Escuelapedia.com Historia Entendiendo el totalitarismo

Avisos google

Entendiendo el totalitarismo

Entendiendo el totalitarismo

En este texto, examinaremos lo que es el totalitarismo, es decir, intentaremos dilucidar y aclarar el concepto de Estado totalitario. De esa manera, daremos subsidio para que los lectores comprendan los regímenes nazi y fascista personificados en los Estados alemán e italiano respectivamente, durante la década de 1930 y durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) – clásicos ejemplos del totalitarismo.

Como se mencionó anteriormente, la Alemania nazi y la Italia fascista fueron ejemplos clásicos de Estados totalitarios. Analizando estos dos Estados, por lo tanto, llegamos a algunas conclusiones: sabemos que el totalitarismo es una forma de organización del Estado, en el cual poder se concentra bajo la regla de una élite aristócrata.

En otras palabras, el poder generalmente se centra organizado en forma de partido único, montada por un pequeño grupo de personas. La base que forma ese partido es la gran parcela de la población (es decir, las masas), sin embargo, el poder de decisión y de deliberación queda restringido solamente a los dirigentes del partido.

En el totalitarismo, algunos líderes del partido ejercen funciones en las altas esferas del gobierno; eso hace más claro a la sociedad que el partido es el Estado. Ese hecho entre organización partidaria y la administración del Estado solamente se vuelve posible a partir del momento en que el pequeño grupo en el poder acaba de forma coercitiva con las libertades individuales y colectivas instaurando un régimen de terror total contra la nación. Así, la insurrección ciudadana es controlada por el Estado por mecanismos represivos (sanciones legislativas, exilio, amenazas, torturas…).

Por lo tanto, el Estado totalitario es un Estado policial, gobernado por la violencia física y psicológica. El Estado ejerce una vigilancia constante y permanente sobre la vida de la población. En el totalitarismo, el Estado alcanza a controlar la vida personal y familiar de los individuos, es decir, un extremo caso y radical del autoritarismo.

La característica principal del totalitarismo es el uso regular y permanente de los medios de comunicación (televisión, radio) para la difusión de la ideología del régimen totalitario. Las propagandas vehiculadas por el gobierno pretenden enaltecer el gobierno y exaltar la figura del líder totalitario. En el siglo XX, como ya fue aclarado, los principales ejemplos de Estados totalitarios fueron la Alemania nazi, la Italia fascista y la Rusia estalinista.

Recomendado