Escuelapedia.com Historia Guernica, de Picasso

Avisos google

Guernica, de Picasso

Guernica Picasso

El pintor español Pablo Picasso (1881- 1973) destacó por uno de sus cuadros más trágicos, el Guernica, basado en una antigua aldea de la región vasca. Situando en contexto la obra en cuestión, podemos señalar que España sufría en la época los horrores de la guerra civil española y la dictadura franquista. El 26 de abril de 1937, un pequeño pueblo con un poco más de 7 mil habitantes, fue atacado por toneladas de bombas incendiarias implantadas por las fuerzas nacionalistas que apoyaron al general Francisco Franco. El dictador atacó Guernica cruelmente, con el único propósito de promover la barbarie, pues aquella región de España era desprovista de posibles estrategias de guerra, tanto del lado de los republicanos como del ejército franquista. Ese ataque fue considerado uno de los peores de la historia, símbolo de la barbarie.

Pablo Picasso, al enterarse de las atrocidades que ocurrieron en la ciudad, disgustado, pintó el cuadro Guernica en poco tiempo. El trabajo pacifista fue una forma de protesta contra la guerra civil española y el régimen autoritario español. El deseo del artista era despertar en la gente sentimientos para renunciar a la guerra. La obra permaneció durante mucho tiempo en París, habiendo solicitado Picasso que el cuadro solamente regresara a España cuando el país fuese nuevamente democrático. El trabajo del artista malagueño se encuentra hoy en el Museo del Prado, en Madrid. El pintor fue uno de los precursores del cubismo, pintó la obra Guernica treinta años después de su primer cubismo, Les demoiselles d Avingnon. Guernica es considerado una pintura cubista, pudiendo percibirse las características del movimiento en la presentación geométrica de las figuras de manera terrible, subjetiva.

La ilustración de un artista moderno como Picasso cumple siempre una función social. Observando la obra contemplamos figuras que expresan angustia, dolor, inseguridad, sufrimiento, como la mujer con el niño en su regazo y el caballo. Los colores utilizados por el pintor en tonos ceniza y grises oscuros nos remiten a la muerte, al horror, a la deshumanización, a la guerra, a la destrucción. Los aspectos simbólicos de la obra expresados por las figuras del toro, de la flor, de la mano que sujeta una especie de lámpara son fuertes pasibles de diferentes interpretaciones. Son figuras que en un conjunto dan la idea de lucha, de violencia sucedida y al mismo tiempo representan un nuevo comienzo, la esperanza de un pueblo inocente que se vio masacrado por la ambición de otros.

En la parte superior derecha del cuadro nos encontramos con un hombre con los brazos abiertos y con miedo, muchos investigadores creen que Picasso se inspiró en una obra a partir del año 1808 del pintor español Francisco de Goya. En el trabajo llamado Los fusilamientos del 3 de mayo, Goya retrata una trágica circunstancia ocurrida en España, más precisamente en la Montaña del Príncipe Pío, en los alrededores de la capital, donde tuvo lugar el fusilamiento de españoles realizado en la calle por el ejército napoleónico.

Al establecer un paralelo, nos damos cuenta de la similitud entre las pinturas, pero con un detalle: en el contexto de Picasso, se enfrentan los brazos del hombre, como si tratara detener las bombas cayendo del cielo, en un momento de desesperación. En el marco de Goya en el lado derecho, sobre un fondo de tono oscuro y pesado, una fila de soldados apuntando sus rifles para un grupo de personas arrodilladas en la izquierda. En el centro, una linterna en el suelo arroja una luz sobre un hombre que, en una camiseta blanca y pantalones color caqui, levanta los brazos hacia los pistoleros. Como si estuviera pidiendo clemencia.

Existe en esa interpretación una relación entre Guernica y el cuadro de Goya, porque ambos representan a la población española inocente en estado de sufrimiento y masacrada por fuerzas militares extranjeras. En la pintura, es muy común que los pintores mencionen otras obras dentro de su trabajo. Así, el pintor muestra en sus producciones artísticas, expresiones de su mundo personal y del mundo en el que se introduce.

Una obra de arte como el Guernica es un documento histórico, en un momento dado ella habla por sí y en ese momento podemos identificar trazos de una época distante, analizar aspectos políticos, culturales y sociales de un periodo problemático. Es el rescate de un tiempo y un espacio repleto de significados, percibidos colectivamente o no. Es un mensaje que se ajusta en el tiempo, pues la obra, no siendo la guerra en sí, recupera aspectos destructivos y deshumanos como forma de denuncia. Toda expresión artística está profundamente conectada a la historia de la humanidad.

Recomendado