Avisos google

Fósiles

Fósiles
Los fósiles son registros arqueológicos que quedan en el suelo y el subsuelo. Se trata de restos animales y plantas conservados de forma natural a lo largo de millones o hasta billones de años.

Se almacenan en sedimentos minerales, especialmente el óxido de silicio o sílice. El proceso consiste en la transformación de fosilización de materia orgánica en un compuesto inorgánico, sin que pierda su característica física. Un fósil puede ser definido como un sustituto de la materia orgánica de una planta o animal por minerales. A través de este elemento del patrimonio arqueológico, el paleontólogo (un profesional que estudia los fósiles) descubre hallazgos de hechos ocurridos millones de años atrás.

El elemento en cuestión revela, además de restos de animales y plantas, restos de alimentos y huellas. Esos registros pueden tener distintos tamaños, variando, desde dinosaurios y ancestrales humanos, hasta seres microscópicos, como los protozoos.

Para los estudios prehistóricos es necesario analizar los fósiles que resultas valiosas fuentes de información para descubrir los hechos ocurridos en tiempos remotos.

Para la datación de los fósiles, el método más utilizado y efectivo es la radiactividad. Con la ayuda de equipos sofisticados, los científicos pueden evaluar o medir la cantidad de carbono-14, uranio y plomo presentes en estos fósiles. A partir de estos datos es posible saber la fecha estimada en la que se formó un mineral por ejemplo, además de identificar la edad de un fósil animal o vegetal.

Básicamente, existen tres tipos de fósiles: somatofósil (dientes fósiles, conchas, madera…), icnofósil (huellas, mordidas, excrementos) y quimiofósil (materiales orgánicos).

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado