Escuelapedia.com Historia El Período Helenístico

Avisos google

El Período Helenístico

Periodo helenistico
Alrededor de las últimas décadas del siglo IV a.C., las ciudades- Estado griegas enfrentan serias dificultades para superar las pérdidas causadas por el estallido de la Guerra del Peloponeso. Además de las pérdidas humanas y económicas, la extensión del conflicto socava seriamente el contingente militar para proteger a Grecia de una posible invasión extranjera. No es coincidencia que los macedonios, a continuación, comandados por el rey Filipo II se aprovechasen de la situación para ocupar la península de los Balcanes.

Para lograr tal hazaña, el rey Filipo II alimentó la rivalidad de las ciudades-Estado griegas, mientras que ganaba tiempo para organizar una fuerza militar poderosa. En el 338 a.C., emprendió la invasión del territorio griego para matar a los soldados atenienses y tebanos en la Batalla de Queronea. A pesar del éxito inicial, Filipo II fue asesinado en el año 336 antes de Cristo. En consecuencia, tuvo que abandonar el proceso final de la dominación griega a cargo de su hijo Alejandro Magno.

Educado por el filósofo griego Aristóteles, Alejandro tuvo una formación que le permitió adquirir un profundo conocimiento de los rasgos de la cultura griega. Al llegar al poder, tuvo que asesinar a los hermanos con los cuales disputaba el trono. Después, enfrentó la rebelión de varias ciudades-Estado griegas que no aceptaron ser dominadas por los macedonios. A continuación, pasó astutamente a denominarse el libertador de los griegos al emprender una guerra que daría fin a la presencia de los persas en el Asia Menor.

A partir de ese momento, Alejandro Magno tomó una política de respeto hacia las autoridades, instituciones y creencias de los pueblos sometidos por sus ejércitos. Para justificar esta posición, acostumbraba a tomar acciones que aceptaban los valores y tradiciones de los varios pueblos bajo su dominio. Esa política que permitió la relativa estabilidad del prominente Imperio Macedónico quedó conocida como helenismo.

Entre otras acciones que marcan la consolidación del helenismo, destacamos el matrimonio de Alejandro con la princesa de Persia. Después de casarse con ella, cerca de diez mil soldados macedonios también se casaron con mujeres de ascendencia persa. Por otra parte, el emperador también permitió la construcción de teatros, museos y bibliotecas, cuya función sería la de preservar y difundir los valores de las culturas griega, egipcia y persa.

Esta política de integración cultural hizo con que varias ramas del conocimiento se desarrollasen ricamente durante este período. La biblioteca de la ciudad egipcia de Alejandría, por ejemplo, tenía alrededor de 400.000 obras literarias en su colección. La arquitectura se caracterizó por la construcción de templos adornados en honor a diversas deidades. Al mismo tiempo, los campos de la filosofía, la geometría y las matemáticas también contemplaron un progreso significativo.

Con la muerte de Alejandro, su gran imperio se dividió en tres grandes reinos: el reino de Macedonia, que abarca el conjunto de Grecia, el reino de Siria entre el Asia Menor, Mesopotamia y Siria, y el reino de Egipto, compuesto por el noreste de África, una parte de Palestina y partes de la región de Arabia. Por otra parte, algunos centros urbanos persas e indios reanudaron su autonomía política en el proceso de división territorial.

Esta división política, finalmente, permitió a los romanos, entre los siglos II y I a.C., apoderarse de todos estos reinos. Varios rasgos de la cultura griega habían sido absorbidos en este nuevo proceso de dominación. Así, la civilización griega experimentó la última etapa de su historia en la antigüedad.

Recomendado