Avisos google

Era Kennedy

Era Kennedy
Los desafíos de los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial pusieron al país en una delicada situación política y económica. La construcción de una las principales potencias mundiales estaba comprometida. La Guerra Fría y las cuestiones de los derechos civiles fueron algunas de las cuestiones que alertaba el Tío Sam en los años 60.

Poco después del mandato del general Dwight Eisenhower, los estadounidenses vivieron momentos de estancamiento económico e internacional y nuevos retos políticos que enfrentar. La amenaza comunista había embalado el gobierno de Eisenhower en gastos elevados en la corrida espacial frente a la Unión Soviética. Al mismo tiempo, el mundo sufría fuertes tensiones que generaron desconocimiento y gran incertidumbre en el mundo.

Esta preocupación por los problemas externos, con el tiempo había dejado tras de sí una amplia gama de problemas internos por resolver en los Estados Unidos. La aparición de los problemas nacionales significó que un joven y moderno político demócrata ganase las elecciones en 1960. John Kennedy llegó al poder interesado en ofrecer una nueva frontera para los ciudadanos estadounidenses. Sus propuestas implicaron la búsqueda de la igualdad y la justicia social.

Mandato de Kennedy

En comparación con los anteriores mandatos, Kennedy logró su administración con la adopción de leyes que ampliaron los derechos sociales y promovían la integración racial. El carácter transformador de su acción provocó reacciones extremas de los sectores más conservadores del país. Objetivamente por abordar la cuestión de la raza en los Estados Unidos, Kennedy perdió terreno en un tema polémico no sólo de la política, sino también en la cultura americana.

En política exterior, la modernización del tono de Kennedy ni siquiera era dedicada su nación. En Vietnam, las libertades democráticas se redujeron por una intervención militar que dio lugar a una de las más largas guerras libradas por los Estados Unidos. En cuanto a Cuba, el incidente en la Bahía de los Cochinos fue el resultado de un intento de la administración Kennedy a tomar el gobierno cubano a través del entrenamiento de exiliados cubanos que debían derrocar al presidente Fidel Castro.

Para evitar los fracasos iniciales de su política exterior, firmó la llamada Alianza para el Progreso, que destacó la ayuda financiera a los países más pobres en América Latina. Además, Kennedy lanzó el desafío del hombre a la Luna, continuando con la carrera espacial de la Guerra Fría. En 1962, inmersos en la crisis de los misiles, Kennedy denunció las armas nucleares soviéticas establecidas en Cuba. Este episodio abría la posibilidad de la Tercera Guerra Mundial, una hipotética pero casi real situación de tensión vivida entre ambas potencias.

La incertidumbre provocada por las tensiones del orden bipolar y las acciones militares para combatir el problema racial en Estados Unidos hicieron que Kennedy fuese considerado un fuerte enemigo para opositores y partidarios conservadores. El 22 de noviembre de 1963, durante un desfile en Dallas, dos tiros acabaron con la vida del presidente John Kennedy. Su muerte, rodeada por la incertidumbre actual, se atribuye a Lee Harvey Oswald.

Por un escándalo nacional, la muerte del presidente sacudió los Estados Unidos, que apuntaba a la imposibilidad de ciertos puntos de vista conservadores. Durante el resto de la década de 1960, los derechos civiles, la raza y la guerra de Vietnam fueron los principales temas de la recurrencia en la prensa internacional y entre los ciudadanos estadounidenses.

Datos sobre el articulo
Opiniones del artículo
Artículos relacionados
    Recomendado