Escuelapedia.com Historia Expansión holandesa

Avisos google

Expansión holandesa

Expansión holandesa

Para entender la expansión holandesa es importante saber que en el siglo XVI, los Países Bajos consistieron en 17 provincias, que correspondieron a la actual Bélgica, Holanda, Luxemburgo y partes francesas de Flandes. Carlos V las obtuvo como herencia. Las provincias eran parte de un estado federal, cuyo soberano era el rey de Austria y España. Cada provincia tenía un gobernador y una Asamblea. El principal órgano político eran los Estados Generales, especie de congregación del clero, nobleza y burguesía, compuesta por las delegaciones de todas las provincias. Como Carlos V fue un rey viajero, a veces gobernaba desde Bruselas, la capital de los Países Bajos.

Cuando Felipe II se convirtió en el gobernante, había abandonado el hábito de la sentencia en sus distintos reinos y comenzó a residir en Madrid, capital de España. Los Países Bajos llegaron a ser tratados como una provincia más, dirigidos por un representante del soberano, aunque eran una importante zona comercial y financiera, donde hubo una fuerte burguesía. A pesar de las leyes contra las herejías, la burguesía y la nobleza de la región se adhirieron al calvinismo. La represión fue violenta y muchos calvinistas fueron ejecutados en público. España era dependiente del dinero. Para resolver los problemas del tesoro, el rey español aumentó los impuestos en los Países Bajos.

Debido a la falta de libertad religiosa y al aumento de impuestos, las siete provincias del norte, donde predominaba el calvinismo, decidieron liberarse formando las Provincias Unidas. El rey Felipe II envió una tropa para combatir a la rebelión y esos soldados promovieron verdaderas masacres. Las Provincias Unidas, a pesar de sus riquezas materiales y financieras, no tenían condiciones de enfrentar por sí mismas y vencer al poderoso ejército castellano. Pero había otros países interesados también en la contienda.

La Francia católica, la Inglaterra protestante y príncipes alemanes enviaron fuerzas para ayudar a los rebeldes. En realidad, no existía un ejército de Provincias Unidas, sino un enorme ejército multinacional comandado por un holandés. En 1609 fue firmado un acuerdo por el cual España reconocía la independencia de las Provincias Unidas. Sin embargo, la situación de guerra permaneció durante varias décadas.

La larga guerra de liberación causó destrozos en las Provincias Unidas. En algunas regiones, hubo disminución de población, y el comercio y las manufacturas retrocedieron. Aunque la guerra haya despendido recursos de las Provincias Unidas, no los agotaron. En la última década del siglo XVI, la economía volvió a crecer y la población aumento, debido a la inmigración de artesanos, capitalistas, profesores y científicos llegados de varias partes de Europa. Esas personas que impulsaron el progreso de Holanda eran judíos, protestantes y otros perseguidos que fueron atraídos por la libertad religiosa y de pensamiento.

En la primera mitad del siglo XVII, Holanda fue el modelo de país moderno en Europa. Tierra de libertad, era una República dominada por una alta burguesía, formada por banqueros, empresarios y grandes comerciantes. Ámsterdam, la capital, era la principal plaza financiera en el mundo, y el comercio holandés había adquirido un poder de alcance internacional. Principal país en Europa, con gran desarrollo del trabajo asalariado, Holanda también era la mayor potencia marítima mundial, presente en el comercio europeo, asiático, americano y oriental.

Hasta el final del siglo XVII, Holanda fue una importante potencia naval y el modelo de país capitalista. Toda la política holandesa era destinada a desarrollar el comercio, principalmente el marino y las manufacturas. A diferencia de las monarquías absolutas europeas que dirigía la economía con puño de hierro, la República de los Países Bajos dejó su economía en manos del capital privado de las compañías privilegiadas de comercio.

País de territorio y población pequeña, con 2 millones de habitantes, los Países Bajos fue el Estado europeo más próspero en el momento cuando casi toda Europa sabía a pestilencia y hambre. Gran parte de ese progreso se debió a sus comerciantes y navegantes, activos en todo el mundo. Dominaron el mar Báltico y penetraron en el Mediterráneo y en el imperio turco europeo.

Fuera de Europa, a principios del siglo XVII, ya habían tomado el monopolio de los españoles y portugueses en el comercio de especias del lejano Oriente. Poseían fábricas en China, en Japón y en África, donde traficaban esclavos negros. En Japón, después de 1638, cuando el comercio fue cerrado a los extranjeros, los holandeses fueron los únicos en seguir manteniendo relaciones comerciales y fechorías en el país. La Compañía de las Indias Orientales, encargada del comercio holandés con Oriente, gozaba de completa libertad de acción. Sus accionistas pertenecían a la alta burguesía holandesa y eran miembros de los Estados Generales, el órgano supremo del poder político.

Con base al éxito de la Compañía Oriental y debido a la reanudación de la guerra con España en 1621 se fundó la Compañía de las Indias occidentales, cuyo objetivo era saquear el imperio español en las Américas. Su mayor desarrollo se produjo durante el gobierno holandés en el noreste de Brasil. Para iniciar la colonización de Brasil con caña de azúcar, Portugal obtuvo préstamos con los financistas y comerciantes holandeses. A cambio de esta capital, la burguesía holandesa tuvo el monopolio del transporte, refinación y distribución de azúcar en Europa.

Cuando Portugal pasó para el dominio español (1580-1640), los holandeses fueron prohibidos al comercio con el imperio español, perdiendo todas las inversiones realizadas previamente. Entonces, decidieron ocupar las fuentes de producción de azúcar en Brasil. Inmediatamente, se asentaron en Bahía (1624), de donde fueron expulsados rápidamente. Luego invadieron Pernambuco, ocupando casi el noreste brasileño entero y permaneciendo allí desde 1630 a 1654. Expulsados del noreste, los holandeses establecieron un productor formidable sistema de azúcar en las Antillas, ganando gran parte del mercado internacional, al punto de generar una grave crisis económica en América. Los holandeses también fundaron una factoría, llamada Nueva Ámsterdam, en la costa atlántica de los Estados Unidos, que, ocupada más tarde por colonos ingleses, fue rebautizada como Nueva York.

Recomendado