Escuelapedia.com Literatura Funes el memorioso

Avisos google

Funes el memorioso

Funes el memorioso

Funes el Memorioso es un cuento de Jorge Luis Borges, perteneciente al libro Ficciones, de 1944, que narra la historia de un muchacho que tenía una memoria prodigiosa, pero que, sin conseguir articularla con su poca inteligencia, era tenido como curiosidad en la aldea en que vivía. Funes era una verdadera enciclopedia humana, contando con recuerdos de innumerables textos, todo ello a pesar de no saber cómo elaborar esos conocimientos ni tener un pensamiento creador y crítico.

‘Había aprendido sin esfuerzo inglés, francés, el portugués, el latín. Sospecho, sin embargo que no era muy capaz de pensar. Pensar es olvidar diferencias, es generalizar, es abstraer. En el abarrotado mundo de Funes no había sino detalles, casi inmediatos’ – Funes el Memorioso, Jorge Luis Borges

Así como en la biblioteca de Babel, el autor aborda la metáfora de la biblioteca incomprensible e inútil, sin que alguien consiga descifrar su contenido.

Reseña

El cuento de Borges nos transporta a una pequeña ciudad uruguaya donde se encuentra un extraño personaje, Ireneo Funes, cuya memoria es tan poderosa que supera a todas las otras facultades del mismo. Prisionero de su capacidad, el hombre acaba por volverse incapaz de razonar sobre lo que vive, preso a los detalles de la información.

Como dice el narrador al final del texto ‘pensar es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer’, esta afirmación nos lleva a varias reflexiones sobre la manera de vivir de Funes. Su condición prodigiosa para la memoria es debida a una accidente, haciendo de sus capacidades para retener información completamente triviales.

Todo lo que llegaba a ver era inmediatamente almacenado al mismo tiempo en que era proyectado, formando en su mente un caleidoscopio de imágenes memoriales. Su tiempo era una gran masa que contenía todo el tiempo del mundo introducido en la misma, vivir era revivir recuerdos y Funes gastaba días enteros recordando otros días por completo.

Su vida era perderse en los pormenores de la percepción y deleitarse con el avance de la humedad y con la forma de las nubes en un día pasado. Por tanto, para él vivir era tan solamente recordar (incluyendo recordar el acto de crear nuevos recuerdos). Su memoria e informaciones adquiridas no venían, sin embargo, acompañas de un razonamiento real, apenas el total y completo registro de todo lo que sucedía ausente de distinciones o distanciamientos. Todo quedaba almacenado automáticamente en su psique.

A pesar de su condición parecer ideal para ser un gran historiador del mundo, dado que era incapaz de olvidar, él mismo nunca sería apto para producir historia por sí mismo, pues está innegablemente ligado al presente. Toda historia es una historia contemporánea y Funes, para su desgracia, queda preso al pasado de su memoria. Vivía sin distancias y era incapaz de abstraerse sobre él mismo, no había cuestionamiento en el mundo del personaje y ello lo incapacitaba como historiador y, además, lo incapacitaba como ser pensante. Es imposible reflejar sin olvidar.

Recomendado