Escuelapedia.com Ciencias Floración de cianobacterias

Avisos google

Floración de cianobacterias

Floración de cianobacterias

Cianobacteria © Doc. RNDr. Josef Reischig, CSc. Josef Reischig

Las cianobacterias (Cyanobacteria) son organismos sumamente importantes para la vida en el planeta pues son seres fotosintetizantes (siendo por ello llamadas también de oxifotobacterias). Están relacionadas con algunos ciclos como el carbono y el nitrógeno. Son seres procariotas autótrofos fotosintetizantes, poseen clorofila, carotenoides y ficobilinas. Las cianobacterias poseen un envoltorio o vaina en su cuerpo que presenta variación de colores, tales como el dorado, amarillo, marrón, rojo, verde, azul, violeta y negro. Anteriormente fueron llamados algas verde-azules, sin embargo, fue notada su gran variedad de colores.

Las cianobacterias viven en ambientes acuáticos y terrestres, ocupando hasta regiones inhóspitas como aguas termales y lagos congelados en la Antártida. Especies acuáticas son parte del llamado fitoplancton, una comunidad de varios microorganismos fotosintetizantes que también incluyen las algas.

Frecuentemente las actividades humanas afectan los ambientes acuáticos y los seres que en ellos viven, como el fitoplancton. El hombre, al arrojar en las aguas residuos domésticos, industriales y de la agricultura, provoca un fenómeno llamado de eutrofización. La eutrofización es un proceso de enriquecimiento de esos sistemas acuáticos por la gran cantidad de nitrógeno y fósforo disponibles en el agua. La eutrofización lleva a problemas como reducción del oxígeno y muerte de peces. Ese proceso también puede ocurrir lentamente por causas naturales. El fenómeno de eutrofización y el aumento de la temperatura han sido considerados los mayores responsables por la llamada floración.

Esquema cianobacteria
Esquema de cianobacteria

La floración se caracteriza por un aumento incontrolado de fitoplancton en la superficie del agua. Este incremento del fitoplancton se puede observar los cambios en la coloración del agua. El mar Rojo, por ejemplo, posee este nombre gracias a las floraciones de cianobacterias de color rojo del género Trichodesmium. Es importante destacar la importancia de no bañarse y no ingerir agua en sitios con coloración sospechosa.

Cuando ocurre el aumento en el número de las cianobacterias en agua, tenemos un grave problema ambiental y de salud pública. Al proliferar en exceso en ríos y lagos, ellas impiden la transparencia del agua, lo que lleva a un proceso de desoxidación. Además, las cianobacterias tiene por característica la producción de sustancias altamente tóxicas que alteran el color y el gusto del agua. Esas toxinas pueden generar serios riesgos a la salud humana.

Se cree que existen cerca de 2.000 especies de cianobacterias, siendo más de 40 productoras de toxinas. Las toxinas producidas por las cianobacterias se denominan cianotoxinas. Las cianotoxinas pueden tener efectos neurotóxicos, hepatotóxico y dermatotóxico o citotóxicos. Algunas de estas toxinas tienen efecto extremadamente rápido y llevan a la muerte de insuficiencia respiratoria después de poco tiempo después de la ingestión. El más común es la citotoxina microcistinas, que toma efecto hepatotóxico.

Animales como bueyes, caballos, cerdos y perros a menudo mueren debido al envenenamiento tras la ingesta de agua con las floraciones. En los seres humanos, el primer caso confirmado de muerte en virtud de esas toxinas sucedió en 1996, cuando 60 pacientes de una clínica de hemodiálisis en Pernambuco, Brasil, murieron después de presentar un cuadro de hepatotoxicosis. Después de las muertes, se observó que en el sistema de purificación del agua de la clínica existía la presencia de microcistinas y cilindrospermopsinas; ya en la sangre de los pacientes fue observada la presencia de microcistinas y en el reservorio de agua de la ciudad había presencia de cianobacterias.

A partir de ahí comenzaron las preocupaciones cada vez más crecientes, con la observación de la calidad del agua de los embalses en relación con la presencia de cianobacterias. Ahora, todas las empresas responsables de la distribución del agua controlan constantemente los niveles máximos aceptables de cianobacterias.

Contenidos recomendados
Recomendado