Escuelapedia.com Historia Genocidio en Ruanda

Avisos google

Genocidio en Ruanda

Genocidio en Ruanda

El genocidio en Ruanda es el evento más trágico de la segunda mitad del siglo pasado, sin embargo, diez años después, está casi totalmente olvidado. La hecatombe de 1994 debe ser recordada, estudiada, analizada y discutida ya que contiene un gran número de lecciones que nos ayudan a entender mejor nuestro tiempo. Las masacres de 1994 no son fruto de una explosión de locura colectiva, sino la máxima expresión de un odio muy antiguo.

La Ruanda pre-colonial no era ciertamente un país donde todos gozasen de la dignidad y oportunidad suficientes; tenía divisiones sociales, tribales; las monarquías dividían privilegios y las riquezas eran distribuidas de manera articulada. Pero los colonizadores – primero Alemania y seguidamente Bélgica – tenían una gran responsabilidad en la exasperación la división del país entre dos grupos rivales, los hutus y los tutsis.

En 1932, cuando los belgas crearon el documento de identidad étnica, hubo una situación de no retorno: los twás, además de los hutus y los tutsis, se dividieron oficialmente.

Los colonos asignaron privilegios y responsabilidades de comando sólo a una élite restringida, los tutsis, despertando el odio cada vez mayor en los hutus. Después de salir del país, los colonos vieron la toma del poder por la mayoría hutu, hasta ahora oprimidos, sin tener que preocuparse de frenar las tensiones provocadas por sus políticas criminales.

Durante la década de los setenta, cuando Juvenal Habyarimana llegó al poder, un gran número de países occidentales otorgaron mayor crédito político, pero especialmente apoyo económico. La ayuda extranjera ascendió al 22% del Producto Interno Bruto (PIB), con grandes elogios por parte del Banco Mundial, a pesar de Habyarimana reprimir sistemáticamente a los disidentes.

Antecedentes del conflicto bélico

La participación de las potencias extranjeras, y su consiguiente responsabilidad, fue cada vez mayor. La intervención de la Iglesia, causante de la destitución del rey de los tutsis negado a aceptar su religión, empeoraría el escenario social. Más tarde, a través de diversos medios y canales de influencia, la Iglesia católica mantuvo aún mayores divisiones entre las tribus: afirmaba de los hutus ser un pueblo no cristiano, anti-blanco, mentiroso y peligroso; mientras que el pueblo hutu era tomado como trabajador, afable y amigo del hombre del blanco.

La aceleración en la dirección del genocidio fue agravada en 1990. El Frente Patriótico de Ruanda, formación militar de los tutsis atravesó la frontera en dirección a Uganda y desató la guerra civil. Francia se alineó con el gobierno de Habyarimana, pero para el fomento de los conflictos, las armas también llegaron de Egipto, Gran Bretaña, Italia, Sudáfrica, Israel, Zaire y otros países.

Ruanda, un país pequeño, famoso por su miseria, se convirtió en el tercer país africano en la importación de armas. Entre enero de 1993 y marzo de 1994, gracias principalmente a la financiación francesa, adquirió 581.000 machetes procedentes de China. Ningún poder occidental u organismo internacional realizó seguimiento de su comercio ni impuso prohibiciones; así es que, en los mercados de Ruanda, fue sencillo encontrar más armas que alimentos de primera necesidad.

Acuerdos y diálogos

La ONU, la OUA (Organización para la Unidad Africana) y algunos gobiernos decidieron dialogar con Habyarimana y el Frente Patriótico para discutir un documento elaborado en Arusha, Tanzania. Los representantes de cada parte firmaron un tratado de paz articulado, que se mantuvo sólo en el papel. Por otro lado, ninguna de las organizaciones involucradas, incluso la diplomacia de los países occidentales, se preocuparon de hecho por ver lo que estaba sucediendo realmente. Mientras tanto, los dos contendientes siguieron abastecidos con armas.

En Ruanda, la violencia contra los tutsis fue aumentando semana a semana. El extremismo católico motivaba e incitaba al genocido. Controlados por el clan Akazu, vinculado a la mujer de Habyarimana, los medios hostilizaron los acuerdos y generaron un vehículo de información de odio: la radio Mil Colinas. La emisora predicaba la masacre en su día a día. Además, el padre católico Johan Pristil, defensor de los hutus, tradujo la obra Mein Kampf de Adolf Hitler a la lengua oriunda alimentando el odio racial.

Señales ignoradas

El general Romeo Dallaire comandaba las tropas de la ONU. El objetivo era mantener la paz, pero en el país no había equilibrio. El día antes de su llegada a Ruanda, la dominación militar de los tutsi amenazaba al primer presidente elegido democráticamente en la historia de la vecina Burundi, el hutu Ndadaye. Hubo enfrentamientos y cincuenta mil personas, la mayoría hutu, fueron asesinadas. Otros huyeron al sur de Ruanda. No era la primera masacre de hutus por los tutsis en Burundi, ya que en 1972 fueron asesinados al menos 200.000 personas, seguido por un presunto golpe de Estado.

La violencia causada por el ejército tutsi de Burundi, impulsó más sentimientos hostiles de los hutus contra los tutsis en Ruanda. Dallaire comprendió inmediatamente lo que estaba pasando: había una necesidad urgente de una fuerza multinacional que estuviera preparada para restablecer el orden, detener la llegada de las armas, garantizar la seguridad de los civiles y proteger a los líderes políticos. Desde diciembre de 1993 hasta abril de 1994, Dallaire imploró a sus líderes, a la ONU y a quien encontrase. No fue escuchado.

El 6 de abril de 1994, el presidente Habyarimana fue asesinado desconociéndose quien fue su ejecutor. La guardia presidencial, el ejército y un gran número de escuadrones de la muerte, dieron caza a los tutsis con un plan bien diseñado. Las víctimas de asesinato, según cálculos cautelosos, fueron 500.000; los más críticos señalan bajas que ascienden a 1.000.000 de víctimas. Dallaire se reunió otros cincuenta mil hombres, convencidos de que sería suficiente para detener las matanzas.

Fue en la mañana del 7 de abril cuando diez soldados azuis fueron muertos y el Consejo de Seguridad de la ONU decidió ordenar el regreso de los soldados de la misión. Dallaire mantuvo a 400 soldados azuis, casi todos de Túnez y Ghana. Ellos salvaron a 25.000 personas, pero el genocidio sólo terminó cuando el Frente Patriótico ganó la guerra civil.

Los soldados tutsis, bien preparados y disciplinados, no economizaron represalias, ataques a órganos civiles, como hospitales e iglesias. Su operación no tuvo las mismas intenciones genocidas de los extremistas hutus, pero los crímenes de guerra, por los cuales fueron responsables, precisan ser duramente condenados.

Retirada internacional

Las potencias occidentales, al abandonar la propia Ruanda, trataron incesantemente de justificar su comportamiento. Mensajes de Dallaire a la ONU apostillaban que habían hecho todo lo posible.
El presidente de EE.UU. en ese momento, Bill Clinton, que exigió una intervención internacional para evitar las masacres, se disculpó diciendo que no sabía lo que estaba ocurriendo en Ruanda.

Bélgica pidió disculpas, pero culpó a las fuerzas de paz a sí mismos para todo. También acusó al Vaticano ya los líderes de otras religiones.

En el orden religioso, muchos líderes de diferente jerarquía, tanto católica y anglicana, estaban comprometidos con el régimen extremista hutu y alentaron a la masacre acaecida entre los pueblos.

Los únicos que no se disculparon fueron el gobierno y el parlamento de Francia, quienes también apoyaron a los extremistas hutus, incluso después de la muerte de Habyarimana. Fue durante un estudio preparado en 1998 cuando el parlamento de París reconoció algunos defectos, pero insistió en que nadie hizo tanto como Francia en detener la violencia ruandesa.

La actuación de la ONU

Habiendo dejado atrás la intensa bipolaridad entre Estados Unidos y la URSS, y la consiguiente Guerra Fría, la ONU trataba con esperanza de hallar un futuro de paz. En los primeros años de la década de los 90, las Naciones Unidas patrocinaban decenas de campañas a favor de la paz. Sin embargo, todo su optimismo fue sepultado con los acontecimientos de Ruanda.

El Consejo de Seguridad, la Secretaría General, la Asamblea General y la Comisión de los Derechos Humanos fallaron en sus deberes pacifistas. La ONU resultó ser un órgano ineficaz para detener la masacre e ignoraron las advertencias de Dallaire momentos previos al estallido del conflicto bélico. Por otro lado, la falta de cooperación en el envío de refuerzos entre abril y julio de 1994 no favoreció en la interrupción de la guerra civil vivida en el interior.

Efectivamente, la ONU pudo haberse enfrentado a los problemas si hubiera utilizado los recursos económicos destinados a casos de emergencia. El fracaso de la ONU en Ruanda era culpable de la irresponsabilidad personal de los funcionarios y dirigentes. Será inútil pedir su reforma sin discutir – de manera abierta y con transparencia – el comportamiento de su personal.

El genocidio de Ruanda es uno de los peores acontecimientos en la historia humana. Entre los responsables, algunos están empezando a pagar por sus acciones con arrestos en la actualidad.

Hoy en día es difícil de lograr la estabilidad en Ruanda. El país está firmemente en manos de Paul Kagame. Él es el general tutsi que en 1994 dirigió el Frente Patriótico a la victoria sobre la guerra civil. Su gobierno logró importantes resultados económicos y sociales, pero representa violaciones graves de los derechos humanos con limitaciones de la libertad personal. También está involucrado en la guerra que mató a otros tres millones de personas en la República Democrática del Congo.

Paz, desarrollo y derechos humanos

Durante casi diez años de distancia, Romeo Dallaire, finalmente contó su versión sobre los hechos en un libro publicado en octubre de 2003 (Shake Hands With the Devil, Random House). A la conclusión de su obra, el autor afirma haberse replanteado sobre el odio que asoló Ruanda; sobre los milicianos que combatieron en el Congo y sobre la violencia terrorista, que es la base de ataques suicidas, tanto en Manhattan como en Israel.

Según Dallaire, este odio debe ser erradicado, y esto sólo puede suceder de una manera: mediante el trabajo contra la pobreza en la protección de los derechos humanos. Según sus propias palabras, el siglo XX fue el siglo del genocidio y el siglo XXI puede convertirse en el siglo de la humanidad.

Recomendado