Escuelapedia.com Historia Emperatriz Teodora

Avisos google

Emperatriz Teodora

Emperatriz Teodora

Teodora nació en el año 497-500 y murió en el 548. Fue la emperatriz del Imperio Bizantino y la esposa del emperador Justiniano I. Junto con su marido, ella es santa de la Iglesia Católica Ortodoxa. Con su ascensión al trono imperial, Justiniano I hizo a Teodora emperatriz consorte y, al parecer, fue convertida en una compañera efectiva en el ejercicio del poder.

Con voluntad de hierro, mostró un notable talento para el gobierno. En la revuelta de Nika, de 532, las personas protestaron contra el aumento de impuestos. Temiendo la reacción de la población, Justiniano I consideró la huida. Sin embargo, el consejo y el liderazgo de Teodora pondrían fin a los disturbios y salvarían al imperio. Ella convenció a Justiniano I para utilizar los impuestos para pagar por la reconstrucción de iglesias, que lo hizo por el pueblo.

Vida y funciones de Teodora

Como describe el historiador bizantino Procopio de Cesarea (500-565 d.C.) en su libro Historia secreta, Teodora (497-548 d.C.) era la hija de Acacio, quien cuidaba del Hipódromo de Constantinopla. Cuando quedó huérfana a los 4 años de edad, siguió a su hermana en la carrera teatral. A los 15 años, ya era una bailarina muy conocida y mimo, popular por su belleza y su talento para la comedia. En sus viajes por Egipto, conoció a Timoteo, un monofisita (que creía que Jesucristo tenía una naturaleza compuesta, humana y divina), que influiría mucho en su educación religiosa.

Mientras trabajaba como hiladora de lana en Constantinopla, Teodora se reunió junto Justiniano I (483-565 d.C.), el heredero del trono bizantino y 20 años mayor que ella. Justiniano I se enamoró de Teodora, y en el 523, su tío Justino I (452-527 d.C.), derogó la ley que prohibía a los senadores a casarse con mujeres del teatro, lo que permitió el matrimonio.

Cuando el tío murió, Justiniano I subió al trono y colocó a su lado a Teodora como regente. El talento y la autoridad de Teodora fueron evidentes de inmediato en todos los aspectos administrativos, religiosos y políticos. Al comienzo de su reinado enfrentó a varios conflictos políticos y sociales con éxito como, por ejemplo, la insurrección (mencionada anteriormente como la revuelta de Nika) que estalló en Constantinopla. Teodora convenció a su marido de no salir de la ciudad cuando el palacio fuera atacado, lo que permitió a sus tropas, al mando del general Belisario, dispersar a los rebeldes.

Mientras que ella apoyó por completo el deseo del marido para reconstruir el Imperio Romano, Teodora siempre se opuso a la expansión de sus dominios a través del constante estado de guerra. La historia ha demostrado que su opinión era realmente la opción más sabia. Justiniano I fue famoso por haber codificado el derecho romano, un proceso que duró diez años, y Teodora tuvo una gran influencia en su pensamiento. El resultado de sus obras -el Código de Justiniano (Codex lustinianus, en latín) y otros volúmenes- siguen siendo la base del sistema legal de muchos países europeos.

La devoción de Teodora a la justicia social para las mujeres era única en su tiempo. Durante su reinado, las leyes de divorcio fueron modificadas; las hijas tenían el derecho a la herencia; fue dado a las esposas el derecho de retener el control de sus dotes y pasó a ser prohibida la venta de niños como esclavos para pagar deudas de los padres. Un decreto del año 535 prohibió los prostíbulos en las principales ciudades y, Teodora compró, con sus propios recursos financieros, la libertad de 500 chicas que habían sido comercializadas para la prostitución, concediéndoles a su vez un hogar cerca del Mar Negro para ellas.

Después de Teodora muriese de cáncer a los 51 años, Justiniano I quedó muy afectado por lo que pocas leyes vigentes fueron aprobadas en los 17 años que siguieron hasta su muerte.

Datos sobre el articulo
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado