Avisos google

El Romanticismo

El Romanticismo

En cada país, el Romanticismo produjo una nueva literatura y pintura exuberante, con grandes variaciones entre los autores, pero en todos ellos, persisten algunas características en común: la opulencia y la libertad, la devoción al individualismo, la exaltación de valores patrióticos, la confianza en la bondad de la naturaleza y en el hombre naturalista y en la fe permanente en las fuentes ilimitadas del espíritu y de la imaginación.

El Romanticismo literario floreció en Alemania (Goethe y Schelegel), en Francia (Madame de Stäel y Chateaubriand) y en Inglaterra (Coleridge y Wordsworth), como respuesta a los modelos pretendidos por los ilustrados, que privilegiaban lo racional y lo objetivo, en detrimento de lo emocional y subjetivo. En esta ocasión, el Romanticismo da protagonismo al ego y su perspectiva del mundo.

Hubo, en el periodo, el desarrollo de una poesía romántico (novelas históricas) y romances. Tanto la prosa como la poesía tuvieron amplia difusión en la época. Con la ascensión de la prensa y de la burguesía comercial, los romances y los periódicos fueron ganando cada vez más espacio y se popularizaron hasta el punto de llegar a un nuevo público lector que hasta entonces no tenía acceso a la literatura.

Hay una diferencia significativa con respecto al patrón poético visto hasta entonces en el Neoclasicismo, que se inspiraba en obras grecorromanas. El verso clásico dio espacio al verso libre, aquel sin métrica ni entonación, y al verso blanco, sin rima, que daba más libertad al autor para expresar su individualidad.

Los principales temas de la literatura romántica gira en torno al sentido de nación surgido ante el nuevo contexto histórico y cultural. La patria nueva, con la declaración de independencia se manifiesta a través de la exaltación de la naturaleza del país, la vuelta a la historia pasada y la creación de héroes nacionales.

La sobrestimación de los sentimientos personales y emociones (ansiedad, tristeza, pasión, felicidad) son utilizados de forma exagerada tanto en la literatura como en la pintura. Es también característico del movimiento, lo que supone una mirada hacia el artista y sus emociones, a expensas de la Ilustración racional y objetiva. Esta blandura se refleja en las historias de amor y pasiones fatales. La mujer es idealizada, a veces de manera inalcanzable.

Como una manera de escapar de su realidad, el Romanticismo atiende a ambientes exóticos e imaginarios, idealizados en su mayoría.

El culto a la naturaleza gana rasgos diferenciados en el Romanticismo por lo tanto a partir de ahora, funciona no sólo como un telón de fondo de las historias, sino también pasa a provocar una profunda fascinación sobre los artistas. Además, la naturaleza comienza a ponerse en contacto con el ego, lo que refleja su estado de ánimo y sentimientos.

En los romances góticos, surgidos a finales del siglo XVII y desarrollados durante el siglo XIX, la naturaleza tiene un papel muchas veces hostil y amenazador pen la trama, responsable de momentos de tensión. Con el paso del tiempo, esa naturaleza se convirtió en un cliché para historias de terror en la forma de escenarios aterradores, la noche, la niebla, los pantanos, la nieve, los bosques sombríos, entre otros elementos figurativos.

Conceptos importantes

a) Subjetivismo e individualismo – glorificación de lo que es particular y sentimientos íntimos. Con frecuencia, el destino de la grandeza individual es la maldición, es decir, un distanciamiento personal de la vida en sociedad.

b) Patriarcalismo – el siglo XIX es también conocido por su literatura canónica reflejan una sociedad conservadora y patriarcal. En este modelo, la familia (hombre, mujer y niño) es el núcleo de la sociedad burguesa, cuyo poder se centra en la figura del padre. El Romanticismo se encarga de sus relaciones, deseos y costumbres. Con la llegada del Realismo (movimiento artístico posterior) este modelo es crítica mostrando los males ocultos en la familia burguesa, como la sumisión de la mujer, la violencia de género o la situación económica del hogar.

c) Eurocentrismo – la expansión mercantilista hizo de Europa una potencia mundial que expandía sus mercados más allá del continente. Las consecuencias culturales crearon una serie de estereotipos acerca de pueblos considerados ‘bárbaros’, entre ellos africanos, asiáticos e indios.

f) Nacionalismo – la burguesía mercantil desarrolló una idea de autonomía política y cultura. En las colonias, el sentimiento de nacionalidad surgió como una reacción a la política restrictiva de la metrópoli mercantil y el deseo de libertad económica y política.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado