa. Sin embargo, debido a la Peste Negra surgida en la época, se produjo un descenso numérico a los dos bandos de la guerra.

 

Los combates se reanudaron en 1356 cuando Inglaterra conquistó nuevas regiones y con el apoyo de algunos nobles franceses. En el año 1360, Francia se vio obligada a firmar el Tratado de Brétigny. El documento afirmaba que Inglaterra oficializaba su dominio sobre territorios francés y recuperaba algunos inicialmente tomados por Francia.

 

La ruina causada por la guerra provocó grandes problemas de los campesinos franceses. La falta de recursos, los altos impuestos y las malas cosechas llevaron a las revueltas. En ese momento, a pesar de los episodios de violencia contra la nobleza, los ejércitos de Francia se reorganizaron con sus fuerzas militares aseguradas. Por medio del uso de ejércitos mercenarios, Carlos V fue capaz de recuperar una parte del territorio perdido a favor de Inglaterra.

 

En las últimas décadas del siglo XIV, los conflictos habían tomado un descanso debido a una serie de revueltas internas que se extendieron por Inglaterra. A pesar de la ausencia de guerra, la paz definitiva no se había presentado entre ingleses y franceses. En el año 1415, el rey británico Enrique V reanudó la guerra logrando la recuperación de la parte norte de Francia. Más que eso, a través del Tratado de Troyes, se aseguró para sí el derecho a suceder al linaje de la monarquía francesa.

 

En 1422, la muerte de Carlos VI de Francia y Enrique V de Inglaterra hizo que el trono francés estuviera bajo el poder de la hermana de Carlos VI quien se casó con el rey Enrique V de Inglaterra. Mientras tanto, los campesinos de Francia quedaron extremadamente insatisfechos con la dominación extranjera promovida por Inglaterra. Fue en este contexto de movilización popular que la figura emblemática de Juana de Arco apareció.

 

Esta joven analfabeta afirmaba haber sido designada por Dios para poner fin al control británico. Su valentía la condujo a movilizar tropas y a toda la población local. Aprovechando el momento, el rey Carlos VII movilizó tropas y comenzó a conducir los ejércitos que lucharon de nuevo contra Inglaterra. En ese momento, por temor a la fuerza de un líder de los populares, los nobles francesas entregan a Juana de Arco a los británicos.

 

En el año 1430, Juana de Arco murió en la hoguera acusada ​​de cometer brujería. Incluso con la entrega de la heroína, los franceses lograron barrer la presencia británica en la parte norte del país. En 1453, un tratado de paz puso fin a la Guerra de los Cien Años.

Por un lado, la guerra fue importante para establecer el ideal de la nacionalidad entre los franceses. Por otro lado, allanó el camino para nuevas disputas que cambiarían por completo el estatuto de la monarquía inglesa.

Datos sobre el articulo
Opiniones del artículo
Recomendado