Escuelapedia.com Varios Francotirador

Avisos google

Francotirador

Francotirador

Un francotirador es un soldado de infantería o de una fuerza de seguridad especializado en armas de fuego y disparos de precisión. Persigue y elimina enemigos seleccionados con un único tiro de arma de precisión, especificamente un rifle de asalto. Su origen data de la Guerra Civil Americana, en el siglo XIX.

Un oficial del ejército de los Estados Confederados de América tuvo la idea de crear un grupo de tiradores de élite para que, durante las batallas, alcanzasen a los oficiales del norte a distancia, desestabilizando a su comando.

Estos tiradores fueron reclutados de los colonos de la frontera, en general cazadores, que eran muy hábiles con sus rifles para cazar diversos animales, incluyendo aves pequeñas y muy rápidas: snipe (agachadiza suramericana) que, para ser alcanzados tenían que ser objeto de disparos muy precisos. Por esa característica pasaron a ser conocidos como snipers (en castellano: francotiradores).

El primer país que utilizó de forma sistemática a snipers en sus tropas fue el Imperio alemán durante la Primera Guerra Mundial. Más tarde sería imitado por el resto de países y, en la Segunda Guerra Mundial, todos los ejércitos contaban con escuelas exclusivas para la formación de estos militares.

En las últimas décadas, el término ‘francotirador’ se ha utilizado en muchos casos, sobre todo por los medios de comunicación en asociación con tiradores de la policía, con responsables por asesinatos o con cualquier tipo de tiro a excepción de aquellos realizados a corta distancia.

Francotiradores militares

Cada tirador tiene diferentes doctrinas militares con respecto al uso de francotiradores. En general, el propósito de un francotirador en la guerra es reducir la capacidad de combate del enemigo, el derribo de un pequeño número de sus principales objetivos, teniendo un rango de oficiales.

Las doctrinas militares soviéticas incluyen el empleo de subunidades de francotiradores, conocidos como milicia de élite o infantería designada. Eso se debe al hecho de la capacidad de tiro de precisión que ha sido perdido en las tropas regulares en virtud del uso de armas automáticas o de asalto.

Los francotiradores de los países de la OTAN se emplean normalmente en equipos de dos elementos, uno es el asesino y el otro observador. A pesar de la separación de funciones entre los dos elementos del equipo, lo normal es que ambos sean calificados como francotiradores, alternando en el papel de francotirador y observador para evitar la fatiga que la actividad genera.

Las misiones típicas de francotiradores incluyen reconocimiento, vigilancia, eliminación de objetivos y francotiradores enemigos y selección de blancos de oportunidad. Incluso las misiones pueden incluir la eliminación de los vehículos militares, utilizando grandes armas de pequeño calibre, tales como 0,50 o 0,338 BMG Lapua Magnum. Los francotiradores han demostrado ser muy útiles para las fuerzas y aliados en la guerra de Irak, como fuego de apoyo para cubrir los movimientos de tropas amigas, especialmente en las zonas urbanizadas.

En las guerras de la antigua Yugoslavia y Líbano, eran designados como francotiradores aquellos soldados que atemorizaban a civiles con el propósito de causar terror. En el cerco de Sarajevo existe una avenida conocida especialmente para francotiradores en virtud de la milicia que causó 1030 heridos y la muerte de otras 225 personas.

Francotiradores de la policía

Las fuerzas de seguridad solamente utilizan los francotiradores en situaciones tácticas con rehenes. Estos francotiradores están entrenados para actuar como último recurso, cuando hay una amenaza directa e inmediata a la vida de las personas civiles. Los francotiradores de la policía suelen operar a distancias más cortas que los corresponsales militares, es decir, a menos de 100 metros, e incluso menos de 50 metros. Al llegar al punto de recepción, pueden recibir la orden de tirar a matar y no sólo hacer caer al enemigo.

Ha habido algunas excepciones a la regla de disparar y matar en los policías francotiradores. Hay casos en que los hombres armados dispararon contra una persona, para evitar que se suicide, golpeándola, por ejemplo, sobre la mano que sostenía el arma. Sin embargo, estos usos son controversiales y de muy dudoso éxito.

Recomendado