Escuelapedia.com Literatura Géneros literarios griegos

Avisos google

Géneros literarios griegos

Generos literarios literatura griega

La literatura griega fue rica en diversos géneros literarios que sirvieron como base para la literatura universal de Occidente.

Poesía épica

Al comienzo de la literatura griega se encuentran dos grandes epopeyas, la Ilíada y la Odisea. Algunas fuentes de estos poemas son la época micénica, quizás de 1500 a.C., pero la obra escrita, que se atribuye a Homero, está fechada en torno al VIII a.C. La Ilíada y la Odisea son los primeros ejemplos de poema épico – en la antigüedad, era un largo poema narrativo, de estilo noble, que celebraba conquistas heroicas. A pesar de ser los poemas europeos más antiguos, la Ilíada y la Odisea no pueden ser considerados, desde ningún punto de vista, primitivos. Pero en el comienzo, ellos marcan el punto más alto de esa forma literaria. Eran esencialmente poemas transmitidos de forma oral, desarrollados y aumentados a lo largo de un extenso periodo de tiempo, sobre cuyo tema varios y sucesivos poetas anónimos libremente improvisaron. En el mundo antiguo, ocupaban una clase especial entre los poemas épicos. De hecho, se conservan restos de un ciclo épico, con numerosos poemas que complementan la historia de las guerras de Tebas y Troya y otros mitos.

Poesía didáctica

La poesía didáctica no fue tomada por los griegos como una forma diferente de la épica, pero el mundo del poeta Hesíodo, que vivió en Beocia alrededor del 700 a.C., era bastante diferente del mundo de Homero. Además de Los trabajos y los días, que describe la vida de un simple granjero beocio plagado por la sequía y la opresión de la aristocracia, también dejó el poema Teogonía, que relata la genealogía de los dioses y los mitos asociados con la creación del Universo, con clara influencia de la mitología de Oriente Medio.

Poesía lírica

La palabra ‘lírica’ cubre muchos tipos de poemas. Los cantados por personas o coros acompañados de lira, o incluso flauta, eran llamados poemas mélicos. Las elegías – en las cuales el hexámetro épico, o verso de seis sílabas se alternaba con verso más corto – eran asociadas con la lamentación y acompañadas de flauta.

Pero los poemas también se utilizaron para poesía monódica, hablada y cantada. Los poemas yámbicos (de versos yámbicos, o unidades métricas de cuatro sílabas largas y breves alternadas), forma versificada de la sátira, en general no eran cantados. La lírica coral, generalmente acompañada de lira y flauta, no usaba los versos o estrofas tradicionales; su metro era creado para cada poema y nunca se utilizaba nuevamente de la misma forma. Además Alcmeón de Esparta y Estesícoro, destacan en el género Simónides de Ceos, Píndaro y, ya en el declive del género, Baquílides de Ceos (siglo V a.C.).

Tragedia y comedia

En sus dos vertientes – tragedia y comedia – llegó en esa época a la plenitud estética el teatro griego. Sus orígenes permanecieron oscuros, pero parece claro que ambas fueron extraídas de los rituales religiosos en honor al dios Dioniso.

El principal interés de Esquilo, cuyas tragedias generalmente se agrupan en trilogías, no es la acción dramática, ni la composición de los personajes, sino la subordinación de la vida humana a los insondables designios de los dioses. Con Sófocles, su sucesor, la tragedia alcanzó todavía mayor perfección formal. El tema central de sus grandes obras, como Edipo rey, Electra y Antígona, es la exaltación de la grandeza del hombre que, aunque sometido al destino y voluntad de los dioses, mantiene la integridad moral y cumple con su deber.

Eurípides, un contemporáneo de los sofistas, perteneció a una fase de cuestionamiento de todas las creencias tradicionales. Aunque partiese del mito, como los trágicos anteriores, su interés se centró en el estudio de la pasión humana – Medea, Hipólito – y en la crítica a las ideas convencionales sobre religión, política y moral. Después de Eurípides, que murió en 406, la tragedia dejó de ser cultivada.

Paralelamente a la tragedia, se desarrolló la comedia, que era su contrapartida. Surgió en las ciudades dóricas, donde se destacó la figura de Epicarmo, pero adquirió forma en Atenas, en la primera mitad del siglo V. En la época inicial (comedia antigua) fue fundamentalmente sátira social y política. Aristófanes, uno de los mayores genios cómicos de la literatura universal, ironizó en obras como Las ranas y Las nubes, las figuras políticas e intelectuales de su tiempo. La fase intermedia de la comedia, en la cual sobresalió Antífanes, se centró en la sátira y en la parodia. En la comedia nueva, cuyo principal representante fue Menandro, en el final del siglo IV, el tema principal fueron los conflictos domésticos.

Prosa

El primer gran historiador Heródoto de Halicarnaso fue también un gran geógrafo y antropólogo. Su tema central es el choque entre Asia y Europa, que culminó en las guerras greco-persas. No menos importante fue Tucídides, que vivió en la segunda mitad del siglo V y escribió la Historia de la Guerra del Peloponeso. Tucídides, a diferencia de Heródoto, excluye por completo la intervención divina en los eventos en los que participan los hombres. Por lo general se considera el verdadero creador de la historia como ciencia, el rigor documental, el sentido crítico y la objetividad narrativa.

Su obra, que quedó sin terminar, fue completada por Jenofonte, quien también escribió Anábasis, relato de la retirada de los diez mil griegos, tras el asesinato de sus líderes por Ciro el persa, desde las inmediaciones de Babilonia a la costa del Mar Negro. Después de estos autores, el género histórico se negó a convertirse en poco más que un ejercicio de retórica.

Retórica y oratoria

En pocas sociedades se ha valorado tanto el poder de la oratoria como en Grecia. Fue sobre todo la aparición de formas democráticas de gobierno que alentaron el estudio y la enseñanza del arte de la persuasión.

Entre los oradores griegos del siglo IV, que merecen especial atención podemos señalar: Isócrates, que se distingue por el estilo de la atención y defendió un ideal panhelénico para poner fin a las guerras internas entre los griegos y, especialmente, Demóstenes, el mayor de los oradores griegos de la antigüedad. Muy activo en la política, Demóstenes personifica el viejo ideal de la reacción de la polis independiente, contra el naciente panhelenismo. Después de su muerte, con la decadencia de la democracia, la oratoria cae en desuso.

Prosa filosófica

La prosa como un vehículo para la filosofía comenzó a desarrollarse a partir del siglo VI a.C. Entre los primeros filósofos se incluyen Tales, Anaximandro, Heráclito y Demócrito. La prosa filosófica fue el principal logro literario de la época, muy influido por Sócrates (que no tiene trabajo escrito) y su método característico de la enseñanza a través de preguntas y respuestas, que evolucionó hacia el diálogo.

El más famoso discípulo de Sócrates fue Platón, que comenzó a escribir poco después de la muerte del maestro (399 a.C.) y como escritor, dio forma insuperable a un nuevo género literario, el diálogo. Su discípulo Aristóteles poseía un estilo admirado en su tiempo, pero sus obras conservadas son fundamentalmente didácticas y sin preocupación estilística.

image_pdfimage_print
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado