Escuelapedia.com Filosofia Filosofía antigua

Avisos google

Filosofía antigua

Filosofía antigua

La filosofía antigua corresponde al período del surgimiento de la filosofía griega en el siglo VII a.C hasta el siglo III d.C.

Surge de la necesidad de explicar el mundo y encontrar respuestas al origen de las cosas, la naturaleza de los fenómenos, la existencia y la racionalidad humana.

El término filosofía es de origen griego y significa ‘amor por el conocimiento’, es decir, la búsqueda de la sabiduría. Así, en el momento de su origen los filósofos desarrollaron esa capacidad de interpretación creyendo conseguir transmitir a partir de sus conocimientos el mensaje de los dioses.

Por esta razón, al principio, la filosofía quedaba estrechamente relacionado con la religión: mitos, creencias, parábolas, etc. Por lo tanto, el pensamiento mítico estaba dando paso a un pensamiento racional, es decir, una transición del mito al logos.

Contexto histórico: Resumen

La filosofía antigua surge a partir de la sustitución del saber mítico al de la razón y eso ocurrió en un contexto específico: la polis griega (ciudad-Estado).

Con esta nueva organización social y política en la que Grecia floreció fue esencial dar lugar a la racionalidad humana y, con ella, los pensamientos de los filósofos.

Más tarde, las discusiones que tenían lugar en la plaza pública con el poder de la palabra y la razón (logos) llevaron a la creación de la democracia.

Periodos de la Filosofía

Con fines didácticos, la filosofía se divide históricamente en cuatro periodos diferenciados:

  • Filosofía antigua
  • Filosofía medieval
  • Filosofía moderna
  • Filosofía contemporánea

Filosofía griega

La filosofía griega se divide en tres periodos:

Periodo presocrático (siglo VII a.C. – siglo V a.C.): es el periodo de los primeros filósofos griegos que vivieron antes de Sócrates. Los temas se centran en la naturaleza. Destaca el filósofo griego Tales de Mileto.
Período socrático (siglo V a.C. – siglo IV a.C.): también llamado período clásico, corresponde a la democracia en la antigua Grecia. Su mayor representante fue el filósofo griego Sócrates, que comienza a pensar en el ser humano. Además de él, merecen mención: Aristóteles y Platón.

Período helenístico (siglo IV a.C. – siglo III d.C.): además de las cuestiones relacionadas con la naturaleza y el ser humano, en esa etapa se centran los estudios sobre los logros humanos a través de las virtudes y la búsqueda de la felicidad.

Escuelas filosóficas principales de la Filosofía Antigua

Ahora que sabes los períodos en que se divide la filosofía de la antigua Grecia, veamos cuáles son las principales escuelas de pensamiento de la filosofía antigua:

Escuela jónica: reunió a los primeros filósofos en la ciudad griega de Mileto, localizada en la región de Jonia, en la costa occidental de Asia Menor (la actual Turquía). Además de Mileto, tenemos la ciudad de Éfeso con Heráclito como su principal representante y Samos con Pitágoras. En la ciudad griega de Mileto destacan Tales, Anaximandro y Anaxímenes.

Escuela Itálica: se desarrolló en la actual región del sur de Italia (en la ciudad de Elei) y de Sicilia (en las ciudades de Aeragas y Lentini). Destacan los filósofos Parménides, Zenón, Empédocles y Gorgias.

Principales filósofos de la antigüedad

Veamos a continuación los principales filósofos y los principales problemas filosóficos reflejados por ellos:

Tales de Mileto (623-546 a.C.): filósofo presocrático considerado como el Padre de la Filosofía propone que el agua es la sustancia primordial de la vida, llamada arjé. Para él, ‘todo es agua’.

Anaximandro (610-547 a.C.): discípulo de Tales de Mileto, el filósofo trató de perseguir el elemento fundamental de todas las cosas, llamando ápeiron (infinito e indefinido), que representaría la masa generadora de la vida y del Universo.

Anaxímenes (588-524 a.C.): discípulo de Anaximandro, para el filósofo la sustancia primordial que originó todas las cosas es el elemento aire.

Pitágoras de Samos (570-490 a.C.): según él, la fuente de todas las cosas está estrechamente relacionada con los números. Sus ideas eran esenciales para la filosofía y las matemáticas (su principal contribución fue el teorema de Pitágoras).

Heráclito (535-475 a.C.): filósofo presocrático que contribuyó a las reflexiones sobre la existencia. Según él, todo está en proceso de cambio y el flujo constante de la vida es impulsado por fuerzas opuestas. Eligió el fuego como un elemento esencial de la naturaleza.

Parménides (510-470 a.C.): considerado uno de los filósofos presocráticos, contribuyó al estudio del ser (ontología), la razón y la lógica. En sus palabras: ‘El ser es y el no-ser no es’.

Zenón de Elea (490 a.C. – 430 a.C.): discípulo de Parménides, entre sus reflexiones filosóficas destacan las Paradojas de Zenón centradas en el continuo y las relaciones espacio-tiempo-movimiento que pretenden demostrar que la noción de movimiento era contradictoria e inviable.

Empédocles (490-430 a.C.): a través del pensamiento racional, el filósofo defendió la existencia de los cuatro elementos naturales (aire, agua, fuego y tierra) que actuarían de una manera cíclica a partir de dos principios: el amor y el odio.

Demócrito (460-370 a.C.): fue el creador del concepto del atomismo. Según él, la realidad estaba formado por partículas invisibles e indivisibles llamadas átomos (materia). En palabras del filósofo: ‘Todo lo que existe en el universo es fruto del azar y de la necesidad’.

Protágoras (480-410 a.C.): sofista y filósofo famoso por su famosa frase ‘El hombre es la medida de todas las cosas. Contribuyó a las ideas asociadas con la subjetividad de los seres.

Gorgias de Leontinos (487-380 a.C.): uno de los más grandes oradores de la antigua Grecia, el filósofo continuó los estudios del subjetivismo de Protágoras, lo que condujo a un escepticismo absoluto.

Sócrates (469-399 a.C.): uno de los más grandes filósofos de la antigua Grecia, contribuyó al estudio del ser y de su esencia. La filosofía socrática fue guiada en el auto-conocimiento (‘conócete a ti mismo’), desarrollado a través de diálogos críticos (la ironía y la mayéutica).

Platón (427-347 a.C.): discípulo de Sócrates, escribió acerca de las ideas de su maestro. En sus reflexiones filosóficas destacan la Teoría de las Ideas, que sería el paso del mundo sensible (apariencia) al mundo de las ideas (esencia). El Mito de la Caverna demuestra esta dicotomía entre la ilusión y la realidad.

Aristóteles (384-322 a.C.): junto a Sócrates y Platón, fue uno de los filósofos más importantes de la antigüedad. Sus ideas se consideran la base del pensamiento lógico y científico. Escribió varias obras sobre la esencia del ser, la lógica, la política, la ética, las artes, la energía, etc.

Epicuro (324-271 a.C.): fundador del epicureísmo, para el filósofo la vida debe estar basada en el placer. Sin embargo, a diferencia de la corriente hedonista, el placer epicúreo sería racional y equilibrado. Si no fuera así, el placer podría resultar en dolor y sufrimiento.

Zenón de Citio (336-263 a.C.): fundador del estoicismo, defendió la idea de una realidad racional, que se produce a través del deber de comprensión. De este modo, mediante la comprensión de la realidad de la que forma parte el hombre y la naturaleza se alcanza el camino de la felicidad.

Pirro (365-275 a.C.): fundador del pirronismo, defendió la idea de la incertidumbre en todo lo que nos rodea, a través de una postura escéptica. Por lo tanto, no hay conocimiento seguro y la búsqueda de la verdad absoluta es una posición inútil.

Diógenes (413-327 a.C.): filósofo de la corriente filosófica del cinismo, trató de defender una postura anti-materialista de distancia de todos los bienes materiales y se centra en el conocimiento de uno mismo.

image_pdfimage_print
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado