Escuelapedia.com Historia El Imperio Seléucida

Avisos google

El Imperio Seléucida

Imperio Seléucida

El imperio seléucida es olvidado por muchos en un momento en que el imperio de Alejandro Magno se cae y se divide entre sus generales, los diádocos. El Imperio seléucida fue un vasto imperio y, ciertamente, el más fuerte en su apogeo, con una caída desafortunada que con el tiempo deformaría el Imperio en el 60 a.C.

Formación y Apogeo del Imperio Seléucida

Después de la muerte de Alejandro, hijo de Filipo de Macedonia, el imperio comenzó a ser disputado por sus generales, los diádocos. Seleuco I fundaría en la región el Imperio seléucida de Babilonia en 321 a. C. Sus fronteras se extendieron por todo el Oriente del Imperio de Alejandro, donde más tarde, luchando junto a Lisímaco en la lucha contra Antígono Ipsos, fue ampliado hacia el norte de Siria y Anatolia oriental.

Una segunda capital fue fundada por Seleuco en la parte occidental del imperio, Antioquía, llamado así en honor de su padre. En 281 a. C, Lisímaco fue derrotado por Seleuco en la Batalla de Corupedio, siendo ésta la última de las batallas entre los diádocos (generales) de Alejandro. Se dice que en la batalla de Corupedion, Seleuco y Lisímaco se reunieron y se enfrentaron en una batalla cuerpo a cuerpo, donde ganó Seleuco, estableciendo así su imperio.

Seleuco tuvo como objetivo controlar las tierras europeas de Lisímaco (Macedonia y Tracia), pero fue asesinado por Ptolomeo Cerauno, rey de Macedonia. Su hijo, Antíoco I Sóter, abandonaron el seguimiento de los planes de su padre, creando así una época de decadencia en el imperio seléucida, marcado por las derrotas en las guerras en Siria y las amenazas Gálatas (galos que de otra manera fueron convocados a esa región).

A partir de aquí, la resurrección del imperio vendría con Antíoco III el Grande, que incluso después de algunos contratiempos como la Cuarta Guerra Siria, y la derrota de Rafia (donde se cometió el error de involucrarse en una colisión y la búsqueda de la caballería, olvidando el resto del ejército), restableció la grandeza del imperio mediante el control de los disturbios de Bactria y los persas.

Roma y la decadencia seléucida

Antíoco III, confíado en su victoria sobre los macedonios en la Guerra de la Quinta Siria, decidió invadir Grecia, alentado por Aníbal de Cartago y las ciudades griegas aliado. Pero este fue el principio del fin pro imperio seléucida, en la batalla de las Termópilas (que no debe confundirse con la batalla de los 300 espartanos) y más tarde fue derrotado en la Batalla de Magnesia donde fue vencido humillantemente por los romanos en una batalla donde había superioridad numérica tanto de infantería y caballería, y una vez más involucrado en una persecución de la caballería, que cuando regresaron a sus puestos, sus falanges se perdieron.

Antíoco se vio obligado a firmar el tratado de paz llamado Tratado de Apamea, que ofrecen todos sus territorios europeos conquistados y entregaron al norte de Pérgamo en Asia Menor, por no hablar de la compensación tan alta que tenía que pagar.

En los años que siguieron, el imperio seléucida estaba comprometido en el pago de su deuda y sus territorios se redujeron a poco más de la región de Anatolia y algunas ciudades de Siria. Con esta flaqueza, el imperio seléucida fue conquistado por Tigranes, rey de Armenia, sin embargo, años después, Lúculo derrotó a Tigranes de Roma. El territorio fue adoptado finalmente por Roma (Cneo Pompeyo Magno) y se transformó en una provincia romana.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado