Escuelapedia.com Historia El Renacimiento Comercial

Avisos google

El Renacimiento Comercial

El Renacimiento Comercial

El término renacimiento comercial puede hacernos suponer que durante la Alta Edad Media el comercio había desaparecido de Europa Occidental. De hecho, durante este período, sólo constatamos apenas la existencia de mercados locales, esto es, localizados en el interior de los feudos. Los comerciantes, como los judíos, por ejemplo, eran elementos marginalizados por prohibiciones religiosas, no pudiendo ejercer otras actividades. En la Alta Edad Media, los judíos eran los más eficientes mercadores de Europa occidental, aunque ese comercio fuese insignificante, ya que la autosuficiencia de los feudos era grande. Los señores y los campesinos satisfacían sus necesidades dentro del propio dominio señorial y, principalmente en el caso del campesino, en el ámbito doméstico, después de pagar los diezmos de la Iglesia y los tributos debidos a su señor.

El comercio entre los feudos y otras regiones era pequeño, ya que sólo se compraba aquello que no era producido, como hierro, sal y algunos objetos lujosos para el consumo y deleite de los señores. Incluso así, el uso de la moneda en la Alta Edad Media fue mayor de lo que se suponía. Existen textos de ese periodo que hablan de la adopción de dinero y del uso de monedas no monetarias, como bueyes y tesoros artísticos, que, a pesar de ser insignificantes para el conjunto de la Europa medieval, también fueron largamente empleadas.

Fue sólo en la Baja Edad Media que el gran comercio a larga distancia, uniendo las diferentes regiones europeas y el Occidente a Oriente se generalizó. Esta generalización del comercio europeo se hizo conocido como Renacimiento Comercial. Pero no podemos olvidar que este comercio a larga distancia también buscó satisfacer las necesidades de consumo de las élites europeas, limitándose a telas lujosas, especias, maderas y pescado, entre otras cosas. En la Alta Edad Media, las grandes causas de mortalidad fueron el hambre, las guerras y las epidemias. Desde el siglo X las epidemias y plagas disminuyeron en Europa.

Las constantes invasiones también cesaron y la Iglesia amenizó las costumbres de los señores feudales. El objetivo de las guerras feudales no era la muerte de los opositores, sino sólo la captura de los opositores para recibir reembolsos. Por otra parte, las tropas de los señores feudales no podían destruir las plantaciones campesinas. Todos estos factores dieron lugar a una disminución de la tasa de mortalidad. La alta tasa de mortalidad entre los siglos III y VIII fue la responsable de la despoblación de gran parte de Europa occidental. La tierra que se cultiva se convirtió en bosques y selvas, donde los campesinos se limitaban a la caza y la recolección de frutos. Estos bosques, cuando se despejaron, dieron paso a una tierra virgen y rica, lo que favoreció la producción de alimentos. La mejora en el poder contribuyó al aumento de la tasa de natalidad y la disminución de la mortalidad, responsable del crecimiento de la población que se produjo desde el siglo X.

Entre el 950 y el 1348, vísperas de la peste negra, la población europea aumentó de 22,5 millones a 54.5 millones de habitantes. El crecimiento de la población hizo necesario la ocupación de nuevas tierras, por lo que se produce la tala de bosques y la ocupación de los humedales. Las nuevas técnicas de producción agrícola comenzaron a ser utilizadas: el arado, arado permitió penetrar más profundamente en el suelo y hacer que fuera fértil; la rotación de la tierra, con el cultivo de diferentes productos en cada campo, dejaba en reposo a uno de ellos a fin de no agotar la fertilidad de la tierra; mayor fertilización con estiércol para recuperar la fertilidad del suelo; la invención de la remolque de dos ejes, lo que permitió el transporte de un mayor volumen de mercancías, y un nuevo tipo de arnés, lo que permitió un mejor uso de la tracción animal. Estos cambios técnicos, entre otros, y la ocupación nuevas tierras aumentaron la productividad del sistema feudal.

Las ciudades también crecieron. Ellas servían como refugio para los agricultores cansados de la esclavitud, que huyeron para volverse libres, ya que la permanencia, por un año, en las ciudades, les garantizaba la libertad. Con el crecimiento poblacional, se dio saluda a buena parte de la mano de obra excedente, marginalizada en los trabajos agrícolas. La producción artesanal urbana, cuyo superávit se va a los campos, estaba en crecimiento; la población de las ciudades, que necesitaba alimentos y materias primas, garantizaba un cierto mercado para el excedente producido en los campos. El comercio entre la ciudad y el campo se convirtió gradualmente volviéndose cada vez más fuerte.

A partir del siglo XI, las Cruzadas fueron también un factor importante en la consolidación del Renacimiento Comercial. Bajo ese nombre se incluyen muchos movimientos militares y religiosos contra diferentes enemigos: expediciones militares contra los eslavos paganos de Europa del Este, contra las herejías de toda la Europa occidental y especialmente expediciones para expulsar a los musulmanes de la Península Ibérica y de Jerusalén, que albergaba el Santo Sepulcro, la supuesta tumba de Cristo. Las Cruzadas fueron animadas en general por el papado o, más raramente, por clérigos o ermitaños. Los participantes eran reyes, nobles, caballeros, mercaderes, desposeídos, artesanos y comerciantes que acompañaron a los militares.

Las Cruzadas deben entenderse dentro de la mentalidad religiosa medieval y las mismas condiciones que prevalecían en la Europa de entonces. No hay duda que las Cruzadas para recuperar el Santo Sepulcro, eran una solución al problema del excedente poblacional de Occidente, al mismo tiempo que respondía al deseo de más tierras, más riquezas y mayores feudos. Pero esas motivaciones no fueron las únicas. La mentalidad religiosa medieval era también un poderoso estimulante. El hombre medieval trató de explicar todo a través de lo sobrenatural. Para él, los problemas que enfrentaba Europa fueron el resultado de la ocupación de la tumba de Cristo por los musulmanes, lo que enfureció a Dios. De este modo, la Iglesia hizo las Cruzadas una ‘realidad extraterrenal’, lo que lleva a la creencia de que si podían liberar el control musulmán de Jerusalén, complacerían a Dios y ganarían el cielo, la salvación eterna.

Veamos ahora los factores terrenales que alentaron los diversos grupos e instituciones a participar en las Cruzadas medievales u organizarlas. Para la Iglesia Católica, el movimiento cruzadista tuvo varias motivaciones. Ella quería convertir la guerra, una práctica común entre señores feudales cristianos, en una guerra justa, la lucha contra los infieles, creando una unidad de espíritu, la liberación del Santo Sepulcro y la lucha contra el infiel, el papado deseaba consolidar su dominio espiritual y político sobre Europa occidental. Este dominio ya fue rechazado por algunos reyes medievales y algunos movimientos heréticos. La Iglesia quería desplegar su prestigio en Oriente, con la reunificación, bajo su mando, de la Iglesia bizantina.

Debido a la explosión demográfica, muchos hijos de nobles se quedaron sin feudos. Por derecho de nacimiento, la herencia del padre sería para el primer hijo y no había parcelas de tierra para ser distribuidas a todos los agricultores. Para esta masa marginada de nobles y campesinos, además de la salvación eterna, las Cruzadas significaban la adquisición de tierras y riquezas en Oriente. Las ciudades italianas como Venecia y Génova, también tenían intereses en las Cruzadas. Ellos se beneficiaron por el alquiler de barcos y préstamos que fueron usados por los cruzados. También querían hacerse cargo de las rutas de las especias y productos de lujo de Oriente, que estaban en manos de los árabes y bizantinos. Por orden de los venecianos, la Cuarta Cruzada fue desviada a Constantinopla, ciudad cristiana, rico puesto comercial de Oriente, donde se fundó el Imperio Latino de Oriente, que tuvo corta vida, de 1204 a 1261.

Desde un punto de vista religioso, las Cruzadas a Jerusalén no tenían gran importancia, ya que ocuparon el Santo Sepulcro por un corto período de tiempo. En lo político, el movimiento también ha sido insatisfactorio, ya que dio lugar a muchas dificultades en las relaciones internacionales y agudizó prejuicios en Europa. En lugar de promover la unidad espiritual de Europa, las Cruzadas ayudaron a crear rivalidades entre las naciones que participaron en ellos, habiendo cavado una brecha definitiva entre los cristianos occidentales y bizantinos, debido a las masacres que los primeros cometieron en Constantinopla.

En cuanto a las cuestiones económicas, tampoco resolvieron los problemas existentes y acabó causando mayores daños: no mató la sed de tierras de los europeos en oriente, ya que las adquisiciones fueron pocas y breves, pues fueron retomadas por los musulmanes; contribuyeron al empobrecimiento de los caballeros, que gastaron muchos recursos en su participación en el movimiento. La financiación de las Cruzadas fue pretexto para que el papado aumentase sus impuestos y vendiese más indulgencia (la remisión de los pecados) y, principalmente, durante el camino para Jerusalén, los cristianos iban masacrando comunidades judías que encontraban, una práctica que, después pasaron a usar en Europa, dando origen a las grandes persecuciones de los judíos occidentales.

A pesar de eso, las Cruzadas contribuyeron en la consolidación del renacimiento comercial europeo, al reabrir el Mediterráneo a los cristianos y permitir el dominio del gran comercio oriental por las ciudades italianas. Las especias y productos de lujo de Oriente entraron por los puertos de las ciudades italianas y fueron distribuidos en toda Europa, facilitando la expansión del comercio europeo.

Recomendado