Escuelapedia.com Ciencias Estrés hídrico

Avisos google

Estrés hídrico

estres hidrico

El estrés hídrico en su aspecto socio-económico, es un problema que se ha ido extendiendo a diversas partes del mundo, llegando a una gran cantidad de personas. El estrés hídrico está relacionada con la disponibilidad de agua en relación con su uso.

El estrés hídrico es un problema socioeconómico y estructural que, siguiendo varias previsiones, se ha ido extendiendo a diferentes partes del mundo donde la escasez de agua o el exceso en el nivel de consumo transforman la realidad de la población en algo dramático. Varias localidades hoy dependen de la importación de agua desde fuera o de la reducción de su consumo por parte de la población y de varios sectores de la economía.

Pero, ¿qué es el estrés hídrico?

El concepto de estrés hídrico fue elaborado para designar la relación entre el total de agua utilizado anualmente en un determinado lugar o territorio y la disponibilidad de ese recurso, que se traduce por la diferencia entre los niveles de pluviosidad y evaporación en el área en cuestión. En otras palabras, podemos decir que ocurre una situación de estrés hídrico cuando la cantidad de agua utilizada es superior a su capacidad de reposición natural, lo que hace que las reservas disponibles – en caso de existir – gradualmente se reduzcan.

La gran cuestión es que la parte más pequeña de agua de la Tierra se encuentra disponible para el consumo (menos del 3%). De esta cantidad, la mayoría es imposible llegar a ella (glaciares y otros lugares) o con una extracción difícil (algunos acuíferos y embalses subterráneos). Por otra parte, si tenemos en cuenta sólo las reservas de agua para el consumo, observamos que se distribuyen de forma desigual en todo el mundo, lo que también ocurre con la población, que se concentra más en algunas áreas que en otras.

Por lo tanto, hay algunas áreas en las que el número de habitantes y sus niveles de consumo de agua – incluyendo sus actividades económicas – son mucho más alta que la disponibilidad de agua natural a su alrededor. En otras áreas, sin embargo, el agua está disponible, pero no hay suficientes recursos o sistemas de infraestructura para atender a toda la población, lo que caracteriza a una escasez económica de agua.

Para la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la escasez de agua se inicia en una región donde más del 30% de agua de sus cuencas se utilizan para apoyar las actividades económicas y sociales. Cuando este índice es igual o superior al 70%, se caracteriza entonces un caso severo de estrés hídrico.

Con base en los estudios realizados por expertos en salud y también por los hidrólogos, la ONU considera que la cantidad ideal de agua por persona es el consumo de 100 litros. Cuando la disponibilidad para uso directo es menos que esto, se considera que la población se encuentra en una situación de riesgo o calamidad social. Por lo tanto, el objetivo principal es garantizar el acceso al agua de todos los habitantes del planeta.

Hoy en día hay varias zonas del mundo que sufren de problemas de estrés hídrico, como algunas regiones de la India y el Sur de Asia en general, el Medio Oriente, África y también algunos lugares de los Estados Unidos y China y zonas muchos otros países. De acuerdo con las organizaciones internacionales, en 2025, este escenario debe intensificarse, pues las regiones encima citadas – sobre todo el norte africano – deberán enfrentar índices severos de escasez hídrica. En ese escenario, dos tercios de la población mundial pasarán por ese problema, siempre que los índices de consumo y disponibilidad de agua sean mantenidos.

En este sentido, se necesitan varias medidas para combatir la escasez de agua en el mundo, como asegurar la conservación de los recursos existentes de agua (ríos, manantiales, acuíferos, entre otros) a través de la preservación de la vegetación y el medio ambiente; la promoción de medidas para reducir el consumo y la reutilización de las aguas; adoptar nuevas formas de utilizar y reutilizar el agua como métodos eficaces para el tratamiento o la mejora de las técnicas de desalinización de agua de mar. Lo que está en juego aquí es la calidad de vida de muchas personas en el mundo y la sostenibilidad de los recursos hídricos.

Recomendado