Escuelapedia.com Historia Gran incendio de Roma

Avisos google

Gran incendio de Roma

Gran incendio de Roma

El Gran Incendio de Roma, que sucedió en la noche del 18 de julio del 64 d.C., aparece como uno de los crímenes más famosos e interesantes de toda la antigüedad. Después de todo, viviendo en una época de esplendor y la prosperidad, se cuestiona las motivaciones para realizar significativo acto. Sobre esta cuestión, la controvertida figura del emperador Nerón aparece como una clave para una respuesta aún debatida entre especialistas e historiadores.

Conocido como un emperador autoritario y tiránico, Nerón ascendió al poder en Roma con sólo diecisiete años y, desde entonces, vivió con varias artimañas y conspiraciones que rodearon a su alta investidura. Mientras vivía con la amenaza de sus adversarios, era conocido por la realización de gastos excesivos, grandes bacanales sexuales y otras acciones exageradas que determinaban la figura de un emperador fuertemente cuestionado.

En el terrible incendio, muchos dijeron que habría sido un acto más de aquella mente perturbada y manipuladora. Para algunos, Nerón habría ordenado secretamente el incendio delictivo apenas para embellecer algunas partes de la ciudad de Roma que no le agradaban. Para otros, la misma acción desastrosa sería realizada con el propósito de incriminar a los cristianos, que no se sometían al reconocimiento del emperador como una figura de devoción religiosa.

En esta perspectiva, que incrimina al emperador, tendríamos la confirmación de que el poder de Roma estaba sujeto a acciones que hoy escandalizan a muchos. Además, los relatos que decían que Nerón tocaba el arpa casualmente mientras la ciudad era consumida en llamas, contribuyen al declive moral de su imagen. Sin embargo, una nueva interpretación de la historiografía trata de tener otra lectura que se aleja de los actos punibles de tan vil gobernante.

En la actualidad, los últimos estudios dicen que Nerón no estaba en las cercanías de Roma cuando el gran incendio sucedió. Estaba en su residencia, a aproximadamente 50 kilómetros de distancia de la capital imperial. Tras tener conocimiento de la terrible fatalidad de Roma, Nerón tomó las precauciones necesarias para que los daños fuesen aplacados en la medida de lo posible. Sin embargo, varios romanos juraban haber visto varios siervos del emperador distribuyendo los focos del incendio por la ciudad.

Los estudios indican que el clima seco de la época en que se produjo el incendio explicaría la rápida propagación del fuego y las graves destrucciones provocadas. Paralelamente, la creencia de muchos cristianos en un evento catastrófico que anunciaría el fin de los tiempos y el repudio a la veneración hacia el emperador habría alimentado tales acusaciones sin un fundamento tangible. No por casualidad, Nerón establecería la persecución y muerte de una centena de cristianos que lo acusaron injustamente y desafiaron su autoridad.

Por último, tomamos nota de que el propio Nerón fue cuestionado por los sectores de la nobleza, que desaprobaron su actividad política como emperador. Algunos meses después del gran incendio, que afectó también a algunas de las casas imperiales –como la recién construida Domus Transitoria de la Domus Áurea y otras construcciones en el Palatino –Nerón era el objetivo de un complot terrible para acabar con su vida. De esta manera, se sospecha que otros intereses y sospechosos también estarían próximos a aquellas polémicas y destructivas llamas.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado