Escuelapedia.com Historia Estado de Israel

Avisos google

Estado de Israel

Estado de Israel

La ocupación judaica de Palestina comenzó a cobrar impulso a finales del siglo XIX, cuando el mundo afroasiático estaba siendo dividido entre las potencias imperialistas. Este proceso, llamado Neocolonialismo, fue característica fundamental del imperialismo, en una época en que el petróleo se había convertido en la principal fuente de energía y se consideró crucial para el desarrollo industrial. El control sobre los accesos a la región de Oriente Medio se había convertido en fundamental para las grandes potencias capitalistas y el dominio turco-otomano se volvió un inconveniente.

Por tanto, se percibe la Primera Guerra Mundial y la derrota del imperio turco, como parte de un proceso de expansión del imperialismo en la región petrolera del Medio Oriente.

Sionismo

Fue en este contexto que en Europa nació el movimiento sionista, articulado por los líderes de la comunidad judía internacional, con el fin de construir un hogar nacional judío en Palestina. Este movimiento comenzó cuando el escritor austríaco de origen judío Theodor Herzl publicó ‘El Estado Judío’, un hecho que llevó a la realización del primer Congreso Sionista Mundial en 1897.

Después de la Primera Guerra Mundial, los británicos se comprometieron a ayudar a los judíos construir un estado libre e independiente en el territorio palestino, buscando, así, debilitar a los árabes y conquistar las ventajas económicas en la región, pues a pesar de poseer religión y cultura típicas las principales comunidades judaicas se desarrollaron en Occidente, integradas al modelo de desarrollo capitalista definido a partir de la Revolución Industrial europea, al contrario de los pueblos árabes. Durante el dominio británico sobre la región, los ingleses permitieron la compra de tierras en Palestina por ricos judíos de todo el mundo que comenzaron a reocupar la región. Entre los años 1930 y 1940, se intensificó considerablemente la inmigración judaica para Palestina.

Palestina

Los conflictos actuales a través de Palestina tienen diferentes motivos. El factor predominante es el interés económico que implica los poderes capitalistas, interesados en el control de esta región estratégica, combinada con el estado de Israel. Otro factor relaciona al territorio: israelíes y palestinos luchan por conseguir tierra en la que, según ellos, tienen derecho milenario y se debe considerar todavía la cuestión cultural y la imposición de valores occidentales a las milenarias tradiciones orientales.

Las tensiones perduran desde hace varios siglos. Expulsados de Palestina por los romanos ya en el siglo I de la Era cristiana, los judíos acariciaron durante mucho tiempo el sueño de regresar a la Tierra Prometida, enfrentando todo tipo de discriminación y persecución. Todavía, el territorio, durante su ausencia, fue ocupado por otros pueblos que, igualmente, se sienten en el derecho de permanecer de modo autónomo.

La entrada incontrolada de judíos en Palestina ha causado problemas graves en la víspera de la Segunda Guerra Mundial: las áreas de asentamiento judío y palestino no fueron delimitadas y grupos de características étnicas y religiosas tan diferentes tuvieron que compartir el mismo lugar, donde resultan graves hostilidades en ambos lados.

Antisemitismo

Objetivos de la animosidad creciente de la propaganda religiosa cristiana inflada por la época de las Cruzadas, los judíos de las distintas ciudades alemanas se vieron obligados a confinarse en un mismo barrio para escapar de persecuciones y masacres colectivos (pogromo). Aislados en guetos, fiscalizados y sometidos a imposición, los judíos se diferencia del resto de la población volviéndose extranjeros de facto. Tanto fue así que en el siglo XIII comenzaron a hablar una forma especial de alemán que se transformaría en un idioma original, el yiddish.

El aislamiento de los judíos despertó la fantasía popular que pasó a acusarlos de prácticas religiosas demoníacas, responsabilizándolos sin razones por crímenes y epidemias. En 1848, los liberales exigían la supresión de las discriminaciones. Los judíos participaron activamente en el movimiento político; colaboraron en las elecciones y promovieron demostraciones en Frankfurt. Alrededor de 1860, se pronunciaron abiertamente por la unificación. Entusiasmados por el progreso y estimulados por la política de Bismarck, los alemanes aceptaron las modificaciones. La desigualdad presente en ley dejó de existir en todo el territorio nacional en 1871.

En la práctica, sin embargo, los judíos permanecieron excluidos de los puestos administrativos y militares importantes, estando obligados a algunas actividades poco consideradas por los alemanes: el periodismo, la política, las profesiones, el comercio y las finanzas.

El antisemitismo recobró fuerza cuando la depresión económica de 1873 afectó a Alemania, castigando a los campesinos y los grandes terratenientes, rebelados contra una minoría beneficiada por la rápida industrialización. Poco a poco el odio contra los judíos se habría transformado en un símbolo del capitalismo apátrida y egoísta y convertido en tema electoral de los diferentes partidos políticos, complementado por las teorías raciales popularizado y simplificado a principios del siglo XX, tanto en los periódicos como en los folletos (propaganda racial).

La derrota militar de las antiguas clases dominantes en la Primera Guerra Mundial y el surgimiento de la República favorecieron a los judíos. Las barreras en su participación en ciertas profesiones y funciones públicas se redujeron, simultáneamente a la prohibición de la emigración a las ciudades. Sin embargo, un período marcado por las duras condiciones del armisticio, con una inflación galopante y los intentos revolucionarios de extrema izquierda promovió el rápido crecimiento de los judíos como beneficiarios de la victoria de los aliados.

En el clima pasional generado por la derrota, el racismo reapareció con fuerza. Los generales alemanes publicaron sus memorias, culpando a Israel por la ruina de Alemania y culpándolos de inculcar en la gente una sensación de debilidad e inferioridad. La campaña antisemita se intensificó en todas partes en los movimientos juveniles, asociaciones de ex combatientes y los colegios profesionales.

En marzo de 1920, Kapp, un alto funcionario, intenta un golpe de Estado dominando la capital durante unas horas y presentando un programa que prevé la expulsión de los judíos que entraron en Alemania después de la guerra.

Holocausto

La palabra Holocausto” se utiliza desde la década de 1980 para describir el asesinato en masa de las minorías étnicas y religiosas, discapacitados, homosexuales y opositores políticos del régimen nazi, destacando el exterminio de unos seis millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial Mundial.

El término tiene su origen en la palabra greco- latina ‘holocaustum’ y significa ‘completamente quemado’ o ‘víctima de un incendio’. En Israel hoy en día utilizan el término secular hebreo Shoah, que significa ‘destrucción’ o ‘catástrofe’, insertado en la Declaración de Independencia del Estado de Israel en mayo de 1948.

Bajo la doctrina racista del Tercer Reich, alrededor de 7,5 millones de personas han perdido su dignidad y la vida en los campos de concentración, especialmente preparados para matar en escala. Para los nazis, quienes no tuvieran sangre aria no debían ser tratados como seres humanos. Se estima que entre 5,1 y 6 millones de judíos fueron asesinados durante la Segunda Guerra Mundial, que en ese momento representaba alrededor del 60% de la población judía en Europa.

Un año después de que Hitler llegase al poder se redujeron las leyes anti judaicas iniciando el boicot económico. Después de la expulsión de los judíos de Polonia desde Alemania, un joven repatriado, Herschel Grynspan, asesinaría en París al secretario de la Embajada de Alemania, Ernst von Rath. Ese evento detonó entre el 9 y el 11 de noviembre 1938 una serie de persecuciones que se hicieron conocidas como Kristallnacht. Cientos de sinagogas fueron quemadas, 20.000 judíos fueron llevados a campos de concentración y mataron a 91 de ellos, de acuerdo con información de fuentes alemanas. Alrededor de 7.000 tiendas fueron destruidas y los judíos también fueron condenados a pagar una multa de indemnización de 1,5 millones de marcos alemanes.

Revisionismo

Si bien es cierto que el Holocausto es una de las mayores atrocidades del siglo XX, también es cierto que fue aprovechado por gran parte de la comunidad judía internacional, que apela al sentimentalismo para reforzar una visión retórica en la que se demandan compensaciones. Desde entonces, la política del Estado sionista de Israel se basa en esta tendencia y busca fortalecer los derechos de los judíos, en particular con respecto a Palestina.

Por otro lado, en las últimas décadas del siglo XX nació el revisionismo, la negación del Holocausto en un intento de encontrar una legitimidad académica, haciendo caso omiso de forma selectiva la evidencia real e histórica. El revisionismo sugiere que una gran conspiración judía inventó la masacre y las pruebas y que todos los historiadores están en connivencia y son cómplices de su falsedad. El verdadero objetivo del ‘revisionismo’ del Holocausto es hacer del nacionalsocialismo una alternativa política aceptable de nuevo.

Naciones Unidas

Con el final de la Segunda Guerra Mundial y la muerte de millones de judíos por los nazis, los británicos delegan ante las Naciones Unidas (ONU), la tarea de resolver los problemas entre los árabes y los judíos en Palestina. Sin consultar con el pueblo de Palestina, el 29 de noviembre de 1947, la Resolución 181 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, teniendo en cuenta que las organizaciones guerrilleras y terroristas amenazan la paz judía, decidieron dividiendo el territorio en dos Estados: los judíos recibirían 57 % del territorio, mientras que los árabes (que constituyen la mayoría) ocuparían el 43%. El Estado judío (Israel), fue creado en 1948, pero el Estado árabe nunca llegó a ser creado, siempre impedido por la acción común de Israel con los Estados Unidos, en contra del designio de las resoluciones de las Naciones Unidas.

El 14 de mayo de 1948, David Ben-Gurion declaró la fundación del Estado de Israel con el rechazo a los Estados árabes limítrofes. En el mismo día, Irak atacaría al recién fundado país, iniciando la primera guerra árabe-israelí, que terminó en 1949 después de seis meses con la derrota de la Liga Árabe (Egipto, Siria, Libano, Transjordania e Irak). Israel extendió su control sobre la Galilea y el desierto de Negev. Por los acuerdos de paz de 1949, Transjordania se anexó a Cisjordania, incluyendo Jerusalen oriental, formando el Reino Hachemita de Jordania, mientras que Egipto pasó a administrar a la Franja de Gaza.

Conflicto árabe-israelí

La victoria de Israel y la expansión inmediata de su territorio por unos 6000 kilómetros cuadrados más de lo previsto por la ONU en 1947, dio lugar a la fuga de un millón de personas, empezando por la cuestión Palestina (lucha contra la ocupación israelí y la creación de un Estado palestino libre y soberano).

Otros tres guerras siguieron entre los años 1950 y 1970. En 1956, el Egipto presidido por el arabista Gamal Abdel Nasser nacionalizó el Canal de Suez (controlado por Gran Bretaña), impidiendo su utilización por los buques israelíes y aislando el puerto de Eilat, principal receptor de petróleo a Israel en ese momento. Israel declaró la guerra a Egipto, ocupando la península del Sinaí, la Franja de Gaza y la reapertura del puerto de Eilat, mientras que el Canal de Suez fue atacado por Francia y el Reino Unido. Las fuerzas de los tres países se vieron obligadas a retirarse bajo la presión de la ONU, de los EE.UU. y de la Unión Soviética, provocando a Israel a retirarse a las fronteras establecidas en 1949.

En 1959 se creó la organización Al-Fatah por Yasser Arafat, con el fin de articular la lucha armada para la creación de un Estado palestino y en 1964 se fundó la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

En 1967, después de la movilización de las tropas árabes en las fronteras de Israel, comenzó la Guerra de los Seis Días, con el ataque israelí contra Egipto, Jordania y Siria, conquistando la Franja de Gaza, Cisjordania, los Altos del Golán (Siria) y desierto del Sinaí (Egipto). A pesar de las resoluciones de la ONU, Israel no retiró sus tropas de Cisjordania y la Franja de Gaza e instaló un gobierno militar en los territorios palestinos ocupados, iniciando el despliegue de los asentamientos judíos en la región. Los palestinos fueron confinados a sólo un 25% de la superficie determinada por la partición de la ONU de Palestina en 1947.
La tercera guerra árabe -israelí se produjo en 1973 durante la fiesta judía de Yom Kippur (Día del Perdón), cuando Egipto y Siria hicieron una ofensiva sorpresa que encontró contraataque fulminante y victoriosa para Israel.

En 1977, Israel inició conversaciones con Egipto, que medió en EE.UU. por el presidente Jimmy Carter, culminando con la firma del acuerdo Camp David (1978), por el cual Israel se retiró del Sinaí y Egipto se convirtió en el primer país en el mundo árabe en reconocer al Estado de Israel.

El expansionismo de Israel en el Líbano

Con la evacuación de la península del Sinaí en el sur, el expansionismo de Israel se dirige al norte, con la invasión del Líbano en 1978 condenada por el Consejo de Seguridad de la ONU y determinando la retirada israelí inmediata e incondicional del territorio libanés hasta las fronteras internacionalmente reconocidas. La ONU constituyó también una fuerza multinacional encargada de auxiliar al gobierno de Líbano y restablecer la paz y seguridad en la región. Además de no cumplir con la resolución de la ONU, Israel ha consolidado su ocupación mediante el patrocinio de la formación de una milicia de mercenarios cristianos.

La ocupación del Líbano fue ampliada en 1982, con el avance de las tropas a la capital, Beirut, causando gran destrucción y muerte, lo que hizo aumentar aún más la resistencia árabe. En esta ocasión, la masacre acabó con la vida de 2.000 palestinos en los campamentos de refugiados de Sabra y Shatila en Beirut, localizados en una región de Beirut controlada por Israel y por las milicias cristianas libanesas del Ejército del Sur del Líbano.
Con la fuerza de la gente de Líbano, Israel se retiró parcialmente, dirigiéndose hacia el sur del país, continuando, sin embargo, en su deseo de ocupar el 10% del territorio libanés.

La correlación de fuerzas en el Líbano se encontraba polarizada por los musulmanes apoyados por Siria, que ocupaba parte del país, y los cristianos apoyados por Israel, que ocupaba otra parte del territorio. La retirada israelí se hizo sólo en 1985, manteniendo, sin embargo, alrededor de mil soldados en el sur. Los habitantes de estos territorios ocupados se rebelaron contra la tortura, la humillación y la destrucción de sus hogares, la formación de la resistencia libanesa, que encontraba amparo en las leyes internacionales.

En 1993, en la lucha contra la guerrilla Hisbollah, Israel bombardeó Líbano, matando a 130 libaneses y tres años más tarde, en la operación Viñas de la Ira, contra Hisbollah de nuevo, donde murieron cerca de 200 personas.

Imperialismo

Desde su fundación, con un importante apoyo de Inglaterra de los Estados Unidos, el Estado de Israel es el principal aliado de las potencias occidentales en la región de Oriente Medio. Esta situación se percibe en diversos conflictos en la región, cuyo número cuenta con la presencia constante de las tropas estadounidenses, sino también desde un punto de vista comercial.

Las celebraciones de los 60 años de Israel se basaron en la presencia histórica de un funcionario alemán, que habló por primera vez en el Parlamento del país. En palabras de la Primera Ministra alemana Angela Merkel:

‘El asesinato en masa de seis millones de judíos, hecho en nombre de Alemania, trajo sufrimiento indescriptible al pueblo judío, a Europa y a todo el mundo. El shoah (término usado para referirse al Holocausto) llena a los alemanes de vergüenza’ comenta.

‘Me inclino frente a los supervivientes y frente a todos los que ayudaron a sobrevivir. El quebrantamiento con la civilización traído por el shoah no tiene paralelos. Dejó heridas que todavía son sentidas hoy’.

Alemania es el principal compañero comercial de Israel en Europa y tiene las mismas preocupaciones de Israel en lo que respecto al programa nuclear de Irán.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado